Marihuana bajo la lupa

El Dr. Jorge Manzanares Robles señaló algunas de las investigaciones farmacológicas que se realizan sobre los compuestos del cannabis para uso medicinal; sin embargo,

El Dr. Jorge Manzanares Robles señaló algunas de las investigaciones farmacológicas que se realizan sobre los compuestos del cannabis para uso medicinal; sin embargo, se pronunció en contra de su consumo con un objetivo recreativo. (Foto: Anel Kenjekeeva)

Los múltiples usos benéficos del cannabis o marihuana en la medicina están siendo probados por distintos especialistas alrededor del mundo quienes, además, han comprobado que el consumo recreativo tiene un efecto negativo sobre la salud de las personas.

El Dr. Jorge Manzanares Robles, decano de la Facultad de Farmacia de la Universidad Miguel Hernández de Elche, España, investigador con 20 años de experiencia en el estudio de los compuestos de la marihuana, presentó el martes 23 de septiembre la conferencia titulada “Cannabis: ¿Droga o medicamento?”, en el auditorio de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Manzanares dijo que la diferencia entre el uso del cannabis como una droga generadora de placer o como medicamento para tratar padecimientos radica en los efectos negativos que tiene sobre la persona que la consume con un fin recreativo.

El especialista explicó que existen más de 60 compuestos cannabinoides –por ejemplo, el Anandamida, Cannabinol y Cannabidiol–, y muchos son empleados en medicamentos que ya se venden al público, entre ellos Rimonabant (inhibidor del apetito), Sativex (alivio de espasmos musculares moderados o graves), Acomplia (tratamiento de pacientes obesos o con sobrepeso) y Betaserc (tratamiento del síndrome de Meniére, que se caracteriza por presentar vértigo, náuseas, vómito y pérdida de audición).

Según comentó Manzanares, algunas de las acciones farmacológicas de los cannabinoides y sus principales usos terapéuticos son: reducción de la presión intraocular para tratar glaucomas, antiasmáticos (producen broncodilatación), antieméticos para tratar el cáncer. Además, aumentan el apetito, con lo cual ayudan en los tratamientos del Sida y cáncer, inhiben el crecimiento tumoral, son neuroprotectores y se pueden usar para tratar migrañas, artritis, esclerosis múltiple, dolores postoperatorio agudos y dolores crónicos.

“La proposición de ley 215 del estado de California dice que se asegure que todos los californianos seriamente enfermos tengan el derecho de obtener y utilizar marihuana para propósitos médicos, en donde su uso se considere apropiado y haya sido recomendado por un médico que ha determinado que la salud de la persona podría beneficiarse del uso de la marihuana en el tratamiento de cáncer, anorexia, Sida, dolor crónico, glaucoma, artritis, migraña o cualquier otra enfermedad para la que la marihuana pueda producir alivio», afirmó el médico.

FUMAR HACE DAÑO

Sin embargo, es el uso recreativo no controlado del hachís el que acarrea alteraciones nocivas en los fumadores de marihuana; a pesar de que muchos argumenten que es una planta natural, Manzanares señaló que resulta importante que todas y todos conozcan las implicaciones negativas que tiene.

“¿Qué ocurre cuando uno consume cannabis desde el punto de vista neurofarmacológico?, lo primero que pasa es que hay un aumento de la actividad dopaminérgica, o sea, la vía del placer, que estimulamos con acciones naturales como comer, beber y tener relaciones sexuales, se activa con todas las drogas”.

La marihuana, dijo el especialista, disminuye la actividad en el sistema nigrioestriatal, lo que es responsable del aletargamiento y la disminución de la actividad motora.

“La intoxicación con cannabis produce euforia, analgesia, alteraciones de la percepción del tiempo e incluso alucinaciones, aumenta la sensación de apetito y la frecuencia cardiaca, crisis de ansiedad al dejar de consumir, alteraciones de la fertilidad, confusión, somnolencia y produce síndrome de abstinencia”, citó Manzanares.

El estudio del cannabis también aporta conocimiento sobre cuál es el mejor tratamiento que pueden recibir las personas que experimentan dependencia. Para el farmacéutico, el primer paso es conocer el historial médico y descifrar las alteraciones que pueda tener cada individuo, con el objetivo de definir un proceso de ayuda que sea eficaz.

“Todos aquellos aspectos que contribuyan a demostrar que los drogodependientes son enfermos y no son sinvergüenzas o parásitos de la sociedad nos ayudará a avanzar. Son personas enfermas que tienen un cerebro distinto y por eso tienden a consumir alguna sustancia, sobre todo cuando son expuestas a ellas”, acotó.

Otros Artículos

Marisa Victoria (izquierda) asegura que ¡Ya Basta! devolverá parte de las firmas, tras la denuncia de Vladimir Sagot (derecha) en nombre de la FEUCR.

“Allá en el Rincón de Cubillos, un barrio aledaño a barrio México durante los años 1930 al 1950, la pobreza con su miseria ahogaba

El incremento y la agudización de los conflictos socioambientales en nuestro país, es el reflejo de un sistema incapaz de canalizar los fines de

Las condiciones para el desarrollo no son un proceso técnico, sino más bien un proceso político; a veces, la política muestra su cara sucia,

La salud mental es la base de la convivencia y el bienestar de los individuos, las familias y  las comunidades. Gracias a ella, adquieren

El curso de nuestro mundo se refleja en la sensibilidad hacia la época que ha constituido. Emerge en nuestra desventurada conciencia la ruin percepción

La culpable de estas líneas es Cristina Fernández, presidenta argentina, quien abogó por un “nuevo capitalismo”. La cuestión entonces desembocó en preguntarme sí los

Aunque los resultados les respaldarían gastos por hasta ¢2.800 millones, el Frente Amplio solamente presentó ante el TSE el reclamo por ¢1.080 millones. (Foto: