UCR tendría déficit en 2015 si no toma medidas

Los números rojos en el presupuesto de la Universidad de Costa Rica (UCR) empezarían el próximo año si no se toman decisiones para evitarlo.

Los números rojos en el presupuesto de la Universidad de Costa Rica (UCR) empezarían el próximo año si no se toman decisiones para evitarlo. Si mantiene su actual política de salarios, empleo e inversión, en el 2015 la Universidad gastará más dinero del que recibirá para ese curso, según datos de la misma institución. 

Al finalizar el próximo año, la Institución debería tomar ¢227 millones de recursos acumulados durante períodos anteriores para rellenar ese “agujero” en sus finanzas. Esta diferencia negativa aumentaría año con año.

De acuerdo con las proyecciones de un estudio interdisciplinario, la Universidad podría echar mano de sus reservas para suplir ese déficit operativo hasta el 2018, cuando el fondo se agotaría. Al final de ese año, la UCR habría gastado ¢5.302 millones que no podrá tomar de ninguna parte.

“Estos análisis se hacen suponiendo de que nada se va a hacer; si no se hace nada ese es el resultado, pero es que vamos a hacer cosas. Entonces estos resultados no se van a dar en virtud de que vamos a intervenir en el proceso de desarrollo presupuestario de la Institución”, dijo Henning Jensen, rector de la UCR.

Los datos salen de una proyección de ingresos y gastos elaborada por la Escuela de Matemática, el Observatorio para el Desarrollo (OD) y el Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas (IICE) de la Universidad de Costa Rica, cuyos resultados consultó UNIVERSIDAD.

“La magnitud del desequilibrio proyectado es tal que su solución requiere una combinación de medidas a adoptarse en un plazo relativamente corto”, señala una presentación ejecutiva del informe.

El propio estudio señala que la situación es reversible y plantea diez escenarios de acciones que podría tomar la Rectoría o el Consejo Universitario para hacer frente a la situación.

“Cuando hablamos de hacer los ajustes, el que tiene más importancia es limitar el aumento del salario base por encima de la inflación; en segundo lugar, la creación de plazas y en tercer lugar, las anualidades. Luego van los otros componentes salariales”, aseguró el economista Pablo Sauma, director del Observatorio para el Desarrollo.

El rector Henning Jensen enfatizó que la administración universitaria tomará medidas para paliar la crisis, pero declinó detallar cuáles serían. En una sesión de Consejo de Rectoría ampliado, el miércoles 26 de noviembre, Jensen presentará el informe a los directores de las escuelas, institutos y departamentos de la Universidad. Aseguró que allí expondrá sus propuestas.

La directora a. i. del Consejo Universitario, Yamileth Angulo, señaló que ese órgano todavía no conoce el documento completo del informe y esperará a recibir una propuesta por parte de la Rectoría.

Aunque el informe analizó tanto las partidas de ingresos como las de egresos, concluye que las limitaciones presupuestarias y el tope al Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) obligan a actuar mediante ajustes al gasto.

Para llegar a estas conclusiones, el equipo de investigadores diseñó un modelo actuarial que proyectó ingresos y gastos de la Universidad hasta el 2050. Tomó en cuenta la cantidad de tiempos completos administrativos y docentes, los gastos no salariales, el ingreso por el FEES, entre otros (como matrícula).

El análisis parte de que el Gobierno autorizará aumentar los fondos del FEES hasta 1,5% del Producto Interno Bruto (PIB) para el 2018. Si este avance gradual no se lograra, la situación podría empeorar, señala el reporte.

El equipo estuvo compuesto por Sauma, el director del IICE, Max Soto, y el profesor de Ciencias Actuariales, de la Escuela de Matemática, Rodrigo Arias.

PESO SALARIAL Y EMPLEO

El informe señala elementos de las políticas salariales y de empleo de la Universidad que, de cambiarse, podrían desembocar en escenarios más positivos para las finanzas institucionales.

Por esto, el modelo incluye diez escenarios con cambios en diferentes variables, para mostrar el efecto que esto tendría en las finanzas de la Universidad.

Un punto crítico, de acuerdo con el informe, es el crecimiento real de los salarios base. Entre 2010 y 2013, los salarios base nominales han crecido en un 7,6%, lo que significa que, además de recibir la compensación por inflación (en este caso, de un 5%), los salarios base aumentaron otro 2,6% durante estos períodos.

Sobre este monto se calculan los incentivos salariales. Cada incremento en la base salarial tiene un peso exponencial en anualidades, escalafones y los pagos por dedicación exclusiva a miembros del cuerpo docente y administrativo.

