Universitarias

Presión financiera impacta en la salud mental de la comunidad UCR

Funcionarios, docentes y estudiantes de la Universidad de Costa Rica viven situaciones financieras complejas; por lo que distintas instancias universitarias se comprometieron a consolidar diagnósticos y medidas preventivas para mitigar estas necesidades.

El rector de la Universidad de Costa Rica (UCR), Gustavo Gutiérrez Espeleta, catalogó que se debe atender como “máxima preocupación” el impacto de la presión financiera en la salud mental de ciertos sectores de personal de la Universidad, tras los casos de funcionarios, docentes y estudiantes que se encuentran con deudas.

Para conocer las estadísticas sobre la cantidad de personas endeudadas, este Semanario contactó a la Junta Administradora del Fondo de Ahorro y Préstamo, pero al cierre de edición de esta noticia aún se encuentra a la espera de la información.

“Es urgente la necesidad de atender esto por parte de la Universidad, ante una situación postpandemia y una situación económica ante un costo de vida altísimo”, Harold Chavarría.

Sin embargo, Harold Chavarría, secretario general del Sindicato de Empleados de la Universidad de Costa Rica (Sindeu), confirmó que existen alrededor de 700 personas con problemas financieros dentro de la comunidad universitaria.

De acuerdo con Chavarría, esto es parte de la “urgente necesidad de atender esto por parte de la Universidad, ante una situación postpandemia y una situación económica ante un costo de vida altísimo”.

Por lo anterior, el pasado 11 de enero se celebró una reunión con distintas representaciones universitarias, con el fin de trazar una hoja de ruta para mitigar las consecuencias que genera la presión financiera sobre las personas funcionarias.

En el encuentro participaron instancias como la Escuela de Psicología (EPS), la Oficina de Servicios Generales (OSG), la Vicerrectoría de Administración (VD), la Oficina de Recursos Humanos (ORH), la Oficina de Bienestar y Salud (OBS) y el Sindeu.

El rector explicó ante el Consejo Universitario (CU) que en dicha reunión se acordó que las personas participantes se comprometieron a presentar en los próximos dos meses, diagnósticos tempranos, medidas preventivas y manejar un instrumento de protocolo en “ciertas necesidades de esta naturaleza”.

“Hechos recientes nos han demostrado que la presión financiera que sostiene un sector importante del personal universitario tiene un impacto grave en su salud mental […] Reconocemos la situación de vulnerabilidad y esperamos contar con apoyo de la comunidad universitaria e instancias como la Junta de Ahorro y Préstamo para tomar acciones concretas conjuntas”, amplió Gutiérrez a UNIVERSIDAD.

Setiembre será el mes de salud mental en la UCR

Luego de que el CU reconociera la salud mental de la comunidad universitaria como un “derecho fundamental y un pilar medular del bienestar integral”, el órgano colegiado acordó que setiembre será el mes de la salud mental en la UCR y también tendrá una semana dedicada a la concientización y prevención del suicidio.

Además, el CU acordó solicitarle a la Rectoría de la Universidad una actualización del Protocolo de atención integral a personas de la comunidad universitaria con urgencias psicoemocionales, así como la elaboración de un plan de trabajo que implemente “acciones sistemáticas de promoción de la salud mental y se desarrollen propuestas de prevención del malestar emocional y suicidio en la comunidad universitaria”.

Este plan de trabajo sería construido en coordinación con la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR), la OBS, el Sindeu y demás unidades u oficinas universitarias antes de junio del 2023.

Dentro de las justificaciones detrás de esta moción, el CU argumentó que las autoridades universitarias detectaron que el estrés, la ansiedad y la depresión son trastornos constantes en el estudiantado y docentes de la institución, producto de “factores económicos, laborales, académicos y de salud física”.

En consecuencia, la Oficina de Orientación (ORI) atendió a 1.152 estudiantes con problemas de salud mental durante el periodo de la crisis sanitaria, entre marzo del 2020 a mayo del 2021, y la VD registró 18.018 docentes incapacitados desde que se inició la modalidad virtual.

Asimismo, el órgano se apoyó en datos de la Revista Lancet previamente publicados por UNIVERSIDAD, la cual concluyó que la crisis sanitaria trajo consigo 53.2 millones de casos adicionales de depresión y 76.2 millones de ansiedad a nivel mundial para el año 2020.

En ese mismo año, Costa Rica se ubicó 7.6 puntos porcentuales por encima del promedio global en trastornos depresivos, así como 10 puntos porcentuales arriba del promedio en trastornos de ansiedad a nivel mundial, a comparación con el 2019.

Por otra parte, el CU se apoyó en el informe mundial sobre salud mundial de la Organización Mundial de la Salud del 2022, en el que se “evidencia el enorme impacto que han supuesto para la salud mental de las personas los efectos de largo alcance de la pandemia causados por la COVID-19”.

“Las tasas de trastornos mentales que ya son comunes, como la depresión y la ansiedad, aumentaron en un 25% durante el primer año de la pandemia, sumándose a los casi 1000 millones de personas que ya sufren algún trastorno mental”, se lee en este informe.

Además, el CU se apoyó en los datos de siete investigaciones desarrollados en el transcurso de 20 meses de estudio, las cuales coinciden en que se necesitan acciones urgentes para la promoción de la salud mental y prevención del suicidio.

Dentro de los autores de las investigaciones se resalta la UCR, la Universidad Nacional (UNA) y la Universidad Estatal a Distancia (UNED), el Ministerio de Salud (MINSA), la Caja Costarricense de Seguridad Social (CCSS) y el Colegio de Profesionales en Psicología.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido