Cultura

Fallece Guido Sáenz, el gran movilizador de la cultura costarricense

El reconocido pintor, escritor, actor y pianista, fue un hombre de cultura con visión internacional, promotor de la escena cultural costarricense.

Guido Sáenz González, considerado «el gran movilizador de la cultura costarricense», falleció la mañana de este martes a sus 92 años dejando a cuestas un importante legado cultural al país cuando fue viceministro y ministro de Cultura y de marcar con su estilo dinámico y carácter fuerte una destacada trayectoria como pintor, escritor, actor y pianista.

Esta hombre de la cultura se dio a la tarea junto con el también reconocido exministro de Cultura  y  laureado escritor,  periodista y dramaturgo, Alberto Cañas, en el gobierno de José Figueres Ferrer (1970-1974)  de crear el Ministerio de Cultura, la  Sinfónica Juvenil y de llevar a nivel internacional a la Orquesta Sinfónica Nacional.

Aunque cientos de personas caminan por sus veredas hoy en día, lo cierto es que fue el exministro Sáenz , quien, se dio a la tarea de transformar el Parque Metropolitano La Sabana y el Parque de la Paz en espacios de descanso, respiro y recreación, al tiempo que impulsó  la creación de la Plaza de la Cultura.

Sáenz resaltó por su promoción a la cultura y al teatro en Costa Rica, a parte de impulsar obras e instituciones dedicadas al arte en las que siempre plasmo su visión internacional y de promotor de la escena cultural costarricense.

Óscar Castillo, destacado actor, productor y cineasta costarricense, comentó a UNIVERSIDAD que Sáenz fue un gran movilizador y transformador de la sociedad., porque bajo su fe en el arte y la cultura logró incidir en la realidad cultural de Costa Rica.

“Compartíamos algo muy fundamental, y era el amor por el ser humano y la confianza. El ideal y el objetivo fundamental de que la cultura del arte es la manera de superar a las sociedades, al ser humano y a la vida”, recordó Castillo, quien compartió proyectos con el exministro.

Por su legado cultural en 1982,  Sáenz recibió el Premio de Periodismo Cultural Joaquín García Monge y en 1988 obtuvo el Premio Magón, máximo galardón que el Estado costarricense otorga a las personas que han dedicado la mayor parte de su vida al desarrollo cultural del país.

Sáenz es considerado como el reestructurador de la vocación teatral, al ser actor en el Teatro Arlequín y docente en la Escuela de Estudios Generales de la Universidad de Costa Rica. Dentro de sus obras publicadas se destaca el texto teatral de 1992 “La Llamada del Tiempo”, la cual es parte de su aporte de obras impresionistas que se centran en resaltar la naturaleza.

También fue director del Sistema Nacional de Radio y Televisión (Sinart) entre 1996 y 1998 y restauró la casa de Alfredo González Flores y el Fortín en la provincia de Heredia, junto a la recuperación del edificio de la Aduana. Fue impulsor de la reconstrucción del Teatro Melico Salazar en 1980 a fin de que volviera a abrir sus puertas al público  y siempre mantuvo ese preocupación por hacer llegar la cultura a población costarricense, la cual se tradujo en la producción del programa Atisbos, transmitido en canal 13.

Guido Saénz nació en la ciudad de San José el 1 de enero de 1929 y dentro de su formación académica se destacan sus estudios en humanidades y teatro en la Universidad en California, Estados Unidos; así como sus estudios de piano en el Conservatorio de Música de Nueva Inglaterra.

 

 

Suscríbase al boletín

Ir al contenido