En un informe de 2013 de la Contraloría Universitaria, este órgano determinó que en 2012, el pago por anualidades consumía 30,5% del gasto en salarios en el sector docente y 31,54% en el sector administrativo.

Los pagos por antigüedad es otro de los puntos críticos de la masa salarial, que actualmente está en 5,5% sobre la base salarial.

Jensen señaló que una de las opciones que la administración valora para contener el gasto institucional es modificar este porcentaje, para que regrese al 3%, tal como estaba antes del 2010. Esta decisión debe ser aprobada por el Consejo Universitario.

Sin embargo, según los escenarios del modelo actuarial, una rebaja de las anualidades al 3% a partir del 2015 solo atrasaría unos años la crisis: el déficit operativo llegaría en 2020 y la reserva se agotaría en 2023.

Uno de los escenarios planteados por el informe daría sostenibilidad financiera a la Universidad, que tendría déficit operativo solamente entre 2023 y 2032, pero que nunca agotaría sus reservas. Este es el escenario “i” del reporte.

En este escenario, los salarios no tendrían incremento real (solo crecerían con la inflación), los gastos anuales aumentarían un 9% a partir del 2022 (en vez del 12,6% actual) y el crecimiento anual de tiempos completos también bajarían (de 3,3% anual en puestos docentes, a 2,75% y de 2,5% a 2,25% anual en posiciones administrativas).

“Los datos disponibles son suficientes para alertar seriamente a la administración y exhortarla a tomar decisiones. Los datos compelen ya a la toma de decisiones”, enfatizó Jensen al admitir que los informes señalan una situación financiera peligrosa para la Universidad.


Los puntos de partida del modelo

El modelo que utilizaron los investigadores para proyectar la situación financiera de la Universidad parte de los siguientes supuestos:

Macroeconómicos

· Inflación anual: 5% (medida con el IPC a partir de 2011-2013)

· PIB: Crecimiento anual 4,2% (promedio observado 2000-2013)

· Tasa crecimiento PIB nominal: 9,2%

Ingresos:

– FEES para 2015: 1,38% del PIB (410.488 millones)

– FEES para 2016: 1,42% del PIB

– FEES para 2017: 1,46% del PIB

– FEES para 2018 en adelante: 1,50% del PIB

– Participación de UCR dentro del FEES: 53,38% del total

– Ingresos no-FEES: 0,04% del PIB (observado 2007-2013)

– Crecimiento anual ingresos no-FEES: 9,2% (observado 2007-2013)

– Reservas 31 de diciembre 2014: 21.600 millones de colones

 Gastos:

– Crecimiento tiempos completos docentes: 3,3% anual

– Crecimiento tiempos completos administrativos: 2,5% anual

– Aumento salarial real: 2,6% (promedio observado 2010-2013)

– Aumento salarial nominal: 7,6% anual

– Anualidad: 5,5% sobre base

– Otros gastos: crece a 12,6% anual


Antigüedad roba protagonismo a salario

Diego Arguedas Ortiz

arguedasortiz@gmail.com

Un profesional de la Universidad de Costa Rica (UCR), como un filólogo o una bióloga, que llevaba 20 años trabajando para la institución en el 2012 pudo ganar hasta 137% más que una persona que cumplía las mismas funciones, pero que llevaba solamente un año en el puesto.

Los incentivos salariales que brinda la UCR a sus empleados por los años laborados en la institución –una práctica común en el sector público– y la estructura con que estos se calculan han provocado una brecha salarial entre empleados con muchos años de servicio y los recién entrados.

Esta alerta la hizo la Contraloría Universitaria en un informe publicado en setiembre de 2013, replicando llamados similares que hizo en 2001. Sin embargo, señaló que la situación ha empeorado en los últimos años, según este órgano.

Además, con cada vez más frecuencia la Universidad tiende a darle más importancia a la antigüedad de su planilla que a la función que realizan, señala la Contraloría.

En junio 1998, 53,4% del pago de la planilla fue por conceptos de “función” –el ejercicio de un puesto específico– y un 38,5% de los gastos por salarios eran pagos por antigüedad. Para el 2012, esos porcentajes eran 50,8% y 41%, respectivamente, dándole aún más importancia al tiempo servido en la institución sobre la función específica.

Volvamos al caso del profesional. En 1999, la diferencia porcentual entre estos dos mismos empleados (uno con 20 años y otro recién ingresado) era de 118%, mientras que en 2012 esa diferencia llegaba a 137%.

CAMBIO EN 2010

En 2010, el Consejo Universitario aprobó una modificación a las anualidades pagadas a funcionarios, que pasaron del 3% sobre el salario base a 5,5%. De acuerdo con la Contraloría, este cambio se sumó a otros fenómenos (como la eliminación del tope máximo de anualidades por parte de la Sala Constitucional, anteriormente eran 30 años, y los cambios en el sistema de pensiones) para incidir en el comportamiento de las anualidades.

“El principal inconveniente que tiene para la Universidad de Costa Rica, el método de cálculo utilizado para determinar el monto a pagar por anualidad, es que recompensa en forma automática otros conceptos de salario no relacionados con la antigüedad del funcionario; y su reconocimiento no está asociado a un programa de evaluación del desempeño ni a la obtención de resultados”, señala el informe.

Estas anualidades son especialmente significativas en los cargos jerárquicos de la UCR. Según la Contraloría, el 42% del pago a los miembros de la Dirección Superior (rector, vicerrectores y miembros del consejo universitario) corresponden a anualidades, y solo 23% a al salario base. Otros pluses completan el salario.

El cambio del porcentaje estuvo sustentado en un análisis actuarial, asegura Rosemary Gómez, secretaria general del Sindicato de Empleados de la Universidad de Costa Rica (Sindeu). Sin embargo, el autor del estudio, el profesor de la Escuela de Matemática, Rodrigo Arias, sostiene que el Consejo recibió la versión final de su informe hasta el 2013 y que el cambio se sostenía si se tomaban otras medidas, cosa que no se hizo.


CITAS

En la mayoría de los escenarios hay tiempo para tomar las medidas, sin embargo todo depende de lo que pase con los ingresos. El principal determinante es lo que suceda a futuro con el FEES. Lo que vaya sucediendo con el FEES es lo que va a ir determinando la necesidad de tomar acciones.

Pablo Sauma

Director del Observatorio para el Desarrollo


Creo que hay que discutirlo y darle a la comunidad universitaria la información transparente con lo referente al mecanismo de reajustes salariales, más allá de la inflación, porque todos sabemos que Costa Rica es uno de los países más caros.

Rosemary Gómez

Secretaria general Sindeu


Estos análisis se hacen suponiendo de que nada se va a hacer; si no se hace nada ese es el resultado, pero es que vamos a hacer cosas. Entonces estos resultados no se van a dar en virtud de que vamos a intervenir en el proceso de desarrollo presupuestario de la Institución

Henning Jensen

Rector de la UCR.


Rectoría anuncia medidas para contraer gasto en UCR

Rocío Marín González, Periodista Oficina de Divulgación e Información

Ante los cambios que se han suscitado en la proyección del crecimiento del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) y el peso económico de la estructura salarial de la Institución, la actual administración anunció una serie de medidas para la contracción del gasto en la Universidad de Costa Rica (UCR).

Las acciones, que se dieron a conocer en un Consejo Ampliado deRectoría celebrado esta tarde, se vienen analizando desde hace algún tiempo con base en información aportada por dos estudios independientes realizados a solicitud de las autoridades en el 2013, con miras a anticipar el efecto presupuestario de medidas que se tomaron en el pasado y continuar garantizando el sano equilibrio financiero de la Institución.

Según lo explicó el Dr. Henning Jensen Pennington, rector de la UCR, estos análisis se solicitaron debido a advertencias previas por parte de la Oficina de Contraloría Universitaria, en el sentido de que medidas como la tomada por el Consejo Universitario el 29 de setiembre de 2009 para aumentar la anualidad del 3% al 5.5%, no habían sido suficientemente apoyadas en estudios técnicos.

El M.Sc. Max Soto, expuso los resultados de un estudio actuarial interdisciplinario que realizó junto con el M.Sc. Rodrigo Arias y el Dr. Pablo Sauma. (foto Laura Rodríguez)  

El M.Sc. Max Soto, expuso los resultados de un estudio actuarial interdisciplinario que realizó junto con el M.Sc. Rodrigo Arias y el Dr. Pablo Sauma. (foto Laura Rodríguez)

Primero se solicitó una proyección de egresos al economista Juan Ricardo Jiménez Montero, profesor de la Escuela de Economía, que se centró en el análisis del impacto del nuevo Reglamento de Becas, que amplió la cobertura de beneficios a más estudiantes; de las obligaciones contraídas a partir de la suscripción en 2011 del Fideicomiso UCR-BCR para la construcción de infraestructura; y del acuerdo de aumento en la anualidad, dado que a partir de su entrada en vigencia, algunas variables de los componentes salariales han mostrado un crecimiento acelerado.

