Según el QS World University Rankings 2016

UCR lidera rankin centroamericano de universidades y es 21 de América Latina

La Universidad de Costa Rica (UCR) ocupa el 21° puesto entre las universidades de América Latina y el primero de Centroamérica según un nuevo rankin.

La Universidad de Costa Rica (UCR) ocupa el 21° puesto entre las universidades de América Latina y el primero de Centroamérica, según el listado divulgado por la organización QS World University Rankings, que evalúa los centros de educación superior del mundo.

A nivel global, la UCR se ubicó en la posición 527, ligeramente por debajo de sus resultados en 2014 (481).

Este listado analiza la reputación académica, la reputación con los empleadores y el impacto de las investigaciones de cada universidad para hacer su rankin global.

Tras la Universidad de Costa Rica, los siguientes centros educativos del país que aparecen en el listado son la Universidad Nacional (55 de América Latina) y la Universidad Latina de Ciencia y Tecnología (Ulacit, en el puesto 79 de la región).

De acuerdo con este listado, de las mejores cinco universidades del mundo cuatro son de Estados Unidos y una es Gran Bretaña. Se trata del Massachusetts Institute of Technology (MIT), las universidades de Harvard, Cambridge y Stanford y el California Institute of Technology (Caltech).

En detalle.

Sobre una calificación regional de 100 (que obtuvo la brasileña Universidade de São Paulo), la UCR recibió 76 puntos.

En su detalle, destaca la reputación académica y la reputación entre empleadores. Un punto bajo –donde solo obtuvo 25 puntos sobre 100– es la cantidad de artículos académico escritos por su cuerpo de docentes e investigadores.

Sin embargo, la investigación de la UCR parece tener impacto, pues tuvo una calificación de 85 en el rubro de qué tanto son citados los artículos publicados en esa casa de enseñanza.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments

Otros Artículos

Campesino participó en una acción de toma de tierras sobre las que se había ordenado un desalojo.

Los adeptos del “fin de la historia” según Fukuyama –todos, incluido el maestro, metafísicos en su interpretación del desarrollo social