Feucr intenta revocar decisión del Consejo Universitario sobre Henning Jensen

El CU había determinado que Jensen no incurrió en causa grave por aprobar elpresupuesto para una plaza en la que se nombró a su hija

La Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (Feucr) pretende revocar la decisión del Consejo Universitario (CU) al descartar como “falta grave” la acción del rector Henning Jensen, quien aprobó el presupuesto para una plaza del Centro Infantil Laboratorio (CIL) asignada a su hija.

Verónica Chinchilla, representante estudiantil en el CU, y José Pablo Sánchez, secretario general de la Feucr, presentaron ante el Consejo el recurso de revocatoria que indica que el CU carece de competencia para calificar la gravedad de la causa atribuida al rector y que la Asamblea Plebiscitaria es la que debe analizar el caso.

“La representación estudiantil no claudicará en la defensa de la probidad y la transparencia en nuestra institución. Seguiremos señalando con claridad y vehemencia las actitudes que atenten contra nuestra Universidad”, señaló la Feucr en su página de Facebook.

En el acuerdo ratificado el pasado 19 de diciembre, el CU, órgano legislativo de la Universidad, estimó que “la revocatoria de mandato del señor rector resultaría desproporcionada e improcedente si se considera que sus actuaciones se realizaron dentro del marco jurídico predispuesto en los procedimientos de aprobación presupuestaria”.

La resolución se fundamentó en un informe de la Comisión Especial nombrada para analizar el informe de la Contraloría Universitaria de julio del 2016, integrada por Marlen Vargas, José Francisco Aguilar y Warner Cascante. De ellos solo este último continúa en el Consejo. Dicha Comisión concluyó que Jensen actuó “como un eslabón dentro de toda una cadena procedimental donde intervienen varias dependencias universitarias”.

“Distinto sería que entre el jerarca y su pariente la relación fuera directa, donde no existiera entre ellos la intervención de ninguna instancia de control y que la iniciativa del trámite se hubiera originado en este caso en el señor rector, situación que en el caso concreto no sucedió”, agregó la Comisión en su dictamen.

El acuerdo de no atribuirle causa grave a las actuaciones de Jensen fue votado a favor por Marlen Vargas, Carlos Méndez, José Francisco Aguilar, Warner Cascante, Yamileth Angulo y el director Rodrigo Carboni. En contra votaron Iris Navarro y Marco Calvo y se ausentaron Teresita Cordero, Henning Jensen, Jorge Murillo y Verónica Chinchilla.

José Pablo Sánchez aseguró que “el Consejo Universitario, la Comisión Especial y las personas que votaron a favor de este acuerdo se arrogaron funciones que no les corresponden según nuestra normativa universitaria”.

Según el recurso de revocatoria, la decisión del Consejo desobedece al Estatuto Orgánico de la Universidad, que otorga la potestad exclusiva de calificar la gravedad de estas causas a la Asamblea Plebiscitaria, único órgano capaz de revocar por causas graves al rector o a miembros del CU.

La Asamblea Plebiscitaria puede ser convocada por el CU y está compuesta por los miembros del mismo Consejo, el rector, los vicerrectores, miembros titulares del Tribunal Universitario, decanos y directores de unidades académicas, profesores incluidos en Régimen Académico con no menos que un cuarto de tiempo en propiedad, los profesores eméritos, jefes de oficinas administrativas, representación estudiantil, representantes de colegios profesionales universitarios y exrectores.

De la misma forma, el recurso plantea que los miembros del Consejo que apoyaron el dictamen incurrieron en faltas contra la Constitución Política, la ley General de la Administración Pública y que incluso se exponen a entre dos y seis años de cárcel por el delito de prevaricato.

Rodrigo Carboni, director del Consejo, explicó que el recurso será enviado a la Oficina Jurídica de la UCR para su análisis legal, posteriormente se colocará en agenda del plenario del CU donde ocupará mayoría simple para su aprobación (al menos siete de los 12 miembros).

En la Feucr confían en que el ingreso de Miguel Casafont, Guillermo Santana, Madeline Howard y Patricia Quesada al CU tras las últimas elecciones les favorezca en la votación del recurso.

“Esperamos que la nueva representación docente ante el Consejo Universitario marque la diferencia con respecto al triste papel desempeñado por los miembros salientes, quienes sostuvieron posiciones que han contribuido a institucionalizar la impunidad en virtud de las cuestionables acciones de un rector desprestigiado”, publicó la Federación.

En caso de que el Consejo no acoja el recurso, los estudiantes solicitaron que este sea elevado como apelación a la Asamblea Colegiada Representativa. La conformación de este órgano incluye al rector, miembros del CU, vicerrectores, miembros del Tribunal Electoral Universitario, decanos, directores de unidades académicas, jefes de oficinas administrativas, exrectores, representación docente, estudiantil y de colegios profesionales universitarios.

Esta asamblea posee la misma jerarquía de la Asamblea Plebiscitaria, pero con diferentes funciones. Se reúne cinco veces por año para acordar lineamientos generales de las políticas universitarias, conocer en apelación resoluciones del CU, entre otras funciones. Puede ser convocada de forma extraordinaria por el rector, a solicitud del Consejo Universitario o por al menos 30 de sus miembros.

Además de este proceso, en el Ministerio Público se tramita una denuncia contra Jensen en la Fiscalía de Probidad, Transparencia y Anticorrupción, bajo el expediente 16-013340-042PE.

0 comments