Universitarias

Personas graduadas de universidades sufren menos el desempleo

El OLAP-CONARE presenta los últimos resultados de la encuesta de seguimiento de personas graduadas de instituciones de educación superior costarricenses

Cuando se comparan los datos de la encuesta del Observatorio Laboral de Profesiones (OLAP) del Consejo Nacional de Rectores (CONARE) con los indicadores nacionales del Instituto Nacional de Estadística y Censos de Costa Rica (INEC), la población graduada de las universidades costarricenses siempre muestra números favorables. Desde el primer estudio realizado en el 2010, los porcentajes de desempleo o subempleo son menores al contexto nacional.

Aún profesiones como Derecho, con el índice de desempleo más alto dentro de la investigación (9,7%) está casi 2 puntos por debajo del indicador nacional (11,8%). Si se analizan todos aquellos profesionales con grado de licenciatura, la tasa de paro baja de 5,9% a 4,5%. Por tanto, continuar los estudios brinda una oportunidad extra en la búsqueda de trabajo y posiblemente sea una de las razones por las cuales dos de cada cinco graduados siguen estudiando luego de obtener su primer título, sobre todo en el área de Educación y Derecho.

Otro aspecto importante, es que el 65% de las personas graduadas de universidades estatales financiaron su formación académica con beca y ocho de cada diez alumnos provenían de un colegio público. De hecho, gran parte de estos estudiantes son los primeros de su familia en entrar a las aulas universitarias, es decir, sus padres no tienen estudios de educación superior, lo que en el futuro se traduce en mejores empleos y mayor remuneración para las nuevas generaciones.

Esto demuestra que “somos clave para el desarrollo del país, ya que mediante la formación y graduación de profesionales en áreas estratégicas, garantizamos la movilidad social y aportamos sustantivamente a la inclusión social y al mejoramiento de la calidad de vida de quienes habitan el territorio nacional”, afirma José Ángel Vargas Vargas, vicerrector de Docencia de la Universidad de Costa Rica.

De acuerdo con la investigación del OLAP-CONARE, el desempleo históricamente ha sido menor para aquellas personas con título de educación superior.

Todos estos resultados afloran de la última encuesta aplicada en el 2019 a 14.685 personas graduadas de grado de bachillerato o licenciatura entre el 2014 y el 2016 de 139 disciplinas de todas las universidades del país, que permite recabar información sobre aspectos académicos, el perfil sociodemográfico, la situación de trabajo e indicadores laborales.

Carreras peculiares

“Históricamente siempre han salido bien las carreras de Estadística, Microbiología, Derecho Penal y en los últimos dos estudios, Currículo y Administración de Seguros. Incluso, todos los estudiantes de estas últimas dos carreras al momento de graduarse ya tenían empleo. Son particulares, ya que la mayoría de las personas trabajan en una entidad de seguros o estudian la licenciatura en Currículo porque están en el Ministerio de Educación y esto les permite optar por otros puestos”, explica Karen Corrales Bolívar, investigadora del OLAP.

Si se revisan las carreras con los salarios más altos del mercado, estas cinco disciplinas también están presentes, con montos superiores a ₡1.377.586. Norman Rojas Campos, decano de la Facultad de Microbiología, comenta que sus graduados cursan “una carrera muy fuerte, pero al final la satisfacción es grande. Aman su profesión. Eso se traduce en las encuestas: no solamente es ocupación y buen salario, sino que la gente está trabajando en lo que le gusta”.

Entre el 2014 y el 2016 se han graduado 101.932 personas de universidades nacionales. La mayor parte de ellas están ejerciendo su profesión y satisfechas con su trabajo.

Otras disciplinas con indicadores laborales óptimos acorde con el informe 2019, son: Laboratorista Químico, Derechos Humanos, Evaluación Educativa, Ingeniería en Mantenimiento Industrial y Derecho Ambiental. Tres profesiones con indicadores ocupacionales desfavorables, donde el desempleo y el subempleo son superiores a los datos nacionales estimados por el INEC; o cuando el empleo con poca o ninguna relación es mayor al 10%; son Biología, Nutrición y Terapia Física. No obstante, las tres manifiestan un elemento en común: tienen grandes cantidades de graduados por lo que la presión por encontrar un trabajo es considerable.

La Escuela de Nutrición de la UCR es consciente de esta situación y ha propuesto una ruta clara para formar al alumnado y prepararlo para los retos del mercado laboral. Actualizaron su plan de estudios y lo implementaron durante el 2020.

La coordinadora del área de Docencia, Tatiana Martínez Jaikel y Patricia Sedó Masis, coordinadora del proyecto de “Reestructuración curricular”, mencionan entre las principales innovaciones “el fortalecimiento en el abordaje de temas de preocupación en la agenda nacional e internacional tales como seguridad alimentaria y nutricional en el ámbito local y global, alimentación sostenible, control de la calidad e inocuidad alimentaria bajo un enfoque integral y educación grupal terapéutica”.

Así mismo, se consideró el emprendimiento y la gestión como componentes transversales de toda la carrera y la inclusión de un taller de emprendimiento en el que deben desarrollar su propio proyecto. Por otra parte, gracias al contacto con el sector empleador han fortalecido habilidades blandas como gestión del conflicto, trabajo en equipo, liderazgo, empatía y manejo del estrés.

Personal docente de la Universidad de Costa Rica es el mejor calificado

Al consultar sobre aspectos de su carrera a los encuestados “la calidad del personal docente es el rubro mejor calificado y el único en el que la UCR sobrepasa a las demás universidades, aunque su valoración en otros aspectos también es buena”, señala la estadística Lorena Kikut Valverde, quien analizó los datos por separado.

Al respecto, el vicerrector Vargas, expresó que “nuestro personal docente está comprometido con la excelencia académica, por ello desde la Vicerrectoría de Docencia trabajamos para ofrecerle diferentes actividades de formación y capacitación, a fin de que su labor esté enmarcada en un enfoque pedagógico humanista y con apoyo de las mejores herramientas tecnológicas, siempre en estricto respeto a su libertad de cátedra”.

Otros rubros donde esta institución destaca se relacionan con el acceso al empleo. El 98% de quienes tienen una licenciatura consiguen un trabajo relacionado con la carrera contrapuesto con un 94,9% de otras instituciones académicas. Se agrega que la mayor parte de los indicadores de ocupación son mejores al contrastarlos con los resultados de otras universidades.

Ir al contenido