Urge mayor gestión de residuos plásticos en Costa Rica

Se estima que el contenido de unos 15 camiones de basura plástica llega a los mares diariamente.

Los residuos plásticos son una verdadera amenaza para el medio ambiente, para los océanos, sus animales y, por ende, representa un enorme riesgo para la población costarricense. Sin embargo, en Costa Rica pareciera que no existe una mayor conciencia sobre el manejo adecuado de los desechos, ya que al salir estos por las puertas de la casa u oficina deja de preocupar lo que suceda.

Se ha vuelto una imagen normalizada aquella de pasar por un río y ver botellas de plástico, bolsas y otros desechos que se los lleva la corriente, o visitar playas y encontrar basura luego de que baja la marea. Peor aún, es la actitud de indiferencia de las personas ante esta realidad.

Y es que cada día unas 440 toneladas de plástico tienen como destino final el mar, esto significa unos 15 camiones de plástico, que ponen en riesgo la biodiversidad marítima y nuestras aguas.

Estas cifras fueron suministradas meses atrás por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), cuando el organismo internacional señaló que la industria de plástico es la tercera más grande de Costa Rica, además de que el país es el mayor importador de plástico de toda Centroamérica.

De acuerdo con Alberto Quesada, asesor de Incidencia Política de la Fundación MarViva, uno de los contaminantes más persistentes son los plásticos, no solo en Costa Rica, sino a nivel mundial. Las cifras de ONU Ambiente indican que en algunas zonas del océano hasta el 80% o 90% de la basura es plástico.

“Un total de 8 millones de toneladas de desechos plásticos llegan cada año a los océanos, producto de la mala gestión, de una sociedad enfocada fundamentalmente en el consumo y con malas prácticas de consumo. En Costa Rica intentamos hacer una aproximación y concluimos que aproximadamente entre 110 y 170 toneladas métricas de basura van al ambiente, un alto porcentaje de llegan al mar”, comentó Quesada.

El experto de MarViva señaló que en Costa Rica se consumen unas 600.000 toneladas de plástico al año para hacer productos, eso incluye las ampollas con las que se inflan las botellas, la materia prima para hacer bolsos, vajillas desechables, entre otros. Desde su visión, cerca del 40% de los productos plásticos que se importan y producen son de uso desechable, lo cual coincide con cifras mundiales.

“En el año 2010 investigaciones preliminares del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (Cimar-UCR) alertaron que los plásticos son los contaminantes más persistentes y no necesitamos saber cuánto plástico hay en los océanos, pero si hacemos una prueba en 30 peces y todos salen con plástico en su interior es prueba del problema que existe”, señaló Quesada.

Precisamente, Keilor Rojas, investigador del Cimar-UCR comentó que recientemente, estudiantes de la carrera de Biología realizaron un estudio para determinar la presencia de plástico en el interior de un grupo de 30 peces, que arrojó resultados preocupantes.

Todos los peces analizados tenían una altísima cantidad de microplástico, lo que pone sobre el tapete lo grande del problema de la contaminación de los mares y cómo está afectando a las cadenas alimenticias.

Se produce una enorme cantidad de plástico, se recicla muy poco, la mayoría de los desechos van a los ríos y terminan en los mares.

En los océanos se dan dos procesos con el plástico: se convierten en microplásticos, que son partículas menores a 5 milímetros, y otras quedan como piezas grandes, como desechables, botellas o bolsas plásticas. Estos últimos con el paso del tiempo se degradan y se convierten en microplásticos.

“Este tema nos empezó a explotar y nos agarró desprevenidos, porque por mucho tiempo se investigó sobre cambio climático, pero no se establecieron políticas para el manejo de plástico y la contaminación del agua”, señaló Rojas.

Los contaminantes están en todos lados, las organizaciones que se encargan de recoger basura en las playas costarricenses han logrado determinar que los mayores desechos que se encuentran son filtros de cigarro, botellas y tapas de plástico.

Pero no solo eso, sino que Costa Rica es uno de los países que más desechos produce, con un aproximado de 1,2 kilogramos de basura por persona por día, lo cual está por encima de la región centroamericana, según Alberto Quesada de MarViva.

Contra la salud

Para Keilor Rojas de Cimar-UCR, la contaminación por plástico está causando daños irreparables al planeta, el cual, lejos de disminuir, se agudiza cada día. De modo que se observa cómo en los océanos hay islas de plástico gigantes y se estima que para el 2050 habrá más plástico que peces en el mar.

“Las partículas de plástico son colonizadas por microorganismos, incluyendo patógenos, que alteran las cadenas tróficas, los ciclos de nutrientes y el equilibrio de los ecosistemas acuáticos. Es frecuente observar plástico en el tracto digestivo del zooplancton y peces, pero también en la sal marina, la miel, el agua del grifo, el pan, la cerveza y probablemente en muchas otras cosas que consumimos”, reveló el experto.

Todo esto con la desventaja de que el plástico tarda cientos de años en degradarse, contiene aditivos y absorbe metales pesados, antibióticos, pesticidas y otros tóxicos, que son transportados por todo el planeta.

En la mayoría de las cadenas alimenticias hay una dependencia del producto pesquero; por ejemplo, las vacas comen harina de pescado cuando no hay suficiente pasto.

Adicionalmente, en el congreso anual de gastroenterología en Indiana se reveló un estudio que confirma la presencia de plásticos en heces humanas y otro que expuso la presencia de plástico en el 80% de pruebas de sal de mesa.

Para Alberto Quesada, con certeza se puede decir que las personas estamos comiendo plástico de alguna forma, y actualmente se realizan estudios para determinar los efectos tóxicos en la salud.

Gestión de residuos

“Nosotros hemos insistido. Vemos solo la gestión de residuos como sinónimo de reciclaje y nos olvidamos que la mejor gestión que podemos hacer es analizar la forma en que consumimos, desde que voy a comprar pensar el tipo de basura que generaré”, recordó Alberto Quesada de MarViva.

En su criterio, es esencial disminuir el consumo de productos plásticos y avanzar hacia un principio de salud pública, porque la sociedad ha demostrado que no tiene la capacidad para gestionarlo por sí misma, por ello requiere de una imposición del Estado para hacerlo.

Lo ideal es evitar cualquier producto que sea desechable, plástico o cartón; ambos son contaminantes. Hay que avanzar a cosas no desechables como cerámicas, porcelana o vidrio, que generan ahorros en el corto plazo.

Lo ideal es apostar por iniciativas naturales, aquellos productos que exo-biodegradables siguen siendo plásticos, siguen contaminando. Es mejor pensar en el consumo de productos de bambú o bagazo de caña

Búsqueda de soluciones

Esta situación no es nueva y existe una amplia preocupación entre los sectores vinculados con la protección del medio y los gobiernos, sobre todo de Costa Rica, que ha sido designada como una nación verde, pero que en materia de manejo de residuos no lo es.

Es por ello que el Poder Ejecutivo anunció recientemente el impulso del proyecto 21.159, Ley para solucionar la contaminación de residuos plásticos, el cual fue presentado ante la Asamblea Legislativa por la diputada oficialista Paola Vega.

Su objetivo es disminuir los graves efectos que producen los desechos derivados del plástico, dado que casi el 90% de los 600 millones de botellas de plástico desechable que se producen por año no son recolectadas y en su mayoría terminan en cuencas hidrográficas, costas y ambientes marinos.

Según un comunicado oficial, la contaminación por plásticos afecta en gran medida la vida silvestre, impactando, por ejemplo, a las tortugas marinas. Ya se calcula que en un 52% de estas ha ingerido algún tipo de plástico, lo que ha ocasionado problemas de salud, acorta su vida y la pone en peligro como especie.

El proyecto impulsado por la legisladora Vega pretende eliminar la comercialización de productos de plástico de un solo uso, los fabricados con estereofón y los que incluyan microperlas o microplásticos y prohíbe que las instituciones del Estado adquieran este tipo de productos.

Además, establece un impuesto al plástico, dirigido según sea el nivel de contaminante de cada producto, lo que permitiría generar unos $25 millones al año. Estos recursos servirían para la recolección, recuperación y revalorización del plástico en comunidades, especialmente costeras.

Para muestra, un botón

La Universidad de Costa Rica (UCR) a través de estudiantes de tercer año de la carrera de Biología llevó a cabo un primer estudio que detectó la presencia de microplásticos en el tracto digestivo de peces filtradores.

Esta es la primera investigación que se realiza en el país con la familia de peces clupeidae, y en todos los individuos examinados se encontraron residuos de plástico. Las partículas encontradas son denominadas microplásticos, debido a que su tamaño es menor a cinco milímetros.

