Universitarias Rector electo UCR 2021-2024

Gustavo Gutiérrez: “Solo con la unión de la comunidad universitaria podemos salir adelante”

El próximo Rector de la Universidad de Costa Rica (UCR) tomará las riendas de la institución en una de las crisis políticas y financieras más importantes de su historia, pero a pesar de eso se declara optimista de los resultados que su equipo alcanzará.

El próximo rector de la Universidad de Costa Rica (UCR), Gustavo Gutiérrez, se declaró optimista con respecto al futuro de la institución, a pesar de que el último año enfrentó una de las crisis económicas y políticas más importantes de su historia, muy agravada por los efectos del COVID-19 en todo el país.

Gutiérrez dice tener su confianza en el equipo de trabajo que conformó, hace dos años, y que inicialmente solo se reunía cada mes para discutir sobre el futuro de la universidad y los aportes que hacía al país. Su casa era el centro de reunión y luego se convirtió en el de campaña.

“No nos parecía, no había rendición de cuentas, no había transparencia, se solicitaba información pero no se brindaba. No sabíamos cuáles eran los criterios de prioridad para la infraestructura, para la distribución del talento y los recursos humanos”, dijo sobre el sentimiento que unía a las personas que participaron.

Entre los eventos que le causaron indignación, y que lo llevaron a pronunciarse públicamente, estaba el nombramiento de la hija del anterior rector, Henning Jensen, en una plaza del Centro Infantil Laboratorio (CIL) en el 2013.

También la conformación del proyecto Centro de Investigación de Cáncer DCLab, del que dijo que ni él ni sus colegas que estudian el cáncer fueron avisados.

“Ese es un claro ejemplo de lo que no tiene que suceder en la Universidad de Costa Rica. No responde a un proyecto, no responde a una Unidad Académica, no responde a un grupo de investigación sólido”, dijo al respecto.

 “Es una obligación de la Universidad aportar en las comunidades con condición de vulnerabilidad”

Durante el tiempo que se reunió el grupo que conformó Gutierrez salieron tres candidaturas. La primera fue la de Jose Ángel Vargas, que no mostró interés en hacer dirigir el movimiento en el que tenía interés el colectivo.

“De hecho, él personalmente me visitó y me dijo, con él siempre he tenido muy buena relación, muy bien estima”, apuntó Gutiérrez.

Ralph García, candidato en la primera ronda y director de la Escuela de Física, también formó parte del grupo convocado por Gutiérrez, pero formó “casa aparte” y tomaron diferentes caminos. Vargas, García y Gutiérrez firmaron una alianza el pasado miércoles 25 de noviembre de cara a la segunda ronda.

Sin embargo, este biólogo doctorado en genética no era el candidato del colectivo originalmente pero la primera propuesta tuvo complicaciones de salud por lo que se separó de la campaña.

“Eso fue un sábado y a mí no se me olvida nunca ese día porque a mí se me vino el mundo encima porque yo sabía que iba a pasar. Yo no tenía cabeza, yo no venía pensando en eso. Yo me veía en una Vicerrectoría, para serle franco y me hubiera gustado la de Investigación, pero no me imaginé que llegaría a ser Rector”, contó.

El ahora Rector electo dijo que lo que lo hacía dudar era su familia y el reto que implicaba dirigir a la institución en la crisis que estaba sufriendo el país.

“Empecé a recibir mucho apoyo y respaldo, eso me ayudó. Este logro es gracias al equipo y no por el candidato. El aporte que hice fue seleccionar a las personas que yo quería que me acompañaran, en eso no me equivoqué y el resultado lo demuestra”, afirmó.

Gutiérrez conversó con UNIVERSIDAD sobre su relación con las otras personas candidatas, la conformación de su equipo y la institución que aspira impulsar.

¿Cuándo anunciaría al equipo de trabajo que lo acompañaría en la Rectoría?

—La gente no me lo cree pero hasta ayer (30 de noviembre) nosotros conversamos para hablar de puestos. La meta era ganar la elección con una propuesta clara y después de eso armamos el rompecabezas. Nada fácil, salen muchos amigos y todo el mundo es bueno.

Estamos recibiendo currículos. Es difícil, ayer tuvimos una sesión de cinco horas, hoy de nuevo y seguimos toda la semana. Es de mucho cuidado porque queremos escoger a las personas idóneas para los puestos, sin clientelismo, sin amiguismos y sin compromisos políticos.

Por la cercanía que tiene con los candidatos Jose Ángel y Ralph, y el acuerdo que firmaron antes de la votación de la segunda ronda, ¿es posible que ellos formen parte del equipo?

—A partir de que Ralph hizo casa aparte seguimos por caminos diferentes y con José Ángel, como te comenté, tengo muy buena relación. Formamos una alianza antes de la segunda ronda y nos pusimos de acuerdo en algunos puntos. Yo no descarto que ni uno, ni el otro tengan algún tipo de participación en nuestro equipo de trabajo, eso lo seguiremos analizando, pero es altamente probable.

Ellos son compañeros muy competentes y me encantaría que ellos o sus personas allegadas aporten a la Universidad desde nuestro equipo de trabajo. En este momento estamos levantando las ternas para los puestos y es un proceso lento porque es participativo y no se impone criterio, yo creo en la capacidad del diálogo del ser humano.

Yo le aseguro que ninguna persona participó a cambio de algo, tampoco les ofrecí puestos, eso no se dio nunca. Eso nos permite hacer un trabajo tranquilo porque no se dieron esos compromisos y así podemos seleccionar a la gente idónea en cada uno de los puestos que tenemos que elegir. Son muchos, por cierto, son como 27 personas.

Una propuesta de cambio como la que hicieron en campaña puede recibir resistencia y desconfianza. Todavía en la segunda ronda un alto porcentaje apoyaba a don Orlando Arrieta, ¿usted ha conversado con él o se ha planteado incorporarlo en sus planes de trabajo?

—Después de la primera ronda yo hablé con Ralph, Jose Ángel y doña Lizbeth, en ese orden. Muy cordiales todas las conversaciones, con los primeros dos formé la alianza. Con Orlando hablé el día que el Tribunal Electoral Estudiantil (TEU) nos convocó para dar a conocer los resultados y él llegó a saludarme y yo le dije: “Orlando se acabaron las elecciones y ahora pensemos en la Universidad de Costa Rica, yo te voy a visitar”.

Estos días ando como loco, justamente me citó el Rector para empezar la transición pero yo lo voy a buscar y le voy a decir que es bienvenido a nuestro proyecto. El equipo de Orlando tiene ideas muy buenas que nosotros no contemplamos. La idea es extraer lo mejor de los cinco planes de gobierno y aplicarlo por el bien de la institución.

Estoy totalmente convencido de que solamente con la unión de la comunidad universitaria podemos salir adelante. Nosotros no podemos seguir fomentando divisiones y polarización que vimos en la campaña anterior. Fue horroroso, no tenía que darse y no lo necesitaba la Universidad de Costa Rica.

La gran responsabilidad de nosotros es lograr la unión de la comunidad universitaria y eso se logra con la participación de las cinco propuestas. Ojalá encuentre buena disposición, Orlando me lo aseguró cuando nos cruzamos.

“La diferencia presupuestaria entre la acción social, la docencia y la investigación es abismal en la UCR y es inconsecuente con el discurso de que las tres son igual de importantes” 

¿Cómo integraría estas otras ideas de los otros candidatos sin que la propuesta que ofrecieron a la comunidad universitaria pierda su esencia? ¿Qué pilares del proyecto son inamovibles para usted y su equipo de trabajo?

—Nosotros tenemos ocho ejes en el plan de gobierno que están muy bien pensados, fue un proceso de construcción de meses. Ese proceso inició cuando yo acepté la candidatura. El día que dije que sí, me senté frente a mi computadora, me senté e hice una especie de FODA (análisis de Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) con respecto a mi persona y al proceso y definí que me gustaría a mí que se incluyera en el plan de gobierno.

Ese texto lo compartí con diversas personas de la comunidad, en particular gente de mayor edad con experiencia en este tipo de puestos. Me reuní, por ejemplo, con don Gabriel Macaya (Rector de la UCR de 1996 al 2004), con Ramiro Barrantes (Vicerrector de Investigación en el 2011), Julio Mata (Catedrático Humboldt de la UCR)… finalmente hice un esquema de trabajo y lo presenté al grupo.

Ahí fue donde propuse el vínculo de la Universidad con la sociedad. Tenemos que dedicarnos a atender parte de la agenda nacional, sobretodo, yo soy una persona muy sensible al tema de la discriminación, al tema de la pobreza y me cuesta mucho justificar que haya gente durmiendo en las calles o que no tiene que comer. Es una obligación de la Universidad aportar en las comunidades con condición de vulnerabilidad.

Imagínese cómo sería para la institución atender una comunidad como Cieneguita en Limón donde tenemos problemas sanitarios, sociales, ambientales y económicos. Tenemos la Sede del Caribe a escasos kilómetros de ahí. Un abordaje inter y multidisciplinario desde la Sede, eso es lo que vemos ahí, con acompañamiento de distintas instancias universitarias. Ese es el tipo de proyectos a los que queremos apuntar.

Otro tema importante es la sostenibilidad ambiental de la institución. Para mí es inaudito que  todas las nuevas construcciones de la Universidad no contemplen el concepto de cosecha de agua incorporada, agua de lluvia, y que tengamos que usar agua potable para los servicios sanitarios y que las comunidades vecinas de la Universidad no tengan agua potable. Ese es un eje muy fuerte para nosotros, hay personas que votaron por eso.

La masa de construcción se extendió a tal nivel que todo lo verde quedó reducido ¿Hay posibilidades de mejora? Por supuesto, pero hay que incorporar a la Escuela de Arquitectura para que realice un plan de ordenamiento territorial de la Universidad de Costa Rica y de ahora en adelante cuando yo hablo de Universidad me refiero a territorio nacional, no a Montes de Oca (donde se ubica la Sede Rodrigo Facio).

Gustavo Gutérrez inició su carrera profesional en la Universidad de Costa Rica como biólogo y es doctor en genética por la Universidad de Arizona.

Por supuesto, que otro es el estudiantado, el centro de interés de la Universidad con participación en la institución. Tanto que nosotros dijimos vamos a generar un perfil para la persona que ocupe la Vicerrectoría de Vida Estudiantil, lo construimos juntos y la elección será consensuada con el estudiantado.

Todos los órganos colegiados de los que yo he hablado para tomar decisiones de infraestructura, interinato, estructura salarial… en todas estas instancias vamos a tener representación estudiantil. De igual forma nos acompañarán en la negociación del FEES, que esperamos negociar sea quinquenal.

En la investigación visualizamos proyectos innovadores de impacto social. Ahorita yo estoy haciendo un estudio de cáncer de mama para determinar la mutaciones más frecuentes en las mujeres de Costa Rica para transferir gratuitamente esa información a la Caja y que solo tengan que estudiar esas mutaciones y no tengan que estudiar todo lo que yo he hecho en cuatro o cinco años, que es carísimo, son alrededor de 500 mil dólares y la CCSS solo va a hacer pruebas en algunas personas con antecedentes de cáncer de mama.

Autoevaluación, acreditación, revisión de planes… y finalmente inclusión. Tendremos cero tolerancia para cualquier tipo de violencia de género y ahí vamos a ser muy estrictos porque me acompaña un equipo de mujeres que me quito el sombrero. Personas coherentes con muy buena trayectoria, ellas se encargaron de la construcción del eje y son las que me han capacitado e instruido.

Mencionó su sensibilidad a las inequidades y también durante campaña reiteró en varias ocasiones el fortalecimiento del Sistema de Becas en su plan de trabajo. Las medidas tomadas por el rector interino, Carlos Araya, tuvieron resultados positivos en el segundo semestre ¿Le dará continuidad? ¿Sumará otras medidas? ¿Consideraría hacer ajustes en el pago de matrícula?

—Yo aplaudo muchas decisiones que tomó la administración de transición de don Carlos Araya. Usted mencionó una de esas decisiones ejemplares: el fortalecimiento de becas. La situación socioeconómica de los estudiantes cambió de la noche a la mañana, a mí me llamaron estudiantes angustiados que me decían que su papá y mamá los habían despedido al mismo tiempo y que se retiraban de los estudios.

