Universitarias Nueva decana del SEP:

Los Estudios de Posgrado no son una oficina paralela a la UCR

Jiménez ocupará el cargo por un periodo de cuatro años hasta el 30 de agosto de 2025

Hace poco más de un mes, el Sistema de Estudios de Posgrado (SEP) de la Universidad de Costa Rica (UCR) seleccionó a su nueva decana tras la renuncia del Dr. Olman Quirós semanas atrás y el posterior interinato de Adrián Vergara, actual vicedecano.

Flor Jiménez, exdirectora de la Escuela de Orientación y Educación Especial, así como de la maestría de Gerontología, asumió el puesto el 31 de agosto cuando el Consejo Universitario (CU) la eligió con diez votos a favor y dos en contra.

Ahora, Jiménez tiene ante sí el reto del SEP, que busca reestructurarse y reintegrarse a la modalidad presencial en medio de la pandemia. Sin embargo, hay más: el SEP acarrea una serie de contratiempos que incluso alcanzaron hasta la Sala IV con el sonado caso de estudiantes de especialidades médicas, sin dejar de lado que la misma Jiménez es nueva en el sistema de posgrados. Con este trasfondo en mente, UNIVERSIDAD tuvo la oportunidad de entrevistar directamente a la nueva decana del SEP.

Me comentó que fue muy rápido, y aquí en el SEP ha habido ciertos tumultos, así que: ¿cómo fue ese proceso de elección tan repentino?

—Estaba de vacaciones cuando me empezaron a llamar diferentes personas para proponer mi nombre. Yo había sido reelegida en la Escuela de Orientación y Educación Especial, entonces de alguna forma esto me toma por sorpresa, pero también lo noto como una respuesta a lo que estábamos logrando.

Desde un primer momento visualicé que el SEP es un subsistema de la UCR, no una oficina paralela. Para lograr esta visión necesitamos cambiar alguna normativa para sentir el apoyo de otras instancias.

Tras unos días el Consejo Universitario (CU) me llamó a una entrevista donde tuve que plasmar mi visión sobre el SEP. Consideré oportuno revisar lo que tenemos y hacia dónde dirigirlo, con un proceso de reestructuración y un plan estratégico.

Desde un primer momento visualicé que el SEP es un subsistema de la UCR, no una oficina paralela. Para lograr esta visión necesitamos cambiar alguna normativa para sentir el apoyo de otras instancias.

¿Cómo es el proceso de reestructuración? Noté que hay una comisión dirigida a ello.

—Ante la solicitud del CU de reestructurar el sistema, lo que se optó fue una comisión con un representante de cada área. Esa comisión recién la terminamos de integrar y ya hicimos las conversaciones con los compañeros de Oplau (Oficina de Planificación Universitaria) para iniciar el trabajo conjunto.

Para el plan estratégico y la reestructuración tenemos insumos como planes Conare o propuestas de administraciones anteriores. Aquí lo importante es que los posgrados estén presentes durante todo el proceso.

¿Y cómo ha sido la respuesta?

—La primera reestructuración que estoy pensando es en unir personas según funciones y necesidades del sistema, y veo mucha anuencia de parte de los compañeros. También trabajar en la imagen del SEP y posicionarnos como un sistema que tiene mucho que ofrecer para las personas.

¿Cómo potenciar un sistema que tiene tantos años de experiencia? ¿Cómo unificar las partes y cambiar esa imagen?

—A partir de la experiencia, de las comisiones y de las personas. Cada miembro de la comisión de reestructuración ha sido elegido desde sus áreas, entonces esto nos va a permitir tener “fotografías” de las distintas áreas que debemos analizar para buscar opciones que nos permitan impactar a nivel nacional e internacional.

La nueva directora del SEP espera que la comisión de reestructuración comience a reunirse a mediados o finales de octubre. (Foto: Cortesía Flor Jiménez ).

Ya lleva poco más de un mes en el puesto, ¿cómo lo definiría?

—Yo creo que el tener experiencia me permite llegar al SEP con mayor claridad de lo que debe ser la gestión. Las reuniones con los compañeros me han permitido ser parte del grupo, conocer las funciones y comenzar a trabajar de forma colaborativa. Creo que nos hemos complementado muy bien por ese fin último que es el bien del sistema.

Me dijo que es normal que haya diferencias entre los posgrados de diferentes áreas, pero ¿cómo evitar que las brechas se vuelvan demasiado grandes? ¿Cómo mantener un balance?

—Hay posgrados de pago complementario y otros de pago regular, lo que permite que muchos estudiantes obtengan becas para estudiar. Unos posgrados apoyan a otros al dar parte de sus ganancias a la Universidad y entonces se logra equilibrar el sistema. El presupuesto definitivamente sí hay que revisarlo, pero para eso haremos la propuesta en su momento ante las autoridades.

En algunos casos se dice que la comunicación en el SEP ha sido inadecuada, ¿qué opina al respecto?

—La percepción que se daba del SEP era la falta de comunicación en cosas sencillas, como por ejemplo la admisión. Los posgrados conocían a la gente que había hecho las gestiones para ingresar hasta finalizados los procesos. Eso es algo que estamos reestructurando para que los posgrados puedan mejorar esa información.

