Universitarias Superó la relación anterior de 80% salarios frente a 20% en gastos

Peso de salarios en presupuesto de UCR llegó a 71,76% en 2020

Las remuneraciones tuvieron su punto más bajo en el presupuesto del 2018, cuando representaron el 67,66%. Los recortes al FEES hicieron que la relación volviera a subir el año anterior.

La Universidad de Costa Rica (UCR) destinó para el año 2020 un 71,76% de los recursos en su presupuesto para el pago de remuneraciones, mientras que el 28,24% corresponde al financiamiento de su operación.

De acuerdo con la información dada a conocer por la institución, el peso de las remuneraciones en el presupuesto universitario llegó a su punto más bajo en el año 2018, cuando representó un 67,66%, mientras que para 2019 subió levemente a 67,79%.

Desde finales de la década de 1990, la UCR se puso como meta mantener una relación “80%-20%” entre el pago de salarios y los gastos operativos como un “mínimo aceptable”, según recordó el vicerrector de Administración, Oldemar Rodríguez.

El pago de salarios llegó a  representar un 72,34% en el año 2012 y varió alrededor de esa cifra hasta bajar en 2016 por primera vez por debajo del 70%. Rodríguez admitió que la relación bajó de manera importante gracias al crecimiento de los ingresos, que pasaron de 180.686 millones en 2012 a 340.534 millones para el año 2019, cuando alcanzaron su punto más alto.

Sin embargo, Rodríguez aseguró que la Universidad también ha venido haciendo esfuerzos por hacer un uso más eficiente de sus recursos y tomó medidas para frenar el crecimiento de la masa salarial, con medidas como la negociación de la convención colectiva en 2018, que redujo el porcentaje de anualidad de 5,5% a 3,75%.

Para  2020, la aplicación de lo dispuesto en el Título III de la Reforma Fiscal hizo que la anualidad en la UCR bajara a 2,54% para los puestos no profesionales y a 1,94% para los profesionales. A partir de este año, la anualidad es del 0% por las directrices establecidas para la contención del gasto ante la crisis económica ocasionada por la pandemia del COVID-19.

Además, en 2020 los ingresos para la UCR fueron menores al pasar de 340.534 millones en 2019 a 306.269 millones en 2020, lo que hizo que el peso de los salarios subiera a un 71,76%, pese a que el gasto de remuneraciones fue menor en 885 millones respecto de 2019.

Rodríguez consideró que la relación que guarda la UCR es “muy buena”, y recalcó que en una institución educativa lo lógico es que la inversión en recurso humano sea la que tenga más peso.

“Eso no hay que satanizarlo porque toda empresa lo más caro es el recurso humano y en una universidad más aún, donde la docencia, la investigación y la acción social requieren del recurso humano. No somos una fábrica de carros donde los robots hacen todo”, apuntó.

Comisión inició labores

Ahora la Rectoría de la UCR apunta hacia una reforma del esquema salarial con la conformación de una comisión técnica que ya inició sus labores el pasado 19 de marzo y que tendrá cuatro meses para presentar las propuestas de cambio necesarias.

La comisión es coordinada por el docente de la Escuela de Matemática, Pedro Méndez; quien es acompañado por Alfonso Chacón (Administración de Negocios y Facultad de Derecho), María Fernanda Durán (Rectoría), Leonardo Garnier (Economía), Adolfo Rodríguez (Economía), Maikol Solís (Matemática) y Angélica Vega (Administración Pública).

Al anuncio de esta lista no le faltaron críticas, pues el Comité de Personas Interinas cuestionó su integración, porque no se integró con criterios de paridad de género, no tomó en cuenta a personas de las sedes regionales, no tiene representación de las personas interinas y consideran que tiene un sesgo hacia ciertas áreas (Ciencias Económicas y Ciencias Básicas) en detrimento de otras.

Carmen Caamaño, docente y catedrática, fue una de las firmantes de esta carta (pese a no ser interina) en la que se pide a la Rectoría que se reconfigure la conformación de esta comisión pues el tema salarial va mucho más allá de hacer números.

“Esto no tiene que ver solo con salarios, tiene que ver con política más amplia de empleo y con la construcción del ser trabajador y trabajadora en el contexto costarricense, entonces en este momento más bien cierran posibilidades con una comisión denominada “técnica”, como si lo técnico no tuviera un bagaje filosófico, programático, detrás”, criticó Caamaño.

El secretario académico de Rectoría, Felipe Alpízar, respondió que esta comisión es solo un primer paso en la construcción de un nuevo modelo salarial para la UCR, que hará primero los diagnósticos y luego se abrirá al aporte y discusión de la comunidad universitaria.

“Creemos necesario que se haga el análisis serio, reposado, el análisis de fondo del sistema salarial para ver si falló todo o solo alguno de sus extremos, y hacer los aportes ya sea en el marco de la discusión de Empleo Público o en marco de la discusión en Conare”.

Sobre la molestia del Comité de Personas Interinas por la presencia del exministro de Educación, Leonardo Garnier; Alpízar aseguró que tanto él como Adolfo Rodríguez formaron parte de un grupo que analizó el tema salarial durante la administración del rector Henning Jensen, por lo que esperan conocer qué resultado tuvo ese trabajo previo.

Por su parte, el coordinador de la Comisión, Pedro Méndez, insistió en que el grupo no elaborará una propuesta definitiva del modelo salarial, sino que aportará insumos y definirá un mecanismo para recibir los aportes de toda la comunidad universitaria.

“Los primeros dos meses serán de diagnóstico y correr modelos, vamos a proponer varios escenarios para que sean las autoridades las que decidan, porque el régimen salarial está en reglamentos, hay cosas que no está en nuestras manos definir. Quiero aclarar que esto es una comisión de recomendación de varios escenarios”, insistió Méndez.

El matemático comentó que en la primera reunión se definieron algunos aspectos de organización del trabajo del grupo, y prevé que sesionarán al menos una vez por semana, según se vaya consiguiendo la información necesaria y se analicen los distintos escenarios de esquemas salariales.

Además tienen planeado la definición de qué mecanismo se usará para recibir las propuestas de la comunidad universitaria y la realización de un foro en el que se discutan estas propuestas para darle forma a ese modelo.

“Quiero enfatizar el hecho que la comunidad va a ser consultada, que la comisión tiene la mayor disposición de recibir insumos, los modelos serán expuestos, todo en su momento y que vamos a estar abiertos a cualquier sugerencia”, concluyó.

Ir al contenido