El sistema mejoró, si una persona no tiene beca y su situación cambió inmediatamente se le otorgaba una. Nosotros estamos hablando en términos generales en reforzar dos cosas, de los fondos restringidos o limitados hay que fortalecer aún más el sistema de becas, mantener todo lo bueno que se ha realizado, y la acción social.

Cuando conozcamos mañana (2 de diciembre) la situación presupuestaria real de la Universidad, lo que vamos a heredar el primero de enero, nosotros vamos a tener que tomar decisiones de qué se puede cerrar para esos dos rubros: becas y acción social.

Si vos haces un análisis de presupuesto por gasto del 2019, para tener un año entero porque el 2020 aún no termina, la barra más grande es docencia, luego investigación, la que sigue es un presupuesto de dirección que es a lo que yo llamo de uso discrecional de la Rectoría y ahí sigue y sigue y sigue hasta que llega a Acción Social. La diferencia presupuestaria entre la acción social, la docencia y la investigación es abismal en la UCR y es inconsecuente con el discurso de que las tres son igual de importantes.

Nosotros creemos que tenemos que analizar de dónde y cómo, qué partidas vamos a cerrar… pueden ser viajes al exterior, combustibles, compra de autos, pero hay que hacerlo grande porque tenemos en nuestro discurso, que ese vínculo con la sociedad se va a fortalecer.

El programa ConCiencia fue conducido por Gustavo Gutiérrez durante ocho años hasta su cancelación y en él se rendía cuentas sobre los proyectos de investigación de la UCR.

Usted y otras candidaturas apuntaron a la comunicación estratégica de los logros de la UCR para apelar al poder ejecutivo y legislativo. En el pasado la comunicación no ha garantizado la simpatía de los legisladores o del Presidente y los procesos de sensibilización son a mediano y largo plazo. ¿Qué otras medidas afirmativas tiene planeadas para defender el presupuesto de la Universidad?

—Nosotros, porque siempre hablamos de todo el equipo, consideramos que muchas personas de Zapote y muchas de Cuesta de Moras nunca han puesto un pie en la Universidad de Costa Rica, pero sí la critican.

Eso fue lo que me llevó a pensar que han fallado los esfuerzos de comunicación de lo mucho bien que hace la Universidad. Estamos pensando en un acercamiento con estos poderes. Ayer otro medio de comunicación me preguntó si yo conocía a los ministros y al Presidente y en mi vida los he visto ni tengo relación con ellos. Pero para este proceso vamos a sacar citas con ellos y con las personas diputadas para que visiten las sedes, recintos, centros de investigación y Unidades Académicas. Una vez que ellos se expongan a esta realidad yo estoy totalmente seguro de que esa imprecisión de que nosotros no generamos valor público se va a disipar.

Es muy difícil que una persona ajena a la temática de genética molecular entienda los aportes que hacemos al país en un proyecto como el de cáncer de mama pero en conjunto con los comunicadores podemos hacerlo. Ese era mi objetivo con ConCiencia (programa de Canal UCR que Gutiérrez condujo por ocho años) porque la gente no sabía nada de los proyectos que se hacían en la UCR, con decirle que yo de biología no sabía lo que estaba haciendo química, que era un edificio vecino.

En ese espacio me di cuenta de todo esto, era un programa de rendición de cuentas. En determinado momento la ODI (Oficina de Divulgación e Información de la UCR) se convirtió en una oficina para divulgar lo que hacía el Rector y no la Universidad, desde aquel entonces ha mejorado.

Yo sí creo que ahí tenemos que trabajar fuertemente para que no sea un mensaje automático sino un mensaje asimilado por los poderes y por la sociedad costarricense.

Ahí meto a Conare (Consejo Nacional de Rectores), yo espero tener muy buena relación con los colegas, lamentablemente no hay mujeres en esa representación. Conare tiene que jugar un papel protagónico, porque no es solo la UCR sino todas las universidades por el país.

Estoy pensando en una coordinación interuniversitaria, ya no hay que construir más recintos sino maximizar lo que existe. Por ejemplo, el TEC en Santa Clara tiene aulas libres entonces coordinamos e impartimos cursos desde la UCR. Nosotros tenemos subutilizado el Recinto, bueno, abramos espacio para que universidades hermanas puedan impartir cursos y hasta carreras. El proceso de virtualización en el que estamos actualmente favorece a esta propuesta.

Ir al contenido