Festival IntegrArte

Abrazar a los refugiados para celebrar la diversidad

El Festival IntegrArte se lleva a cabo el 17 y 18 de junio en el Cenac, con actividades interculturales de personas refugiadas y costarricenses

Marlene es colombiana radicada en nuestro país hace 18 años, gracias al refugio que le dio el Estado costarricense. Ella y su familia huyeron de Colombia al verse amenazadas por situaciones que atentaron contra su integridad y pidieron asilo en esta tierra que, a diciembre del año pasado, ha recibido un total de 4180 refugiados de distintos países.

En el Día Mundial de los Refugiados y el Día Nacional de la Persona Refugiada, a conmemorarse el 20 de junio, la oficina en Costa Rica del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) celebra con una actividad cultural a las personas que han tenido que salir de sus países por razones de persecución en contextos de violencia bélica y discriminación, y en muchos casos, incluso amenazadas de muerte.

Una de las propuestas para solidarizarse con estas poblaciones y visibilizar sus aportes a la cultura y economía local se concreta en el Festival IntegrArte, que se realizará el sábado 17 y domingo 18 de junio en el Centro Nacional de la Cultura (Cenac), ubicado en San José centro frente al Parque España.

El Teatro Los Amigos de Oro, al que pertenece Marlene Cobaleda y que está integrado por adultos mayores de Colombia y El Salvador, forma parte de la programación del festival. Esta incluye varias actividades artísticas, talleres para adultos y niños y una feria de emprendedores que mostrará el fruto del trabajo, talento y dedicación de pequeñas y microempresas de personas refugiadas y nacionales.

Marlene explicó que la obra que presenta con su grupo tiene el objetivo de dar a conocer al pueblo costarricense la manera de arribar de los refugiados. “Llegamos solo con las ilusiones, con una maleta vacía pero llena de esperanzas, de proyectos de vida, aunque como somos extranjeros, la situación es muy compleja”, dijo.

Para Marlene, por intermediación del Acnur y a la Asociación de Consultores y Asesores  Internacionales (ACAI), los recién llegados encuentran las puertas abiertas y oportunidades para continuar la lucha, mediante el otorgamiento del estatus de refugiado, con el que luego logran despegar, no sin enfrentar prejuicios como que los cataloguen de narcotraficantes.

“Muchas personas creen que somos delincuentes, que hemos huído de nuestro país porque hemos hecho cosas indebidas, que hemos venido a perjudicar a los costarricenses, pero no, estamos buscando mejorar nuestro nivel de vida”, dijo Marlene.

Bendecida por vivir en Costa Rica, también afirmó que por no tener ejército en nuestro país hay tranquilidad, lo cual significa “un cambio muy grande comparado con los países de donde venimos. Acá tenemos la oportunidad de desenvolvernos como personas que somos, y aunque el intercambio cultural es complicado una se va adaptando, porque si estamos aquí tenemos que respetar la cultura costarricense”.

Sensibilización

La encargada de relaciones externas del Acnur, Daniela Muñoz, expresó que el Festival IntegrArte pretende evidenciar y sensibilizar sobre “lo mucho que gana el país cuando recibe la población refugiada”.

Muñoz señaló que las sociedades cuanto más diversas, más tolerantes y más cultas. “Hay un dicho que dice “la ignorancia se cura leyendo y la xenofobia viajando”, a veces también se cura abrazando y aceptando gente”.

Para la funcionaria y activista “la negación de esa diversidad es privarnos a nosotros mismos de ver el mundo de otras formas, de entender otras realidades, de disfrutar otros platillos, otros colores, otros ritmos”.

Mencionó que Costa Rica ha sido enriquecida desde hace décadas con la llegada de poblaciones refugiadas, como la española en tiempos de la Guerra Civil, y aquellas expulsadas por los regímenes militares de Chile y Argentina en los setentas, que han aportado en todos los campos de la sociedad.

Muñoz enfatizó en que hay una diferencia fundamental entre una persona refugiada y una migrante porque para esta última migrar es opcional. “El proceso de solicitud de asilo es específico para la gente que huye de su país porque no tiene opción; es población que tuvo que salir de su país para salvar su vida”.

En el caso de Costa Rica, una cantidad importante de refugiados provienen de El Salvador, Guatemala y Honduras, perseguidas por las pandillas urbanas, llamadas maras, que amenazan con secuestrarlos e incluso matarlos, con llevarse a las hijas jóvenes para que produzcan dinero en la prostitución.

De acuerdo con datos proporcionados por Muñoz, de las 4.180 personas refugiadas en el país, 2.230 son colombianas, 613 provienen del norte de Centroamérica (Guatemala, El Salvador y Honduras), 453 de Nicaragua, 377 de Cuba, 29 de Venezuela y 128 de otras nacionalidades.



Solidaridad

El Festival Integrarte  es organizado por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), con el apoyo de la Presidencia de la República, el Ministerio de Cultura, la Municipalidad de San José, Walmart y Fifco. También cuenta con el apoyo de la  Universidad de Costa Rica, la Universidad Estatal a Distancia, el Servicio Hebreo para Ayuda a Inmigrantes (HIAS), la Asociación de Consultores y Asesores Internacionales (ACAI), The Ret, el Centro de Derechos del Migrante Cenderos, el Servicio Jesuita para Migrantes y Fundación Mujer.

Qué: Festival IntegrArte.

Dónde: Cenac.

Cuándo: sábado 17 y domingo 18 de junio.

Horario: A partir de las 9 a.m.

Entrada libre con cupo limitado.

Algunas actividades:

Sábado 17 de junio:

9 a.m. Caminata con Chepecletas.

11 a.m. Obra de teatro Migrantes tocando timbres.

1 p.m. Cantautores refugiados en Costa Rica.

5:30 p.m. Concierto Malpaís.

Domingo 18 de junio:

9 a.m. Danza Folclórica Grupo Huanacaxtle.

1 p.m. Teatro Los Amigos de Oro.

2 p.m. Concierto The Beagirls.

5:45 p.m. Concierto Marfil.



 

0 comments

Otros Artículos

El mito de la Caja de Pandora cuenta que Zeus, para vengarse de Prometeo por haberles dado el fuego a los mortales, presentó

La comparación resulta tan ilustrativa como inevitable. En un partido de fútbol cualquiera puede fallar sin que el resultado se vea afectado de manera decisiva

En México, una guerra interna motivada por el tráfico de drogas tiene al Estado nacional más desarticulado y desangrado que nunca