NovaScent:

Estudiantes de UCR crean crema cosmética con propiedades de aromaterapia

Producto fue creado en el proyecto Prodin del curso Laboratorio de Procesos Industriales II de la Escuela de Química de la UCR.

Salud, relajación y belleza: así se presenta NovaScent, una crema cosmética creada por 31 estudiantes de cuarto año de la carrera de Química de la Universidad de Costa Rica (UCR) que promete no solo funciones humectantes y mejorar la apariencia de la piel, sino también una fragancia relajante que sirve como aromaterapia para tratar la ansiedad.

NovaScent contiene cuatro ingredientes claves y particulares: colágeno de alta calidad, aloe vera y para la aromaterapia aceites esenciales de bergamota y lavanda.

El colágeno ayuda a la firmeza de la piel mientras que el aloe vera ofrece una limpieza profunda de esta, lo que favorece la desobstrucción de los poros y la eliminación de la suciedad que causa la aparición de impurezas en la dermis.

En cuanto a los aceites esenciales, la fragancia de bergamota es utilizada en aromaterapia para mejorar el ánimo y reducir síntomas de estrés y ansiedad, además de facilitar el sueño. Por su parte, el aceite de lavandín protege la piel gracias a sus propiedades antisépticas y su aroma fresco y floral contribuye a la relajación.

El producto fue conceptualizado y elaborado en el curso Laboratorio de Procesos Industriales II bajo el proyecto Prodin (Producción, Desarrollo e Innovación) a cargo de los profesores Darío Chinchilla, Javier Quesada y Luis Mesén.

De acuerdo con el profesor Chinchilla,  “la idea era cambiar totalmente el esquema del curso y darle una pincelada más realista. La idea con crear Prodin dentro del curso es crear una empresa con los estudiantes”, afirmó.

Prodin es más que un curso, es el proyecto de empresa creada dentro del curso y cuenta con cuatro departamentos: Producción, Gestión de Calidad, Gestión Ambiental y Mercadeo y Ventas. Al igual que una empresa, cuenta con una Junta Directiva conformada por los profesores coordinadores del curso, cuatro estudiantes asistentes (graduados) y los cuatro coordinadores generales de los departamentos indicados anteriormente.

Departamentos dentro de una clase

 Para simular la dinámica de una empresa, el curso dividió a sus estudiantes en cuatro departamentos con ocho estudiantes cada uno: Producción, Gestión de Calidad, Gestión Ambiental y Mercadeo.

La sección de Producción fue la encargada del proceso de formulación de la crema desde la materia prima.

“Lo primero que nosotros teníamos que hacer era obtener el colágeno. Para eso se parte del hueso de la vaca, obtuvimos los huesos de res y mediante un proceso muy largo y complejo obtuvimos el colágeno de alta calidad, muy puro y directo para utilizarse”, comentó Roberto González, coordinador de este departamento.

“Además de eso, para el aloe vera partimos de las hojas de aloe orgánico y de ahí obtuvimos el gel y lo que íbamos a añadir de aloe vera. Una vez obtuvimos esas dos cosas vino la parte de formulación: hacer pruebas de todos los ingredientes que lleva una crema, cambiarle cosas para generar diversas sensaciones, el color, el aroma; todo ese tipo de pruebas con las encuestas que le hicimos al público para ver qué le agradaba más al público”, describió.

Los estudiantes a cargo de la sección de Producción les correspondieron todas las pruebas y cambios que se hicieron desde la obtención de la materia prima hasta la elaboración final de la crema. Además de eso, este departamento se encargó de la parte del empaque del producto.

Mariel Méndez es la estudiante encargada de la coordinación del área de Gestión de Calidad del Prodin. Según ella, “dentro de nuestras labores nos correspondía generar el sistema de gestión bajo el cual trabajaría la empresa, comprender y divulgar la estructura organizacional y procurar la buena  comunicación y trabajo entre los otros departamentos”.

Agregó que en cuanto a la parte de calidad, desarrollaron un sistema basado en lo que pide el Ministerio de Salud para la manufactura de cosméticos, para luego generar documentos como protocolos e instructivos técnicos que promovieran el mejor desarrollo posible desde la entrada de la materia prima hasta la entrega de un producto de calidad.

El departamento de Gestión Ambiental de la empresa tenía también una labor muy importante, pues se encargaba de la gestión de los residuos sólidos que se iban generar en el proceso.

Verónica Solórzano, coordinadora de esta área indicó: “Nos encargamos principalmente de averiguar cómo se debía limpiar y desinfectar el laboratorio y los utensilios para la elaboración de cosméticos, hacer protocolos sobre cómo actuar en casos de emergencia y lo más importante que fue tratar y almacenar los residuos generados en la producción de la crema, tratarlos para que las aguas vertidas al final del tratamiento cumplieran con los parámetros que dicta la ley de aguas, asegurando así que fuera un proyecto amigable con el ambiente”.

José Miguel Rincón, coordinador del área de Mercadeo contó a UNIVERSIDAD varias de las labores de su departamento: “Tuvimos que hacer lo que fue la construcción de la identidad de la marca. Tuvimos que hacer varias labores posteriores a eso, que fue crear contenido para redes sociales, abrir redes sociales de la empresa y a través de ella empezar a hacer publicaciones, iniciamos un calendario y una estrategia digital, tuvimos que hacer la grabación de un comercial y una sesión de fotos, y Mercadeo también estuvo a cargo de la etiqueta y el empaque, que tenía que no solo reflejar la marca sino también cumplir con todas las normas”.

Aparte de eso, el equipo de mercadeo se encargó de coordinar todos los contactos con la prensa para anunciar el lanzamiento del producto y la logística propia de este, que incluía no solo su difusión sino también la coordinación de los invitados especiales, jurados, actos musicales y demás.

Los estudiantes se mostraron muy satisfechos en general con esta nueva dinámica propuesta. “Me parece una idea genial en el sentido de que es una forma súper diferente de abordar un curso de laboratorio, que el laboratorio realmente es un lugar para poner en práctica todo lo que vemos en teoría”, expresó González.

A Solórzano, la coordinadora de Gestión Ambiental, le pareció una experiencia muy útil para tener una idea de cómo laborar en la industria cuando se gradúen.

“Aprendimos de buenas prácticas de manufactura, a vivir un simulacro de visita del ministerio, a ver que cada quien tiene un rol en una empresa y debe ejercerlo bien o el trabajo de todos se verá entorpecido, que debemos trabajar en equipo, aprender a delegar funciones, a aceptar órdenes, a comunicarse bien con los demás compañeros y jefes, etc. Básicamente fue nuestro primer acercamiento real con una empresa”, concluyó.

Actualmente Prodin se encuentra en el proceso de elaboración de un jabón para manos que utilizará la Escuela de Química por todo un año.


Prodin (Producción, Desarrollo e Innovación) es el nombre de la empresa creada dentro del curso Laboratorio de Procesos Industriales II.


31 estudiantes de química se dividieron en cuatro departamentos de Prodin y crearon juntos una novedosa crema cosmética con aromaterapia: NovaScent.

 

 

0 comments