Rector interino prevé afectación al sistema de becas por crisis económica

Carlos Araya, quién sustituirá a Henning Jensen a partir del 4 de mayo, también dio a conocer al Consejo Universitario su posición con respecto a la negociación del FEES.

Carlos Araya, actual vicerrector de Administración y pronto rector interino de la Universidad de Costa Rica (UCR), pronostica una mayor demanda de becas en el segundo semestre del 2020 y menor ingreso por concepto de matrícula.

El vicerrector dice que ya la institución estaba trabajando en la flexibilización del cobro de los recibos por matrícula que financian las becas para este semestre y que ahora debe prepararse para el decrecimiento económico que calcula el Gobierno Central y que va a afectar a los estudiantes.

El Consejo Universitario (CU) decidió designar a Araya como sustituto de Henning Jensen en la Rectoría de la Universidad de Costa Rica (UCR) a partir del 4 de mayo y hasta que se realicen las elecciones.

Previo a la votación de este martes se realizó una entrevista a las candidaturas y Araya estableció algunas de las prioridades que tiene durante las “semanas” que va a ocuparse de dirigir la Rectoría.

Entre ellas considera primordial la redirección de fondos para robustecer el sistema de becas y garantizar la permanencia de los estudiantes en la Universidad. Además, dio a conocer su posición sobre la negociación del FEES.

“La posición de la UCR debe ser respetar lo que señala la Constitución Política en el artículo 85. No puede decrecer sino se crean rentas que vengan a suplir esa sustitución, y por otro lado el crecimiento tiene que venir dado por la tasa de inflación”, dijo ante el plenario.

“No importa la decisión que tomemos, van a haber personas de acuerdo y en desacuerdo porque estamos en un proceso político”, Madeline Howard, presidenta del Consejo Universitario.

Además de representar a la Universidad en la negociación del FEES, durante las próximas semanas Araya deberá encargarse del regreso paulatino a las actividades presenciales, la gestión de los presupuestos extraordinarios II y III, dar seguimiento a lo indicado por la Contraloría sobre el vínculo externo, la formulación presupuestaria de la UCR para el 2021 y para el 30 de junio presentar el Plan Nacional para la Educación Superior (Planes) que definirá el rumbo de la Educación Superior de los próximos cinco años.

Consejo Universitario espera diálogo

La presidenta del Consejo Universitario (CU), Madeline Howard, aseguró que durante los meses que ha ocupado el cargo mantuvo una pésima comunicación con Henning Jensen “no por mí, porque tenía toda la disposición”.

Howard dijo tener la seguridad de que los canales de comunicación entre la Rectoría y el Consejo Universitario van a mejorar con Carlos Araya como rector interino.

El CU decidió ampararse en el artículo 30 y 41 del Estatuto Orgánico para nombrar de forma temporal y extraordinaria a Araya después de someterse a una discusión política y legal con criterios encontrados.

“No importa la decisión que tomemos van a haber personas de acuerdo y en desacuerdo porque estamos inmersos en un proceso político que desata las pasiones. Lo que decidimos fue por amor a la institución y no por política” dijo Howard.

Marcos Calvo, representante de los colegios profesionales en el CU, se declaró durante el periodo de entrevistas “uno de los mayores oponentes” de que se eligiera a Araya como rector interino, pero “no por ser Carlos Araya, sino por ser de esta administración”.

“El Consejo no tiene ningún reglamento que lo faculte a hacer un nombramiento indefinido”, Guillermo Santana, miembro del Consejo Universitario.

“Pero debo rescatar que usted ha sido el único Vicerrector que siempre ha estado dispuesto a conversar con nosotros, el que más ha dado la cara y con el que más hemos tenido acercamiento”, agregó Calvo.

Araya aseguró que el objetivo de un gobierno universitario de transición es llevar a la Universidad a “aguas serenas”, refiriéndose al contexto político y a la incertidumbre que vive la institución por la falta de elecciones.

“Esta crisis llegó en el momento menos oportuno y ocupa que podamos —como comunidad universitaria— estar dispuestos y dispuestas a navegar, a escuchar y sobre todo llegar a consensos para que el impacto de esta situación crítica e inédita sea el menor posible” mencionó Araya.

La Presidenta del Consejo Universitario dijo que el plenario buscó una solución lo más apegada posible a la normativa universitaria vigente y a la leyes del país para evitar las posibilidades de apelación a la designación.


Legalidad es objeto de discusiones entre sectores

La asignación de una persona que ocupara el cargo de Rector o Rectora de la Universidad de Costa Rica estuvo envuelta de una discusión legal que buscaba definir la legalidad del nombramiento ante el vacío de la normativa universitaria.

Se discutió si nombrar a una persona del Consejo Universitario, pero según el dictamen emitido este lunes por el CU se descartó por razones “éticas”, ya que la persona que vota el nombramiento también podría ser nombrada.

También queda pendiente la resolución de un recurso de amparo interpuesto por la actual vicerrectora de Docencia, Marlen León, quien considera que cualquier nombramiento extraordinario que no pase por la votación de la Asamblea Plebiscitaria viola su derecho a elegir.

La última propuesta planteada, durante los últimos días de discusión en el plenario, fue la interpuesta por Marco Calvo y Guillermo Santana, este último hizo su voto en contra del nombramiento de Carlos Araya público.

Santana y Calvo propusieron al Consejo Universitario la creación de una Comisión Especial encargada de ejecutar todas las acciones administrativas que involucran a los candidatos y candidata a la Rectoría.

Las decisiones se tomarían de forma consensuada entre las cinco candidaturas a la Rectoría, aprobadas por el Tribunal Electoral Universitario, bajo el principio de que alguna de estas personas sería nombrada como Rector o Rectora ante una eventual elección.

Santana considera que la solución empleada por el CU no tiene respaldo legal ya que hacer un nombramiento indefinido como el de Araya no se contempla entre las funciones del plenario.

“Un funcionario público solo puede hacer lo que la ley le permite. La Asamblea Plebiscitaria es quien tiene que nombrar al Rector o Rectora, el Consejo no tiene ningún reglamento que lo faculte a hacer un nombramiento indefinido”, explicó Santana.

Madeline Howard dijo que esta propuesta fue rechazada porque el CU ha presentado dificultades negociando de forma virtual y la conformación de esta propuesta podría agravar las trabas.

El Rector o Rectora de la UCR es la figura legal que la representa y en caso de declararse ilegal el nombramiento de la persona asignada todas las decisiones tomadas se consideran viciadas de nulidad.


 

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments