Universitarias

Federaciones de las universidades públicas encaran el año con temas polémicos por resolver como movimiento estudiantil

Las federaciones de estudiantes de la Universidad de Costa Rica, Universidad Técnica Nacional y Universidad Nacional a Distancia (FEUCR, FEUTN y FEUNED, respectivamente) cambiaron a sus representantes en los meses recientes. Estos nuevos gabinetes asumen su cargo con la estela de movilizaciones, acuerdos y fisuras presentes en el movimiento estudiantil durante los últimos años.

En los últimos años, el movimiento estudiantil ha enfrentado desde la extenuante negociación del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) del 2023, movilizaciones por la defensa de la autonomía universitarias y otros temas país, hasta desencuentros en la Confederación Estudiantil Universitaria de Costa Rica (CONFECR), reavivada en 2022.

Todo estos hitos son parte de las luces y sombras que ahora se tornan como fantasmas rondando en el porvenir de las relaciones entre las federaciones de estudiantes de las cinco universidades públicas.

“Si bien existen diferencias claras entre las cinco federaciones, hay puntos en común que deberíamos trabajar y hay ejemplos de que cuando dejamos las diferencias llegamos a acuerdos importantes en beneficio de la comunidad universitaria; pero que se ven limitados por la falta de compromiso e interés de articular y asumir posturas propositivas por parte de algunas federaciones”, Marco Zúñiga, presidente de la FEUNA.

Según comentó Marco Zúñiga, presidente de la FEUNA desde 2021, la interacción entre las representaciones estudiantiles ha sido muy puntual y “responde estrictamente a las negociaciones del FEES”, lo cual dificulta la organización del movimiento estudiantil.

Justamente, la FEUNA impulsó la reactivación de la CONFECR en 2022, pero este órgano, que buscaba unificar a las representaciones estudiantiles, no logró tomar acuerdos debido a disputas internas.

A finales de ese año, la actual presidenta de la FEITEC, Abigail Quesada, fue separada de su cargo debido a denuncias, por supuesta malversación de fondos públicos, a las que el Tribunal de Honor del TEC dejó de dar seguimiento por la ausencia de “un documento formal de denuncia contra las partes”.

Esto generó una discusión sobre la posible incorporación de Quesada a la CONFE y crispó el ambiente entre la FEUNA y la FEUCR, que abogaron por la separación de la estudiante, y la FEUTN la cual, según comenta Zúñiga, “estaba más del lado de la FEITEC”.

Lo anterior es confirmado por la presidenta de la FEITEC, quien afirmó que con las representaciones de la UNED y UTN tuvo un contacto más cercano “traducido en muchísimas luchas conjuntas, así como las ha tenido la FEUCR con la FEUNA”.

“La relación entre la FEITEC, la FEUNED y la representación estudiantil de la UTN ha sido y sigue siendo excelente y muy cordial y, más que todo, coordinada. Esto ha sido algo que se ha mantenido a lo largo de las diversas gestiones”, comentó la líder estudiantil.

Además de las denuncias que azotan a la FEITEC, la líder de este órgano asegura que existen discrepancias en la perspectiva que las representación estudiantiles tienen sobre diversos temas de índole social y político.

“Se intenta desacreditar la representación de otros por el simple hecho de no estar de acuerdo con la forma de pensar. Esto, lastimosamente, nos pasó varias veces: se nos excluía de espacios e información por esta razón y ahí era donde se fortalecía la unión de la FEITEC, la FEUNED y la representación estudiantil de la UTN”, aseguró Quesada.

Por su parte, el presidente de la FEUNA comentó que uno de los aspectos a mejorar en el movimiento estudiantil es la carencia de iniciativa para impulsar la construcción de una agenda que sea transversal a las particularidades de cada federación universitaria.

“Si bien existen diferencias claras entre las cinco federaciones, hay puntos en común que deberíamos trabajar y hay ejemplos de que cuando dejamos las diferencias llegamos a acuerdos importantes en beneficio de la comunidad universitaria; pero que se ven limitados por la falta de compromiso e interés de articular y asumir posturas propositivas por parte de algunas federaciones”, declaró el representante estudiantil.

Dentro de los ejemplos de esfuerzos conjuntos, destacó el acuerdo entre las federaciones y el Consejo Nacional de Rectores (Conare) para firmar un pliego petitorio sobre “temas país”, así como los dos procesos de negociación del FEES en 2022 y 2023.

“En la negociación del año anterior pudimos construir una posición conjunta, a un día de la firma del acuerdo, sobre lo que creíamos que no era negociable ceder ante el Gobierno (…). Por ejemplo, también ver la movilización de federaciones, que históricamente no lo habían hecho, en la gran marcha del 16 de agosto 2022, tras la propuesta de recorte del FEES”, agregó.

Quesada también reconoció que el accionar del movimiento estudiantil no debe limitarse a lo ocurrido en las universidades y que es necesario tomar un rol activo como representantes de las personas jóvenes ante las problemáticas sociales del país.

“Siendo las federaciones las representaciones legítimas de la juventud costarricense, debemos asumir los desafíos y necesidades del país con responsabilidad, pensamiento crítico y visión hacia el futuro, aprovechando las herramientas y posibilidades que nos brindan las universidades para aportar positivamente”, expresó la estudiante.

UNIVERSIDAD intentó conocer la perspectiva de la actual presidenta de la FEUCR, Valentina Palacio, sobre el futuro del movimiento estudiantil; sin embargo, al cierre de esta edición, la estudiante no dio respuesta a las consultas.

 

Suscríbase al boletín

Ir al contenido