Deportes Pasó de 12,71 segundos en la fase clasificatoria a 12,69 segundos en semifinales.

Andrea Vargas se acercó a su mejor tiempo, rozó la final y quedó en noveno lugar general

La vallista costarricense Andrea Vargas logró rebajar su tiempo en los Juegos Olímpicos de Tokio de 12,71 a 12,69 segundos y quedó a dos centésimas de ingresar a la final de los 100 metros vallas.

La vallista costarricense Andrea Carolina Vargas consiguió rebajar su tiempo de las fases clasificatorias y dejó el cronómetro en 12 segundos y 69 centésimas en los 100 metros vallas de los Juegos Olímpicos Tokio 2020, pero al final se quedó a muy poco de ingresar a la final, a las 8:50 pm, y concluyó en la novena posición olímpica.

La puriscaleña tuvo un paso rápido y consiguió atacar las 10 vallas a toda la velocidad que pudo, pero a la par estaban la nigeriana Toby Amusan y la bahameña Charlton Devynne, quienes pisaron el acelerador a fondo y lograron dejarse los dos primeros lugares del heat con 12,62 y 12,66 segundos, respectivamente.

Luego de eso, Vargas tuvo que esperar los otros heats para ver si quienes quedaran en el tercer lugar e inferiores obtenían tiempos mayores o no, y durante el segundo no hubo quién superara su tiempo salvo las dos primeras y clasificadas directas. Sin embargo, en el último vinieron cuatro corredoras muy rápidas, y además de la puertorriqueña Jasmine Camacho-Quinn, nuevo récord olímpico con 12,26 segundos; y la jamaicana Megan Tapper, quienes clasificaron por puesto en esta manga; la neerlandesa Nadine Visser y la estadounidense Gabriele Cunningham lograron meterse en los dos puestos residuales para las que no quedaron en las dos primeras posiciones de cada una de las tres mangas semifinales.

Visser consiguió ‘cobrarse’ la derrota por photofinish ante Vargas en la eliminatoria al llegar en 12 segundos y 63 centésimas, y Cunningham detuvo el cronómetro en 12 segundos y 67 centésimas para cerrar la lista en la que todas quisieran estar pero solo ocho lo logran.

Aún así, la participación de Vargas fue destacada por el hecho de mejorar su tiempo de bajar de los 12,71 con que ganó su heat eliminatorio y obtener su mejor marca de la temporada, con la cual, además de rozar la final olímpica, se acerca a sus mejores vitalicias lograda en el Mundial de Doha 2019, donde llegó a hacer 12,68 en eliminatorias, 12,64 en semifinales y 12,63 en la final.  Además, nunca antes ningún o ninguna deportista costarricense había logrado llegar tan lejos en esta especialidad de atletismo.

«Muchas gracias a los ticos que madrugaron para ver la competencia y se ilusionaron, me sentí muy bien en la competencia, traté de dar lo mejor y de concentrarme en la competencia. Quedé de tercer lugar en mi heat y estaba esperando ver si podía pasar a la final pero otras competidoras hicieron mejor tiempo que yo y quedé novena a nivel olímpico y para mí es algo muy grande, son mis primeras Olimpiadas, y me siento muy feliz porque el nivel que se vio fue bastante fuerte. Di lo mejor que pude, estoy enfrentándome contra las mejores del mundo, Costa Rica está ahí y me siento muy orgullosa», fueron sus declaraciones ante el Comité Olímpico Nacional una vez concluida su prueba.

Su hermana, Noelia, será la última costarricense en competir, en los 20 kilómetros marcha, el viernes 6 de agosto a la 1:30 am en Sapporo.

Ir al contenido