Universitarias

Tres nuevas caras renovarán las representaciones del sector docente y administrativo del Consejo Universitario

Entre los días 5 y 6 de noviembre fueron elegidos los representantes ante el Consejo Universitario (CU) para el sector administrativo y también para el docente. Queda pendiente la del área de Ciencias Sociales para una segunda ronda que será el próximo 13 de noviembre.

El voto electrónico se puso a prueba para renovar a quienes representarán a los tres puestos ante el Consejo Universitario (CU) de la Universidad de Costa Rica en las áreas de Ciencias Básicas, Agroalimentarias y el sector administrativo. Se trata de Germán Vidaurre, Carmela Velázquez, y Stephanie Fallas, respectivamente, quienes fueron electos entre el 5 y 6 de noviembre.

Los tres miembros, que entrarán en funciones el 1 de enero de 2021, se mantendrán en sus cargos hasta el 31 de diciembre de 2024.

El proceso electoral se realizó mediante una plataforma de voto electrónico desarrollada por la empresa chilena E-Voting, al tiempo que el escrutinio de los votos y la revelación de los resultados estuvieron a cargo del Tribunal Electoral Universitario (TEU), los cuales se comunicaron en una transmisión en línea (streaming) minutos después del cierre de las urnas para cada uno de los dos procesos.

Por el sector administrativo fue electa en segunda ronda la candidata Stephanie Fallas, quien obtuvo 940 votos del total de 1.906 emitidos, mientras que el candidato, Hugo Amores, recibió 914 votos a favor. Se emitieron 30 votos en blanco y 22 fueron nulos. El padrón electoral para este proceso era de 2.985 personas, por lo que la participación fue de un 63,85%.

Para la elección del representante de Ciencias Básicas, se contaba con un padrón electoral de 2351 personas, de las cuales ejercieron su voto 1945 personas, una participación del 82,73%. Vidaurre contó con 878 votos a favor, mientras que el candidato,  Álvaro Morales, obtuvo 822 votos. Se emitieron 41 votos en blanco y 204 nulos.

En la elección por Ciencias Agroalimentarias se presentó una candidata, Carmela Velázquez, cuyo  requisito era obtener al menos el 40% de los votos emitidos.

El proceso contaba con un padrón electoral de 2351 personas, de las cuales ejercieron su voto 1945 personas, un  82,73% de participación.. Velázquez obtuvo 1584 votos a favor, lo cual representa un 81,44% del total. Adicional a esto, se emitieron 51 votos en blanco y 310 fueron nulos.

Los tres representantes electos expresaron su satisfacción con el proceso electoral mediante el voto electrónico y coincidieron en que fue una alternativa efectiva frente al presencial, en medio de la pandemia por el COVID-19.

Una tercera elección, la de la representación del área de Ciencias Sociales, terminó derivando en una segunda ronda, ya que ninguno de los tres candidatos logró alcanzar el 40% de los votos a favor que establece el reglamento. María Isabel Gamboa y Carlos Palma, los dos candidatos que más votos obtuvieron durante la primera ronda, participarán en la segunda vuelta el próximo 13 de noviembre.


 Stephanie Fallas, representante sector administrativo

 «Se deben abrir espacios de diálogo e integración»

 Stephanie Fallas, representante electa ante el CU, dijo a UNIVERSIDAD que, dentro de su agenda, el fomentar espacios de integración dentro de la comunidad universitaria es una prioridad importante.

«Queremos que las personas puedan tener un espacio para reunirse, un espacio para conversar y dialogar. Me parece que es prioritario que las personas podamos dialogar acerca de los problemas que acontecen, y que se hable de lo positivo, de los aspectos que se pueden mejorar y potenciar en función de aspectos positivos para la institución», explicó.

Anunció que trabajará por la adopción de mecánicas de teletrabajo, aún después del contexto de la pandemia por COVID-19.

«Esto nos va a permitir que las personas puedan conciliar mejor su vida familiar con la laboral, considero que eso es un paso importante», dijo.

Ella contempla dentro de su agenda impulsar que el sector administrativo tenga al menos una representación en la elección para la Rectoría. Aboga, además, por la implementación de programas de atención a la salud mental y laboral.

Al quedar electa, Fallas se convirtió en la primera mujer en ocupar la representación del sector administrativo ante el CU.

«Esto abre una puerta donde antes no se había logrado, es un gran paso que damos como Institución», dijo al respecto.


Carmela Velázquez, representante Ciencias Agroalimentarias

«Es necesario hacer más ágiles y más flexibles los procesos universitarios»

Carmela Velázquez, representante electa ante el CU, quiere impulsar acciones concretas que resulten en una agilización y flexibilización de los procesos institucionales.

Citó de ejemplo las reformas curriculares, las cuales, reprocha, duran mucho tiempo en modificarse con consecuentes implicaciones negativas para la UCR.

«Eso para las unidades académicas significa perder oportunidades, no poder hacer los cambios para que los estudiantes salgan mejor preparados al mundo al que van a entrar como profesionales», explicó.

Habló de lo difícil que es lograr incorporar innovación en los procesos de investigación y de acción social, debido a lo rígido de los procedimientos administrativos.

Velázquez explicó que es posible agilizar y flexibilizar estos procesos a través de cambios en la reglamentación, pues se pueden ajustar parámetros, como la cantidad de elementos considerados para que un proyecto pueda ser ingresado.

Para ella, una interrogante que también debe responder la Universidad es cuál es la estrategia de regionalización más eficiente para ser aplicada en estos tiempos. Estima necesario hacer una convocatoria para replantearse el método utilizado actualmente.


Germán Vidaurre, representante Ciencias Básicas

«Tiene que haber una iniciativa institucional que promueva el desarrollo profesional docente»

Germán Vidaurre, miembro electo ante el CU, dijo a UNIVERSIDAD que el desarrollo profesional docente es un tema prioritario y que debería contar con una iniciativa institucional que lo promueva.

«Eso debería de tener repercusiones en los reglamentos del régimen académico, en la evaluación docente y en campañas de capacitación docente. Tiene que verse en la forma en la que la universidad responde, actúa o desarrolla iniciativas para esa excelencia académica», explicó.

Vidaurre estima necesario trabajar en la relación de la Universidad con la sociedad. Esto incluye la relación con la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), así como su vinculación con el Ministerio de Educación Pública (MEP).

Explicó que el trabajo en esta relación implica distintas políticas y estrategias de acercamiento muy calculadas, debido a que son procesos que se desarrollarán por varios años.

Estima importante la innovación y adopción de tecnologías en diversos espacios de la Universidad, así como trabajar la visión que tiene la sociedad sobre la institución, y la relación entre ambas partes a través de estrategias de divulgación y difusión.

 

Ir al contenido