9 de cada 10 casas utilizan pozos artesanales para consumo humano

Iniciativa estudiantil motiva la construcción de acueducto en Cureña-Sarapiquí

Cuatro comunidades esperan poder consumir agua sin miedo a enfermarse, pues el agua que utilizan está contaminada con materia fecal y orgánica.

Desde hace varios años, distintos proyectos estudiantiles de la carrera de Planificación Social y Económica de la Universidad Nacional (UNA) y del Instituto Tecnológico (TEC) han venido trabajando en el distrito de Cureña de Sarapiquí,  para la construcción del primer acueducto de cuatro comunidades.

Leticia Rivera vecina de Cureña, tiene un pozo del que se abastecen varias familias.

Cureña es un distrito en donde 9 de cada 10 viviendas toman agua para consumo humano por medio de pozos artesanales, río o lluvia, sin tener un adecuado tratamiento para que sea potable, según un estudio que realizó el TEC.

Para las comunidades, el no tener agua potable significa una preocupación constante para la salud de sus familias y dificultad para las actividades diarias.

Durante el verano, muchas veces sus pozos se secan, lo cual hace que el nivel de agua disminuya y los pozos no se llenan. Al contrario, cuando hay inundaciones el agua se ensucia y no se puede utilizar.

Según datos que reveló el estudio del TEC, el recurso hídrico está contaminado con materia fecal y orgánica en un 70%, lo que representa un grave peligro de salud.

Manos a la obra

El proyecto es desarrollado por estudiantes de la Carrera de Planificación Económica y Social, junto con alumnos de la carrera de Ingeniería Ambiental e Ingeniería Agrícola del TEC, liderados por varios profesores de las dos instituciones.

Ambos empezaron a trabajar con Cureña tras haber sido posicionado  como el penúltimo distrito a nivel nacional en el Índice de Desarrollo Social, según el Ministerio Planificación Nacional y Política Económica.

Después de haber realizado varios estudios y visitas a la zona, los estudiantes de la Universidad Nacional empezaron un proceso de acompañamiento para que la comunidad iniciara con los debidos trámites de documentación para financiar el proyecto.

“Uno de los primeros pasos luego de la investigación que se ha venido haciendo   era la conformación de una Asada; entonces a inicios de este año ayudamos a que se hiciera un comité Pro-Asada con integrantes de las cuatro comunidades”,  comentó José Rodrigo Conejo, estudiante de la Universidad Nacional.

Una vez hechos los estudios, estudiantes  del TEC propusieron cuatro diseños de acueductos para cada una de las comunidades: Tambor, Los Ángeles, Colpachí y La Unión.

Conejo explico que una vez conformada la Asada pueden iniciar con la presentación de los documentos al Instituto de Desarrollo Rural(Inder), quienes manejan presupuesto para llevar a cabo este tipo de proyectos en comunidades rurales.

Realidad ajena

Según datos del Censo del 2000, Cureña era el segundo distrito con mayor porcentaje de carencias críticas a nivel nacional, solo superado por el distrito de Chánguena en Buenos Aires, con casi la totalidad de su población con carencias críticas.

Sin embargo para el año 2011, Cureña se mantuvo entre los primeros diez distritos con mayor porcentaje de carencias (posición quinta), según datos de un informe en 2014.

Pero el tema del agua es tan solo una de sus problemáticas, ya que hay otros temas como la salud, la educación y los servicios básicos en los que también presentan dificultades.

Manuel Arroliga, vecino de la comunidad, declaró que algunas veces tiene casos de  vómitos o virus entre la comunidad pero que no les prestan mucha atención debido a que el centro de salud ofrece sus servicios cada quince días.

La escolaridad promedio de los habitantes de Cureña, es de 4,5 años, contrastada con un promedio nacional de 8,7 años y se dan bajos porcentajes de asistencia al sistema educativo según datos de la investigación realizada por estudiantes de la carrera de Planificación Económica y Social.

Una vez que terminen de llenar los papeles y formularios para la debida inscripción, entregarán los documentos en el mes de mayo al Inder para que puedan ser aprobados y recibir el presupuesto en el 2018.

El tiempo que ha tomado el proceso ha hecho que muchos de los habitantes de las comunidades se mantengan incrédulos con la obra; sin embargo, el anhelo de la mayoría de vecinos es  tener una mejor calidad de vida.

“Nosotros tenemos pozos, pero siempre hemos querido tener agua potable porque es algo que es bienestar para la familia; ya tenemos 33 años de vivir aquí y hasta ahora es que hemos avanzado más con eso”, dijo Hellen ArtavHellen Arabad  dades pulicas ificacion Economica y Social. icos son ion Economica y Ss a la conformacion de una Asada, la cuaia,  secretaria del Comité Pro-Asada de Cureña.

Por su parte, los estudiantes de la Universidad Nacional hacen énfasis en la  iniciativa  que tienen las universidades públicas por promover un compromiso  con la reducción de la desigualdad mediante proyectos sociales.

“Estoy orgulloso de participar en una experiencia que, con participación activa de estudiantes, lleva a la realidad el compromiso de la Universidad por trabajar de la mano con los sectores de mayor vulnerabilidad”, concluyó el estudiante Greivin Azofeifa.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments

Otros Artículos

En respuestas remitidas al Estado de la Justicia, se hizo ver la improcedencia de la comparación entre abogados públicos y privados

En cadena de televisión del anterior martes 7 de marzo, Óscar Arias “sorpresivamente” aparece apoyando la candidatura de Álvarez Desanti.

Por motivo de todas las discusiones que han surgido recientemente en torno a la mujer (las mujeres), las luchas por la igualdad