Luego de su análisis, el especialista advirtió que a corto plazo la Universidad estaría expuesta a una situación deficitaria en su presupuesto, si oportunamente no se toman medidas de ajuste, “aún si en el 2018 el FEES alcanza a llegar al 1,5% del Producto Interno Bruto (PIB), que de todas formas vendrá a ser un techo en el crecimiento de los recursos para la educación superior pública”, indicó Jensen.

Según el comportamiento del gasto por salarios con respecto a los ingresos del FEES, actualmente la UCR muestra una situación financiera muy sólida. (fuente Rectoría)  

Según el comportamiento del gasto por salarios con respecto a los ingresos del FEES, actualmente la UCR muestra una situación financiera muy sólida. (fuente Rectoría)

Posteriormente, se solicitó un estudio actuarial al Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas (IICE) que fue realizado por un equipo interdisciplinario integrado por el M.Sc. Rodrigo Arias López, profesor de la Escuela de Matemáticas y actuario; el M.Sc. Max Alberto Soto Jiménez, director del IICE y Catedrático de la Escuela de Economía; y por el Dr. Pablo Sauma Fiatt, director del Observatorio del Desarrollo (ODD). Mediante el análisis de diversos escenarios, estos profesionales determinaron que más temprano que tarde la Universidad podría presentar un déficit presupuestario y proyectan cómo sería el comportamiento de las finanzas en los próximos años, de acuerdo con los ajustes que se hagan en ciertas variables.

Para el rector, es fundamental que la comunidad universitaria comprenda que luego de esos estudios la administración dispone de datos suficientes para entrar en alerta y compelerla a tomar decisiones al respecto.

Entre las medidas la administración propondrá que durante la negociación salarial en el 2015, la Comisión Salarial de la UCR contemple un incremento acorde con el porcentaje de la inflación.

El Consejo Ampliado de Rectoría se efectuó en el auditorio de Ciencias Económicas.  (foto Laura Rodríguez)  

El Consejo Ampliado de Rectoría se efectuó en el auditorio de Ciencias Económicas.  (foto Laura Rodríguez)

Asimismo se continuará con un análisis riguroso para el otorgamiento de las “dedicaciones exclusivas” las cuales se aprobarán con base en nuevos criterios de conveniencia institucional establecidos por la Oficina de Recursos Humanos (ORH). Este plus no se otorgará por excepción a bachilleres o funcionarios con nombramientos por ciclos.

También se revisarán los criterios de pertinencia mediante los cuales se reconocen a miembros del sector administrativo tanto remuneraciones extraordinarias como méritos académicos. También se aplicará la normativa en toda su extensión para la aprobación de jornadas de cuartos de tiempo adicionales para el sector docente.

Finalmente, la Vicerrectoría de Administración preparará una resolución con miras a minimizar las suplencias, valorando con sumo cuidado la necesidad real de las mismas y la Oficina de Divulgación e Información (ODI), revisará el monto anual presupuestario para publicación de información por medio de la prensa.

El Dr. Jensen manifestó que dado que la economía responde a las decisiones que toman los seres humanos, está seguro que con estas y otras medidas que podrían tomarse a futuro, la Universidad continuará disfrutando de una situación financiera sólida. “Estas acciones fueron definidas en el interés de la administración de garantizar la calidad de los salarios de los universitarios, de reafirmar la inversión en infraestructura y lo más importante, de dar seguridad al Sistema de Becas del que depende un numeroso grupo de muchachos y muchachas de todas las regiones del país para realizar con éxito sus estudios”, concluyó.

Otros Artículos

La premiación de los 66 estudiantes que obtuvieron medallas en la XXVI Olimpiada Costarricense de Matemática 2014 se realizó en el auditorio de la

Ni desfiles y elecciones abarcan hoy las diversas dinámicas cívicas como lo hacen las distintas formas de protesta. El disgusto exaltado vivencia mejor la

Cómo explicar que encuentra tantas dificultades para concretarse un proyecto que podría contribuir a generar empleo, al desarrollo de una zona deprimida del país

La cantautora costarricense presentará su octava producción en un concierto, el 10 de diciembre, en el Jazz Café. (Foto: Katya Alvarado)Luego de 6 años,

Corea del Sur y Japón transformaron primero sus sistemas educativos, para poder así transformar los sistemas económicos de producción, generando industrias automotrices y electrónicas

Recientemente, la Asamblea Legislativa, aprobó por abrumadora mayoría y con mucho entusiasmo, las reformas a la Ley N°8634 del Sistema de Banca para el

La pieza de Rovinski es un drama histórico y no una tragedia. En este último caso, hay una especie de destino ciego que impone

Si decimos “perritos” parece que todos nos entendemos. Descartemos, por supuesto, alguna acepción despectiva en el término. Pues sí, nos referimos a los mamíferos