Interinos de la UCR advierten de vulnerabilidad ante impactos externos y exigen participación

Aproximadamente un 66,3% del personal docente de la UCR es interino, según la Vicerectoría de Docencia.

El Comité de Personas Interinas, que agrupa a docentes y funcionarios en régimen de interinazgo de la Universidad de Costa Rica (UCR), denunció en un pronunciamiento el “régimen de precarización”, al que están sometidos y explicaron que si no hay cambios a lo interno de la universidad, los impactos de origen externo -como recortes presupuestarios y recesión económica- recaerán sobre ellos.

En una circular dirigida a las y los funcionarios interinos, el actual rector interino Carlos Araya Leandro, declaró que están seguros de que es urgente “una revisión profunda del régimen docente, para lograr una dignificación laboral más integral que la lograda hasta el momento”; pero que sin embargo, “para una administración transitoria y de pocos meses es imposible atender la radicalidad de tal situación”.

“La Universidad de Costa Rica no es un ente homogéneo, sino que se compone de muy diversos sectores, entre los cuales hay fuertes desigualdades, en cuanto a salarios y condiciones laborales”, indica el pronunciamiento firmado por 381 personas.

“No queremos defender esa universidad excluyente y desigual, que sistemática e impunemente violenta nuestros derechos y dignidad, al mismo tiempo que perpetúa privilegios desproporcionados sobre un pequeño sector de la institución, lo cual inclusive le da fuerza y argumentos a los ‘enemigos’ externos de las universidades públicas, dice el documento.

Se calcula que un 66,3% del personal docente de la UCR son personas interinas y un 7,9% están en condición “mixta”, según el documento “Análisis del Interinazgo Docente en la Universidad de Costa Rica”, de la Vicerectoría de Docencia. Condición mixta es, por ejemplo, cuando tienen un cuarto de plaza en propiedad y tres cuartos en interinazgo.

Las personas firmantes denuncian que siguen siendo excluidas de la mayoría de los procesos donde se toman decisiones que les afectan directamente; por ejemplo, de las asambleas de escuela y de las elecciones universitarias.

“Exigimos se establezcan mecanismos que aseguren nuestra participación, como mayoría del sector universitario que somos, pues esta es la única forma de caminar hacia una democratización real de los espacios de toma de decisiones”, apuntan.

Régimen laboral precarizado

Alexia Ugalde Quesada es historiadora, trabaja como docente en la Sede Rodrigo Facio y en la Sede de Occidente, y forma parte del Comité de Personas Interinas. Se refirió al “régimen laboral precarizado e inestable” para las personas interinas.

«Lo que sucede es que, cuando termina el primer semestre, ese mes de julio por ejemplo, las personas interinas no estamos contratadas por todo el mes; aún no ha terminado julio y ya termina nuestro contrato. Luego, tenemos que esperar a ver si nos nombran para el segundo semestre; pero ese pago de agosto tampoco es completo, porque el semestre no inicia con el inicio del mes de agosto. Lo mismo ocurre en diciembre, nuestro nombramiento termina las dos primeras semanas de diciembre, y las últimas dos de diciembre no tenemos contrato. Durante enero y febrero tampoco tenemos contrato y después estamos a la espera de que nos digan si hay cursos disponibles para nombrarnos en marzo. Y por lo general, el salario de marzo lo pagan atrasado», explica Ugalde a UNIVERSIDAD.

«Hay muchos casos de personas que tienen que planear sus cursos sin recibir ninguna remuneración durante enero y febrero, y por lo general el salario de marzo llega hasta abril», añade Ugalde.

“Si no se realizan modificaciones a lo interno de la universidad, en dirección a mayor equidad y justicia, los impactos de origen externo (recortes a presupuesto, ataques a autonomía, etc.) recaerán, sin lugar a dudas, sobre el sector más vulnerable: las personas interinas”, detalla el pronunciamiento.

Reacción desde la rectoría

En una circular dirigida a las y los funcionarios interinos, el actual rector interino Carlos Araya Leandro, declaró que él y quienes lo acompañan como colaboradores más próximos, están seguros de que es urgente “una revisión profunda del régimen docente, para lograr una dignificación laboral más integral que la lograda hasta el momento”; pero que sin embargo, “para una administración transitoria y de pocos meses es imposible atender la radicalidad de tal situación”.

También comunicó que «esta Rectoría ha tomado todas las previsiones del caso para garantizar los derechos laborales que les corresponde a cada una y a cada uno de ustedes, incluyendo desde luego y según es posible definir para el próximo año, en el cual se deberá garantizar los nombramientos en correspondencia al número de semanas que la estabilidad impropia tutela”.

Un persona trabajadora interina es definida como aquella que sustituye temporalmente a un titular (trabajador en propiedad) cuando este último no puede desempeñar el cargo por una situación particular, y esta función se da únicamente dentro del sector público.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments