Gimnasta clasificada a Juegos Olímpicos de la Juventud

Montoya: “La idea es que me vaya bien en todos los aparatos”

Retiro de uno de los siete primeros de América le da boleto.

La gimnasta costarricense Camila Montoya Jiménez obtuvo su clasificación a los Juegos Olímpicos de la Juventud por realizarse a inicios de octubre en Buenos Aires, Argentina, de una manera muy particular: por unas cuantas décimas quedó fuera de los siete primeros lugares del Panamericano Juvenil que clasificaban directo a las olimpiadas “ches”, pero, como la ganadora panamericana, de Estados Unidos, declinó su participación, Montoya consiguió su pase.

Lo que empezó como una manera de canalizar su hiperactividad pasó a convertirse en una parte muy importante de su vida. Por eso, lleva las dos terceras partes de sus 15 años de vida en la disciplina y es campeona nacional de su categoría y seleccionada juvenil. Eso la hace dividirse entre el Comité Olímpico Nacional, la Federación Costarricense de Gimnasia, el Líder Club Gimnástico y su colegio, el Saint Gregory School, para poder rendir como deportista y como estudiante colegial, con el objetivo de posteriormente tener una beca deportiva en una universidad en el exterior.

UNIVERSIDAD la entrevistó en el Líder Club Gimnástico, en compañía de su entrenadora, Daniela Vargas, quien la ha acompañado desde los últimos tres años.

¿Cómo ha sido su proceso de preparación para los Juegos Olímpicos de la Juventud?

–Eso ha sido como hace tres años, pero entreno en el gimnasio hace diez, y esto ha sido bastante disciplina, bastante esfuerzo, para venir a entrenar a tiempo todos los días y ser muy responsable para venir a hacer y a dar lo mejor de mí.

¿Cómo empezó su gusto por la gimnasia?

–Era un poco hiperactiva, entonces mis papás me trajeron para tranquilizarme. Pero primero me metieron a música y yo no quería ser música, entonces me trajeron a algo que implicara más esfuerzo, más actividad para que yo me calmara, y desde los cinco años me dejaron acá y ahora llevo diez años.

En un principio, no le alcanzó para entrar a los Juegos Olímpicos de la Juventud por ranking, pero una de las siete primeras de América declina y ahí sí entra usted. Entonces, ¿cómo fue ese momento en que se enteró de su clasificación?

–Fue un momento demasiado importante porque era un 90% seguro, pero todavía no teníamos la confirmación. Entonces, cuando llegó el mensaje, fue emocionante, y gracias a Dios que nos apoyó en este proceso y también cuenta mi esfuerzo en Argentina (sede también del Panamericano Juvenil), que fue súper importante para que yo quedara entre las siete.

¿Le hubiera gustado pasar directamente dentro de las siete primeras? ¿Le resta algún sabor al tiquete haberlo obtenido porque se salió alguna de las siete primeras y se lo reasignaron como un comodín, una invitación?

–No. Igual es una clasificación; igual lo logré porque Dios, la verdad, lo tenía todo planeado y ya estaba como que yo iba a ir, entonces solo me quedaba hacer mi último esfuerzo y a mi entrenadora que hizo todos los reportes para que yo lograra entrar.

Y, ahora, ¿cuáles son los planes de preparación para los Juegos que son de aquí a un mes?

–Ya empecé con la preparación de competencia, que es hacer rutinas y todo para ir preparándome. También estoy yendo al Comité Olímpico, donde me preparo físicamente para la fuerza y todo eso, y ya empecé el proceso y el plan para irnos a Argentina si Dios quiere.

¿Cómo hace para conjugar los estudios con la gimnasia?

–Yo voy al colegio normal. En algunas materias, me dan permiso para que no se me haga tanta carga, pero igual hago exámenes y todo con mis compañeros.

Muy bien, pero, cuando concerté la entrevista con usted, me comentaron que por lo general viene casi todas las mañanas…

–Voy por las mañanas, pero los miércoles y algunos otros días voy al colegio a recoger la materia y a recibir materia con mis compañeros. Pero cuando puedo entreno en las mañanas.

¿Cómo ha sido hasta ahora el entendimiento con su entrenadora, Daniela?

–Oh, yo me llevo súper bien con mi entrenadora. Es la que me acompaña en todos los viajes y también es como una mamá para mí. Bueno, no una mamá, pero es la que me cuida y siempre hablamos y nos entendemos, y cuando me duele algo yo le digo y ella me entiende y trata de hacer todo lo posible para que yo esté bien.

De todas las rutinas que incluye la gimnasia, ¿cuál es su preferida?

–El piso; es muy artístico. Me gusta disfrutar lo que hago, ahí es donde demuestro la gimnasta que soy.

¿Y en cuáles modalidades va a competir en Argentina?

–En todos los aparatos: piso, potro, barras y viga, por all around.

Piso es su modalidad preferida. Ahora, ¿en cuál se siente más fuerte?

–En viga. No me gusta tanto, pero es en la que me va mejor.

¿A qué se debe eso y cómo trabajar los otros para sacar un mejor rendimiento también, sobre todo en piso?

–Entreno bastante viga y piso, pero los otros aparatos no los puedo dejar de lado. Siempre hago las mismas cantidades en todos para no dejarlos atrás; la idea es que me vaya bien en todos.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments