Ombligo de semestre:

Una oportunidad para reorganizarse

Si usted es de los que no está logrando dormir, se siente cansado desde que se levanta y está más estresado de lo normal

La batalla del segundo semestre 2015 continúa, dejando a su paso sentimientos de estrés, ansiedad y cansancio. Pero no todo está perdido, aún hay tiempo para hacer un alto, recargar baterías, reorganizarse y vencer el semestre.

Aunque aún no hay una receta para sobrevivir a la carga académica que conlleva la vida estudiantil, UNIVERSIDAD entrevistó a Floribeth Amador, orientadora del Centro de Orientación Vocacional-Ocupacional (COVO) de la Universidad de Costa Rica (UCR), sobre consejos para sobrevivir al semestre y cómo saber si se está llegando al límite de capacidades.

Si bien es cierto lo más importante en la Universidad son las clases, es importante no olvidar que siempre es bueno sacar tiempo para realizar actividades de ocio enfocadas meramente en la realización y el disfrute personal.

Con el motivo de tener el tiempo justo para realizar todas las actividades, tanto obligatorias como voluntarias, lo ideal es conseguir un planificador o agenda, ya sea en físico o digital, en el cual apuntar todas las tareas por realizar.

Desarrollar el hábito de planificar no se logra de la noche a la mañana, pero hay ciertos consejos que pueden ser de ayuda si se quiere adquirir la costumbre de hacerlo. Por ejemplo, es de suma importancia llevarlo siempre en la mochila para agendar las tareas desde el momento de su asignación.

Con las grandes cantidades de trabajo que se realizan cada semana, puede ser de ayuda anotar no solo las fechas de entrega, sino pequeños recordatorios algunos días antes para tenerlos presentes.

Otra de las recomendaciones es organizar semanalmente los quehaceres diarios con el fin de no olvidar ningún compromiso. Esto también permite distribuir el tiempo equitativamente y planificar las horas de sueño y de ocio.

¿En crisis vocacional?

La orientadora Floribeth Amador comentó que, principalmente en el primer año universitario, en el segundo semestre hay una reevaluación vocacional. En muchas ocasiones, el estudiante siente que le va mal y no sabe si es que le cuesta la materia, la carrera no es lo que quiere o esperaba, o es que no tiene aptitud para esa carrera.

Amador indica que lo mejor es siempre estar analizando el sentimiento que se pueda tener hacia la carrera que se estudia, con el motivo de saber si todavía se quiere seguir por ese camino o si del todo la carrera no le hace feliz.

Además, señala que es perfectamente válido cambiar de parecer sobre la carrera una vez que ya está dentro y darse la oportunidad de cambiar o modificar las metas que se tenían al principio. “A veces vienen y dicen: Me fue bien, pero yo no me siento tan emocionado como mis compañeros; yo los veo felices y quiero estar así como ellos, pero esta carrera no me genera ese sentimiento”, contó la orientadora.

En ocasiones, estudiantes obvian ese sentimiento de inconformidad o infelicidad; de repente llegan al tercer año de la carrera y sienten que aunque no les guste no se pueden pasar a otra porque ya necesitan graduarse. En ese caso, recomienda que si surge esa inquietud vocacional siempre es mejor atenderla.

Para esto, se puede recurrir al COVO y hablar con especialistas en orientación o psicología.

Y siempre debe tomar en cuenta que, cuando se piense que ya no se puede más, que el estrés es tanto que hasta se considera dejar la U, se debe recordar qué fue lo que los hizo querer entrar en un principio. Manténgase motivado, que nunca se le olvide por qué lo está haciendo.

Adaptarse a la U

Salir del colegio y de repente convertirse en “adulto responsable” puede ser de alto impacto para muchos. Entrar a la universidad es un proceso que requiere de gran capacidad para saber manejar tanto la libertad como la carga académica.

En muchos casos, se debe hacer hasta una reubicación geográfica y mudarse a un ambiente completamente diferente al que se estaba acostumbrado, donde ya la persona se vuelve responsable de su propia integridad física y emocional.

Todo este lío de madurez emocional, nuevo mundo educativo, nueva carga de responsabilidades y demás, puede generar sentimientos de ansiedad y depresión, pero es bueno saber que nunca se está tan solo como se piensa.

Por ejemplo, para los que viven en las Residencias Estudiantiles, hay todo un equipo de psicología, trabajo social y orientación exclusivo para ayudarlos a lidiar con todos estos cambios.

Para el resto de la población estudiantil, existen los Centros de Asesoría Estudiantil (CASE) en cada una de las áreas académicas de la Universidad y cada uno de ellos cuenta también con profesionales en los campos indicados anteriormente.

Con esto, no se debe dejar que el orgullo impida tener una buena salud, a veces hay que darse la oportunidad de buscar ayuda para las situaciones que los están reteniendo y, por lo tanto, quitándoles energía para vencer al semestre.

Consejos para sobrevivir

Para obtener un mejor resultado en las tareas diarias, es de utilidad descubrir en qué horario se es más productivo y organizar el cronograma de actividades en torno a él.

Las redes sociales se vuelven grandes distractores a la hora de estudiar, por eso se recomienda dejar el teléfono de lado y no tenerlas abiertas en la computadora. Como es difícil no revisarlas en algún momento del día, se pueden utilizar como “premios” al cumplir con cierto tiempo de estudio. Por ejemplo, se puede ver un video en YouTube por cada hora de estudio.

Otro factor que influye en el manejo del tiempo es las actividades extracurriculares. Se debe tener cuidado con no empezar proyectos solo porque se piense que se van a ver bien en el currículum. Se debe asegurar que sean algo que se va a disfrutar y que se tiene el tiempo para hacerlas de la mejor manera; es mejor realizar menos cosas pero hacerlas bien.

Está al límite de sus capacidades cuando

No puede dormir.

Se siente muy cansado desde que se levanta.

Está siempre de mal humor.

Siente que está más estresado de lo normal.

Sus niveles de ansiedad aumentan.

Tiene cambios muy drásticos en sus hábitos de alimentación.

Está muy sensible.

La gente sigue preguntando si está bien.

Sus patrones de sueño se ven alterados.


 

Enfrentando al semestre

“Matriculé más de lo que debí haber matriculado, entonces tuve que retirar cursos y ahora vengo básicamente en las noches; ha estado un poco desordenado y se me ha complicado un poco por el horario, pero creo que me está yendo bien”. – Valeria Chanto, estudiante de Comunicación Colectiva.

***

“Mi semestre ha estado duro porque llevo bloque completo, todos los días vengo y, por ejemplo, los viernes no puedo comer; pero hago un cronograma de lo que voy a hacer en la semana, uno se ordena y trata de cumplir con las cosas”. – José Manuel Castillo, estudiante de Microbiología.

***

“Estoy llevando una carga académica más pesada pero sí me siento más organizado, estoy obteniendo mejores calificaciones y tengo más tiempo en comparación al semestre pasado, por lo que puedo realizar más a menudo los pasatiempos que me gustan”. – Daniel Hernández, estudiante de Dirección de Empresas.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/universitarias/una-oportunidad-para-reorganizarse/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments

Otros Artículos

Sigo refiriéndome a otros disparates y falacias mencionados en el programa radial Desayunos de Radio Universidad

En la recién pasada Feria del libro, fue objeto de homenaje el poeta y sacerdote nicaragüense Ernesto Cardenal, junto a la escritora costarricense Carmen Lyra

Xenofóbica, Racista, Antisemita, Homofóbica, Inquisidora, Discriminadora, Intolerante Religiosa, Fundamentalista, Integrista, Chovinista, Censuradora, Misógina, Déspota, Corrupta, Santurrona, Anti-islámica y lastimosamente muchas cosas más…