Cultura

Orquesta Sinfónica de Heredia celebra con disco la Independencia

“Costa Rica Bicentenaria” es el título de la duodécima producción de la OSH, que ofrece arreglos sobre trabajos de compositores como Julio Fonseca o Manuel María Gutiérrez.

A la hora de grabar la orquesta entera, se requiere “muchísimo cuidado para separar las diferentes familias (de instrumentos), lo suficiente para no perder el balance total de la pieza. Ese es uno de los principales retos con los cuales nos hemos enfrentado”.

Según explicó con paciencia Eddie Mora, director de la Orquesta Sinfónica de Heredia (OSH), mantener ese balance requiere el estudio de detalles como la colocación de los micrófonos, su distancia respecto a los instrumentos y la altura determinada en que se ubican. “Son elementos que hemos ido aprendiendo sobre el camino y cada sección presenta un reto diferente”, apuntó.

Ese aprendizaje se puede escuchar en la décimo segunda y más reciente producción discográfica de la OSH, titulada Costa Rica Bicentenaria, para conmemorar la efeméride patria de este año. Se trata del “único disco que yo conozca que está especialmente hecho para la Festividad” en el campo de la música orquestal, según el director y compositor.

“ (Las grabaciones incluidas en Costa Rica Bicentenaria) no fueron hechas en un solo programa o en dos programas, sino que es el trabajo que hemos realizado en los últimos cuatro o cinco años”, Eddie Mora.

Es una recopilación de obras de compositores como Julio Fonseca, Francisco Alvarado, Gilberto Murillo, Luis Fernando Rodríguez, Víctor Hugo Zamora, y Manuel María Gutiérrez, con la particularidad de que todas han sido “revisadas, transcritas y arregladas”, según el crédito del disco, por el compositor ruso radicado en Costa Rica Vladislav Soifer.

Soifer, al igual que Mora, pasó por el Conservatorio Tchaikovski de Moscú y “ha sido el principal arreglista de la OSH. Ya tenemos alrededor de una docena de piezas especialmente solicitadas por nosotros, adaptadas y arregladas por él para la Orquesta”.

Por ejemplo, el disco inicia con Música de Salón de Costa Rica, un trabajo que Soifer armó con varias obras de Francisco Alvarado y Gilberto Murillo, originalmente contenidas en la producción Éxitos bailables de los Años Veinte, grabado por la Orquesta Internacional entre 1927 y 1929.

Mora también revisó concienzudamente la Fantasía Costarricense que escribió Julio Fonseca en 1937, la cual trata temas folclóricos. “Esa revisión dejó intacta por supuesto la obra original, solventando algunos detalles que podría uno encontrar en una partitura de esa antigüedad”.

Soifer entonces cumplió con dos funciones: una como revisor de la obra, como el caso de la de Fonseca, y otra como arreglista, lo cual “significa en este caso tomar música, obras, melodías tomadas de diferentes autores y colocarlas en una fantasía musical, que es también lo que él hizo con las otras obras”.

Otro cómplice de la producción es el marimbero Dennis Arce, “uno de los percusionistas más activos del medio costarricense”, según el texto del disco.

Mora no dejó de destacar que “la dinámica de la Orquesta es grabar todos los años. Hemos compilado  grabaciones de diferentes épocas. Podría decir que la OSH puede mostrar un retrato de toda su trayectoria musical de los últimos diez años con base en las grabaciones que tenemos”.

Años de trabajo

Es una imagen fija que trae noticias de un mundo, un universo diferente. La foto data de 1909, fue tomada por Luis Fernando Zamora, y muestra el parque de una Heredia que aún no se puede llamar ciudad, ya que es agreste y rural.

Algunas personas están descalzas y un policía o militar parece gritar “¡firme!”, mientras roba protagonismo.

La foto resultó ser “absolutamente inspiradora” para Mora: “Desde el momento que la vi dije “esta es la portada del disco, de hecho la portada está limpia, no tiene ninguna letra que estorbe, ni nada por el estilo para que la disfrute la gente”.

Costa Rica Bicentenaria es de hecho el resultado de un trabajo de varios años. “Lo primero -relató- fue la escogencia de las obras para el disco”.

Luego, las grabaciones incluidas en Costa Rica Bicentenaria “no fueron hechas en un solo programa o en dos programas, sino que es el trabajo que hemos realizado en los últimos cuatro o cinco años”.

Debido a que se trata de procesos largos. “Si la música está ya escrita, como el caso de la Fantasía de don Julio Fonseca, y necesita revisión, hay que buscar a la persona que pueda hacer este trabajo y que pueda trasladar la partitura y pasarla en limpio, porque estuvimos trabajando con los originales; ya eso es un trabajo  que requiere de meses de labor de escritorio” y que correspondió a Soifer.

Pero realizar esas grabaciones “también ha sido un proceso de aprendizaje para todos”. Mora al respecto celebró que durante los últimos diez años, la OSH se ha convertido “en un taller, en un laboratorio para los músicos, para todos nosotros”, como también para el ingeniero de grabación Carlos Pipo Chaves, “que nos ha acompañado en todos estos años y hemos crecido todos en conjunto”.

Crecimiento que según recordó, se ha materializado en nominaciones a los premios Grammy, a premios nacionales y con reconocimiento internacional.

“No ha sido un camino sencillo, porque hemos tenido prueba y error, hemos tenido que entrenar a las personas. Nuestros músicos se entrenan en las academias para dominar su instrumento, el repertorio, pero muy pocas veces tienen la oportunidad de entrenarse de una manera tan sistemática como con la Orquesta de Heredia en la grabación”.

Costa Rica Bicentenaria de momento está disponible para escucharse en el canal de YouTube de la OSH. Próximamente estará disponible en varias plataformas digitales y ya cuando se acerque setiembre saldrá al mundo una pequeña edición en disco compacto.

Ir al contenido