Sede del Caribe

Simulador de Marina Civil está en desuso por falta de personal

Los estudiantes no están recibiendo la materia práctica requerida para cumplir con lo establecido por la Organización Marítima Internacional.

La salida de dos de los tres profesores debidamente capacitados para el uso del simulador de navegación obligó a detener las clases prácticas del curso de Navegación III en la carrera de Marina Civil de la Universidad de Costa Rica (UCR), que es obligatorio ante la Organización Marítima Internacional.

La compra e instalación del simulador de navegación Full Mission requirió de una inversión de $3 millones y su garantía está sujeta a que sea utilizado solamente por personas debidamente acreditadas por la empresa Transas.

Este simulador permite a los estudiantes navegar en diferentes escenarios y con distintas condiciones climáticas, pero actualmente el único docente que puede utilizar equipo es José María Silos, antiguo coordinador de la carrera, y quién la actual coordinación le solicitó no usar hasta que se le capacite de nuevo.

“Estoy capacitado, pero necesito una actualización porque desde que nos impartieron el curso no utilicé el simulador y me siento un poco oxidado para usar un equipo tan complejo”, justificó Silos.

El simulador que Silos sí está requiriendo es el de cargas líquidas pero, según el docente, actualmente solo funcionan tres de las seis pantallas. En este simulador los estudiantes aprenden a manejar adecuadamente cargas de petróleo, por ejemplo.

En un oficio de Silos dirigido al coordinador de docencia, William García, se habla de la decisión de detener el uso de ambos simuladores durante al menos dos meses a la espera de la reparación del de cargas líquidas y la configuración del de navegación por parte de la empresa argentina Transas.

Este Semanario consultó al instructor de la empresa, Alejandro Buchacra, quien aseguró a la fecha no habían cambiado las condiciones de la garantía de los simuladores.

“El simulador de navegación mantiene las condiciones, los otros dos simuladores ya tienen garantías caducadas, están fuera de garantía por ser más antiguos” acotó Buchacra.

Buchacra visitará la Sede del Caribe para la revisión de los simuladores y la capacitación de ocho docentes de la carrera.

El coordinador de la carrera, Leslie Rojas, dice que la parte práctica de los cursos se retomará hasta después de esta capacitación, que iniciaría el 15 de octubre y finalizará el 10 de noviembre, por lo que hasta entonces “no podemos hacer nada”.

“Yo les dije a los estudiantes que en el momento que los profesores ya estén trabajando con los simuladores se les compensan las clases los fines de semana o durante la noche. El director dice que hasta las cinco de la tarde, pero a esos simuladores hay que aprovecharlos las 24 horas porque hay mucha gente interesada” explicó Rojas.

El director de la Sede, Juan Diego Quesada, respaldó a Rojas y aseguró que “no es que no estén operando los simuladores sino que simplemente no se usa para no perder la garantía que cubre al simulador”.

Juan Diego Quesada, director de la Sede del Caribe, asegura que hay una campaña de desinformación alrededor de las acciones administrativas. (Foto: Miriet Ábrego).

Cambio de estrategia

El reclutamiento de profesores extranjeros en otras administraciones partió de la premisa de que en Costa Rica no habían profesionales que podían impartir los cursos de la carrera y que, por lo tanto, se tenían que importar, según Juan Diego Quesada, director de la Sede Caribe.

“Se asumió importar con las dificultades que esto generaba por los permisos que se requerían, pero tenemos mano de obra nacional, la constitución dice que solamente extranjeros cuando no hay nacionales”, indicó.

Quesada acudió a una asociación con al menos 25 profesionales náuticos y se optó por la contratación de profesionales de Japdeva para su eventual capacitación porque “tarde o temprano teníamos que capacitar más profesores para reforzar la carrera”.

Una de las profesionales a las que no se le renovó contrato fue a la venezolana María Alejandra Ramírez, una de las personas que fue capacitada para el uso de los simuladores, quien asegura nunca se le explicaron concretamente los motivos.

Ramírez tenía un tiempo completo en la carrera que se dividía en: un cuarto de tiempo para uso de simuladores, un cuarto de tiempo en docencia y un medio tiempo para la búsqueda de embarques para las pasantías de los cadetes.

“La expectativa de la universidad era embarcar a los 20 estudiantes y eso era muy arriesgado prometerlo. La falta de embarques es un problema a nivel mundial, la escuela de Cadiz de España tiene más de 300 estudiantes esperando embarque y es una escuela reconocida con trayectoria marítima”, mencionó Ramírez.

En el oficio R-5616-2019 de Rectoría se justifica la salida porque los “esfuerzos realizados no han dado los frutos esperados” por lo que decide trasladarse esta función al coordinador de la carrera Leslie Rojas.

“De hecho, la señora Ramírez no ha entregado el informe final que se le solicitará desde el 06 de agosto de 2019 (se adjuntan oficio SC-D-706 y su respectivo acuse de recibo), lo cual brinda apoyo adicional a la decisión de no renovársele el contrato”, dice el documento.

“Ella se compró un problema con la dirección, estaba obligando que la dirección la contratara por un año completo y eso es todo lo que le puedo decir porque yo no llevo mucho tiempo en el puesto”, mencionó Rojas.

Quesada confirmó que hubo una situación cuando desde la dirección se le solicitó a la docente explicación de porqué su esposo había formado parte de las capacitaciones, a pesar de no formar parte del cuerpo docente, además de que, pasado el año de trabajo, no consiguió ningún embarque y que hubo una solicitud de renovación de contrato con otras condiciones por parte de Ramírez por el cambio de su visa.

Pero, finalmente, “cuando se venció el contrato no se le renovó porque ya no calzaba con la nueva política de aprovechamiento de los profesionales nacionales”, dijo Quesada.

Ramírez difiere con el director de la Sede en cuanto a su desempeño y asegura que el embarque de la naviera Tambor, que se le atribuye en el oficio de la Rectoría a Rojas, lo consiguió ella, pero que fue difícil de coordinar por procedimientos de la Universidad de Costa Rica que desconocía.

Actualmente, Rectoría reportó contar con 11 embarques pero solamente un estudiante, Cyngeor Brown, ha iniciado la práctica profesional.

“Yo conseguí los cuatro embarques de Tambor, incluido el del señor Brown. El coordinador de la carrera lo que hizo fue darle seguimiento a una gestión que yo había realizado”, dijo Ramírez.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments