Universitarias 92% de los préstamos se colocó en universidades privadas entre 2015 y 2020

Estudio Conape-UCR: Tasa de cobertura en otorgamiento de créditos viene en caída desde 2014

Hace dos años, la entidad sufrió una cruda disminución de casi la mitad de sus recursos, pasando de ¢37 mil millones en 2018 a poco más de ¢19 mil millones en 2019. Aunado a esto, la pandemia sería otro factor que pudo incidir en esta situación.

La tasa de cobertura del programa de crédito de la Comisión Nacional de Préstamos para la Educación (Conape) ha experimentado un descenso continuo desde 2014, cuando alcanzó un 6,42%, hasta 2020, año en que la cifra se situó en 4,09%.

Así lo demuestra un estudio realizado por investigadores del Instituto de Ciencias Económicas (IICE) de la Universidad de Costa Rica (UCR) para Conape.

“La tasa de cobertura ha tenido una tendencia hacia la baja, con una fuerte caída a partir del 2015, principalmente por una disminución de los beneficiarios de Conape, pero sensiblemente influida por un fuerte incremento de nuestra población meta”, expresó el secretario ejecutivo de Conape, Efraín Miranda, a través de su oficina de prensa.

El estudio definió como población meta o beneficiarios potenciales de Conape a las personas entre 17 y 25 años con un título de bachillerato en educación media. Si bien la entidad otorga créditos a personas más allá de esas edades, entre 2009 y 2020 el 72,5% de las colocaciones de la institución se realizaron en este rango.

La investigación también encontró que desde 2017 la tasa de cobertura en zonas urbanas es mayor que en áreas rurales, donde las cifras solían ser superiores años atrás. En 2020, las zonas urbanas obtuvieron un 4,20% de cobertura, en contraste con las rurales que tuvieron tan solo un 3,65%.

¿A qué se deben estos cambios?

El secretario ejecutivo de Conape explicó, sobre la población estudiada, que: “muchos de ellos no requieren de un financiamiento educativo, o peor aún, por sus condiciones socioeconómicas no están interesados en continuar estudios superiores y se dedican a otras actividades”.

Para Miranda, la disminución de la tasa de cobertura se marcó de forma más evidente a partir de 2019, “cuando se presentaron situaciones específicas y por las cuales la colocación de nuevos préstamos fue menor a la de los años anteriores”.

En ese año se experimentó la mayor disminución en la tasa de cobertura, pasando de 5,60% en 2018 a 4,77% en 2019. En ese mismo periodo la cantidad de solicitudes de crédito aprobadas disminuyó de 5,634 a 3,072.

“Ante las dificultades e incertidumbre que presenta la afectación por la COVID-19, las personas han postergado su decisión de estudiar para atender otro tipo de prioridades”, Efraín Miranda, secretario ejecutivo de Conape

“Para el año 2019 se presentó una alta demanda del crédito educativo, pero los ingresos de ese año no crecieron de la misma manera y, por lo tanto, fue necesario limitar el financiamiento para algunas carreras educativas y para los niveles de posgrado y estudios en el exterior, provocando finalmente una menor colocación de préstamos, respecto de los períodos anteriores”, señaló el dirigente de Conape.

Según datos brindados por la institución, en 2019 la cantidad de recursos disminuyó bruscamente, ya que se tuvo disponible una cifra cercana a los ¢19,060 millones, mientras que el año anterior a ese los fondos alcanzaron los ¢37,000 millones.

Miranda manifestó que esta disminución abrupta de recursos se dio ya que “según la estimación de utilidades para ese período reportada por los bancos a la Contraloría General de la República (CGR), estos no tendrían un mayor crecimiento, razón por la cual los aportes que realizarían estas instituciones financieras a Conape serían menores de lo esperado”.

Otra circunstancia que habría contribuido a la reducción en la tasa de cobertura es la afectación provocada por la pandemia de COVID-19, que golpeó fuertemente la educación, según aseguró el directivo de Conape.

“Muchas personas decidieron postergar su decisión de iniciar estudios por el temor de los contagios, no se interesaron por la educación virtual, oferta de matrícula limitada, o porque consideraron que con la situación económica del país no era el momento oportuno para solicitar un préstamo”.

El secretario ejecutivo de Conape sostuvo que en 2021 se vive una situación similar a la del año pasado, a pesar de que en lo que va del año “se ha sentido una mejora en la demanda y aprobación de nuevos préstamos”.

En lo que va del año, 2,561 solicitudes de crédito han sido aprobadas, mientras que para 2020 la cifra alcanzó 3,396. En 2010, la cifra de préstamos concedidos fue de 8,067; más del doble que en 2020, según datos dados por la entidad.

Con miras al futuro

Para revertir los datos y aumentar la tasa de cobertura es fundamental disponer de los recursos financieros suficientes y lograr atender debidamente la demanda que se reciba, según el jerarca de Conape.

Según Miranda, para alcanzar esto se ha considerado una serie de acciones como establecer condiciones atractivas y beneficiosas para los estudiantes; orientar el plan de crédito para dar financiamiento en zonas rurales, “donde hay mayor necesidad de recursos”; y establecer convenios con universidades mediante los cuales se otorguen beneficios a los estudiantes “como formar parte de la garantía sobre el préstamo de Conape”.

Otras acciones tienen que ver con una mejora continua en la gestión de los recursos como la “administración eficiente de la cartera crediticia con el propósito de mantener bajos índices moratorios”, de forma que se asegure los recursos necesarios para continuar con los programas crediticios de la institución, según el secretario ejecutivo de Conape.

Miranda agregó que se debe realizar el “cobro oportuno de los recursos que aporta el sistema bancario nacional para el otorgamiento de préstamos (Ley 6041)”, así como mantener los recursos de Conape en administración de la misma entidad.

Ir al contenido