La gente de comunicación está haciendo una propuesta con el propósito de que todo sea más fluido. Nosotros tenemos toda la información en el sistema, pero queremos que esta sea más ágil y agradable para las personas.

Otro tema que se ha dicho bastante es el rezago estudiantil, ¿cómo trabajan esa parte?

—Es una de las propuestas que se están analizando porque sí tenemos que poner el ojo en esto. Necesitamos el apoyo de la Vicerrectoría de Vida Estudiantil (ViVE) y se requiere ese acompañamiento desde la admisión hasta la graduación del estudiantado; que este último conozca normativa, beneficios e instancias que le pueden ayudar en el proceso y que la gente que apuesta por nuestra universidad tenga la formación adecuada para graduarse.

Con respecto a los problemas por hostigamiento sexual en el posgrado de especialidades médicas, ¿cómo se encuentra la disposición del SEP?

—Es oportuno una reflexión con respecto a las especialidades médicas. Lo primero es que nuestros estudiantes, al ser admitidos, empiezan a ser funcionarios de la CCSS y eso les da un rol de trabajadores y estudiantes. También es necesario analizar lo que ha pasado y se ha publicado, porque cualquier denuncia o solicitud del SEP se trabaja desde las diferentes gestiones de la Universidad.

En esta administración pensamos en la prevención. Las denuncias que llegan son mínimas y a veces se han tergiversado, y tampoco podemos generalizar a todos nuestros docentes. Con esto no estoy defendiendo a los docentes, pero sí creo que los procesos de comunicación son oportunos y en este momento recibimos invitados, estudiantes y profesores para conocer la realidad y tomar decisiones.

Son casos aislados, pero siempre se debe aspirar a que no haya ninguno. ¿Qué ideas tienen para manejar esa relación profesor estudiante que puede ser tan complicada?

—La idea es trabajar la prevención para no tener que llegar a cuestiones legales. Estamos trabajando en aplicar a los docentes en la normativa, evaluación y el uso del aula virtual. Creemos que si hacemos prevención por ahí vamos a mermar mucho este tipo de situaciones. Sin embargo, no es una realidad específica de alguna unidad; la cuestión está en la responsabilidad con la que cada instancia lo asume.

Otra forma de prevención es lo que vamos a solicitar a la ViVE: que capaciten a los estudiantes en normativa para que puedan estar informados sobre los procesos. En este momento, con todos los estudiantes que están ingresando, les adjuntamos el link con los reglamentos de hostigamiento sexual.

Lo sucedido claramente es un golpe para la imagen del SEP. ¿Cómo trabajar en esa parte del problema para que las personas no tengan una mala opinión?

—Vamos a contrarrestar parte de esto con una realidad muy común que es el reconocimiento de nuestros estudiantes en pasantías o los premios que han obtenido y no se divulgan. En una campaña junto con la ODI (Oficina de Divulgación e Información) vamos a rescatar esas cosas positivas, y no que un punto negro quite todos los logros que se están teniendo.

Una de las metas principales es que el SEP sea un ente articulado y articulador de la mano con las unidades académicas, vicerrectorías y oficinas administrativas. (Foro: Katya Alvarado)

Dejando de lado el tema, ¿cuál es su visión personal como nueva decana?

—Para mí la meta es integrar al SEP dentro de la universidad. Que se puedan realizar las gestiones con las diferentes instancias de la UCR y que estas consideren el apoyo que pueden dar a los estudiantes. Esperaría que dentro de un tiempo cambiemos normativa e imagen, y que podamos seguir adelante con un SEP fortalecido.

¿Algún punto que quisiera agregar antes de terminar?

—Yo creo que algo muy importante a rescatar es el personal del SEP. Tenemos que fortalecerlo; los posgrados y las funciones han crecido mucho. Para eso yo creo que las autoridades van a ofrecer el apoyo necesario para que tanto la reestructuración del sistema como a nivel interno se den de forma satisfactoria.

Y la comunicación en este momento con todas las instancias lo considero algo muy positivo. Hemos encontrado puertas abiertas y otras cerradas, pero creo que desde el SEP poco a poco vamos a ir abriendo todas las puertas.

Me llama la atención el punto. ¿A qué se refiere con puertas cerradas?

—Por normativa principalmente. Hay instancias que no pueden apoyar en algunas gestiones, pero sí estamos trabajando con el CU en cambiar alguna normativa en pro del posgrado. Yo veo mucha apertura de que esas puertas se puedan ir abriendo. No es por las personas, sino por reglamentos a nivel universitario.

De hecho, nuestro propio reglamento es muy reciente y debemos revisarlo. Yo creo que la reestructuración no es solo hacia una cuestión específica, sino algo permanente y necesario para llegar a buen puerto. Tenemos que estar en constante organización entre todas las partes para favorecer al estudiantado, profesorado y a los mismos administradores.

Yo creo que la reestructuración no es solo hacia una cuestión específica, sino algo permanente y necesario para llegar a buen puerto.

Ir al contenido