La elección de estos peces responde a que son más fáciles de estudiar, pues poseen un tracto digestivo más uniforme que otras especies y para alimentarse abren la boca y por acción mecánica succionan el agua.

Estos peces fueron examinados en los laboratorios del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (Cimar) de la UCR, y se clasificaron los microplásticos en dos grupos: fibras, como por ejemplo fibras sintéticas o de ropa; y partículas, que pueden ser residuos de plástico de otras fuentes.

 

Los investigadores manifestaron que su objetivo con este trabajo era contribuir en la generación de datos acerca de una preocupación de contaminación de los mares.

Explicaron que el plástico que se encuentra en el mar no solo proviene de Costa Rica, sino que también pudo haber sido transportado por las corrientes marinas procedentes de diversas partes del mundo y que convergen en Centroamérica.

Los estudiantes Marco Rodríguez, Gabriel Jiménez Huezo, Johan Gatgens García, Crista Alpízar Villalobos, Luis Bermúdez Guzmán y Bleimer Fallas Villarreal fueron quienes realizaron la investigación. UNIVERSIDAD conversó con Marco Rodríguez.

¿De dónde surgió el interés de realizar esta investigación?

-El trabajo surgió por la necesidad de hacer el proyecto final del curso de Biología II. Analizamos temas y nos nació la idea de hacer esta investigación, debido a la gran cantidad de noticias que se conocen sobre el plástico y lo que ha producido en la última década, ligada a la producción y contaminación que se da por este tipo de desecho.

¿Por qué escogieron este tipo de peces?

-Son peces filtradores que se alimentan succionando organismos diminutos como plancton, fitoplancton y crustáceos pequeños. Son peces de corta vida y así encontraremos lo que han consumido en el momento en que se atrapan, no acumulan por años; además es una especie nativa de Costa Rica.

¿Cuál fue el procedimiento que llevaron a cabo?

-Cuando obtuvimos los peces en el laboratorio los pesamos e hicimos tres mediciones globales estándar. Luego los abrimos, sacamos su contenido de la cavidad gastrointestinal y se volvió a pesar sin el contenido. Aislamos el intestino del tejido y otros órganos, así pudimos analizar su tracto digestivo. Disolvimos la materia orgánica y así determinamos la cantidad de plástico. Hicimos el filtrado al vacío.

¿Cuáles fueron los principales resultados de la investigación?

-Entre los principales resultados pudimos detectar que de la muestra de 30 peces analizados el 100% tuvo presencia de microplásticos. En total fueron 1.101 piezas de plásticos, que se dividieron en 875 fibras y 226 partículas; es decir, aproximadamente 29 fibras y 8 partículas por pez.

¿Qué dice esta información sobre la contaminación en mares?

-Al ser un estudio preliminar se puede indicar que el ambiente sí está contaminado, que hay presencia de esta materia en los peces. Aunque aún no se puede determinar el nivel de daños o los efectos que puede causar, habría que realizar otro tipo de estudios a nivel de tejidos en otros peces.

Estos peces son utilizados como carnada, otros peces o aves se los comen, pero no son usados para consumo humano.

¿En qué zona se realizó este estudio?

-Se hizo en la zona Pacífico Central, cerca de Puerto Caldera. Aún no se han realizado estudios en los peces de consumo humano. Lo realizamos en el último trimestre del 2018.

¿Qué hacer para reducir la contaminación?

Si le parece preocupante la situación de contaminación por plásticos sepa que:

  • Individualmente somos responsables de: rechazar, reusar, reducir y reciclar.
  • Los consumidores somos cómplices de la contaminación.
  • Las empresas deben evitar usar el plástico en sus procesos y productos.
  • Los Gobiernos deben ser más estrictos y prohibir ciertos usos de plástico y obligar a la separación de desechos.

Fuente: CIMAR-UCR.

Aporte su grano de arena

  • No use, ni reciba pajillas.
  • Evite las bolsas plásticas, lleve su bolsa de tela.
  • No acepte empaques de estereofón, ni plástico.
  • Antes de comprar algo hecho de plástico, piense si existe otra alternativa.
  • Haga frescos o jugos en casa y use botellas reutilizables.
  • Reutilice todo lo que pueda.
  • El mejor residuo es el que no se genera.

Fuente: MarViva.

 


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/universitarias/urge-mayor-gestion-de-residuos-plasticos-en-costa-rica/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments