Universitarias

Entrevistas con candidaturas al Consejo Universitario por el Sector Administrativo

El próximo 27 de octubre, el Sector Administrativo de la Universidad de Costa Rica elegirá a la persona que la represente ante el Consejo Universitario.

Hugo Amores, Marco Arias, Walter González, César Parral, Stephanie Fallas y Luis Zárate son las seis personas que se postularon a esta elección que por primera vez se definirá mediante voto electrónico.

A continuación un resumen de las entrevistas elaboradas por UNIVERSIDAD en conjunto con el Canal UCR el pasado 1 de octubre.

ENTREVISTAS

Hugo Amores: “El sector administrativo ha sido fuertemente golpeado por decisiones externas e internas”

El candidato Hugo Amores tiene como uno de los ejes en su propuesta el trabajar por la estabilidad salarial y financiera del Sector Administrativo de la Universidad de Costa Rica, en caso de convertirse en su representante ante el Consejo Universitario.

“Creo que en este momento el sector administrativo ha sido fuertemente golpeado por decisiones internas y externas que han afectado seriamente  su calidad de vida”, consideró Amores al describir parte de su propuesta.

“Este año no habrá anualidad, no habrá aumento, se eliminó el escalafón administrativo por medio de una votación mayoritaria donde solo el representante administrativo votó en contra. Es un eje que hay que retomar para seguir brindando soluciones adecuadas al sector administrativo y a la familia universitaria en general”, comentó.

Amores recordó que muchas familias se han visto afectadas durante la pandemia por el COVID-19, pues pese a que las personas que trabajan en la universidad mantienen su empleo, muchos de sus familiares directos se han visto en problemas.

En este sentido, el candidato destacó que la Junta de Ahorro y Préstamo de la UCR tiene un papel fundamental como apoyo para las personas que trabajan en la institución y resaltó las recientes modificaciones como la baja en las tasas de interés y que se permita el uso del aporte obrero para pagar deudas.

“He sido nombrado en dos ocasiones consecutivas por periodos de dos años, el consejo universitario ha depositado la confianza en mí. Soy el coordinador de la Junta Directiva, y dentro de este papel he podido percibir las necesidades del sector administrativo y la universidad en general”, aseguró.

Sobre la aplicación de las normas laborales establecidas en la Reforma Fiscal, Amores respondió que hay derechos de las personas trabajadoras que están protegidos por las leyes y convenios internacionales, a lo que añadió que si bien la universidad debe contribuir a la situación fiscal del país, también hace aportes muy valiosos en otras áreas.

“Uno podría pensar que los barridos presupuestarios son necesarios, pero algunos fueron sin previo aviso, algunos se dieron de forma tal que no dieron oportunidad de prepararse o por lo menos decir: «vamos a reservar un poco para x o y función sustantiva» así que muchos de estos barridos están afectando a centros de investigación y otros que tuvieron que ajustar en menos de 15 o 20 días, sus giras, trabajos y proyectos”, criticó el candidato.

El aspirante consideró que la salud ocupacional de quienes trabajan en la UCR se ha visto seriamente afectada durante la pandemia, por lo que Recursos Humanos debe implementar programas de para velar por la salud mental y física.

Criticó además el hecho de que el sector administrativo esté excluido de la Asamblea Plebiscitaria que elige a la persona que va a ocupar la Rectoría de la institución.

“No podemos seguir como la única universidad que no tiene representación administrativa en la elección del rector. Claro, eso son pasos decididos que hay que dar de manera inteligente, hay que sabe buscar esos espacios”, concluyó.


Marco Arias: “Mi mayor objetivo retomar al ser humano que está detrás del funcionario”

El aspirante a ocupar el puesto de representación del Sector Administrativo ante el Consejo Universitario, Marco Arias, considera que la Universidad de Costa Rica ha caído en divisiones absurdas entre los distintos sectores que conforman la comunidad universitaria, en momentos en que debería haber más unión para contrarrestar los ataques externos.

“Los estudiantes deberían ser nuestro objetivo por el cual debemos darnos al máximo para que nos aseguremos que cuando el estudiante sale graduado, se convierta en un profesional que le retorne a la sociedad toda esa formación y bagaje humanístico”, aseguró.

Arias recuerda que cuando inició como funcionario de la UCR, la comunidad estaba más integrada, las personas se conocían y tenían una mayor identidad con la institución.

“El ser humano que está detrás del funcionario se ha perdido, por tanto mi mayor objetivo retomar al ser humano que está detrás del funcionario”, aseguró.

Sobre la aplicación del título III de la Reforma Fiscal en materia laboral en la UCR, Arias considera que se “llega tarde” pues en una sana gestión administrativa se deberían tomar previsiones desde el inicio.

“La anualidad que nos pagaban era insostenible, pero se sostuvo por muchos años a pesar de que las autoridades sabían que tenía que cambiarla. Yo como universitario disfruté esa anualidad, pero a mí nadie me decía que eso no era sostenible en el tiempo”, cuestionó Arias.

El aspirante también criticó que se haya eliminado el escalafón administrativo solo porque la Sala Constitucional eliminó el escalafón docente y aseguró que hace falta mucho diálogo en la universidad sobre estos temas.

Sobre los barridos presupuestarios, Arias opinó que es una buena forma de “quitar el dinaro a los irresponsables que no lo usaron según lo presupuestado”, pero criticó que esto también afectó a las oficinas que sí estaban ejecutando bien los recursos.

Sobre la Junta de Ahorro y Préstamo dijo que es una entidad que ha dado mucho al personal de la UCR, pero cree que se debe “democratizar” pues criticó que se elija y reelija a personas de una misma oficina para ocupar los puestos de representación en la junta.

En el tema de salud ocupacional, Arias aseguró que la universidad no destina los recursos necesarios para atender bien las necesidades del quienes trabajan en la entidad y las iniciativas que han surgido para solucionarlo, no perduran.

“No podemos estar en un entorno laboral con unas medidas light de salud ocupacional, no hay rotulación, no hay luces de emergencia, nadie revisa eso, no hay mobiliario ergonómico y ahora llevamos el trabajo a la casa, estamos sentados en la mesa del comedor y tenemos que llevar nuestra computadora o comprar nuestra computadora”, criticó.

Arias aseguró que el sector administrativo ha sido visto por muchas autoridades universitarias como un “mal necesario”, pues está fuera de la toma de las principales decisiones de la institución, pero es al que ponen al frente cuando hay causas que defender, como es el caso del presupuesto universitario.


Walter González: “La universidad ha perdido claridad en su quehacer”

El candidato a volver a ocupar la representación del Sector Administrativo ante el Consejo Universitario, Walter González, considera que la Universidad de Costa Rica es una institución con gran potencial y capacidades, pero ha perdido liderazgo que el país y la institución requieren.

“Una de las cosas que hoy estamos viendo es que la universidad ha perdido claridad en ese quehacer. Por eso es que tenemos nosotros iniciativas como el teletrabajo, que  no están bien definidas por parte de la administración superior y que dan una serie de problemáticas”, comentó.

Para González es motivo de preocupación el estrés al que se han visto sometido el personal universitario durante esta pandemia, trabajando desde sus casas sin las condiciones necesarias.

“Han perdido la intimidad del hogar, se han visto obligados a tener una serie de gastos adicionales que nadie se los está reconociendo, se han visto obligados a estar ofreciendo controles, bitácoras que van mucho más allá de la función”, aseguró.

Sobre la aplicación de las reformas laborales contenidas en la Reforma Fiscal, González dijo que la Ley 9635 no hace mención expresa de las universidades públicas, mientras que el reglamento a esa ley sí las incluye, por lo que considera que deben prevalecer la ley y la Constitución Política.

“Cierto que la universidad ha planteado recursos, pero en este presente la universidad no está obligada a someterse a lo que estipula la Ley 9635”, respondió.

Sobre los barridos presupuestarios, González los atribuyó a los acuerdos entre las autoridades universitarias y el Gobierno para ceder recursos en el marco de la emergencia sanitaria, sobre lo cual criticó la falta de explicaciones sobre los montos que se acordó reintegrar.

“Todos como costarricenses debemos aportar, lo que no se explicó bien es cómo se iba a hacer ese aporte o si la universidad hubiera transado ese aporte, no en dinero constante y sonante, sino por medio de insumos, como lo hemos hecho: con el suero, con los respiradores, con los compañeros choferes que han participado entregando medicinas, etc.”, indicó.

González también cuestionó la medida de la Junta de Ahorro y Préstamo de liberar el aporte obrero para el pago de deudas, en lugar de analizar individualmente la situación de cada persona, pues considera que se está haciendo un daño al patrimonio de cada trabajador a largo plazo.

El candidato también es del criterio que existe un tratamiento desigual hacia la población administrativa en la UCR, pues no tiene cabida en la Asamblea Plebiscitaria, y al mismo tiempo es el sector que tiene el padrón más grande cuando se trata de elegir a su representante ante el Consejo Universitario.

“Es el único error que tiene la estructura de la universidad. Todo lo demás lo hacemos por votación y representación. El jefe de la oficina administrativa que vota en asambleas, es por designación, nadie vota por ellos. Ellos no se enfrentan a un padrón de 3000 personas para explicarle sus ideas como representante”, aseguró.

Para González, la UCR ha tenido un papel importante para el país durante la atención de la pandemia en el área de Salud, pero aseguró que hacen falta propuestas más claras para atender la emergencia desde lo económico y social.


César Parral: “Después de esta crisis sanitaria, la universidad tiene que hacer un profundo análisis”

El candidato a representar al sector administrativo en el Consejo Universitario, Cesar Parral, considera que hay muchas demandas de la comunidad administrativa en la UCR, pero la primera de ellas es la falta de participación en las instancias decisorias de la institución.

“Lo que planteamos es desarrollar una estrategia política a lo interno de la universidad, organizar el sector y a lo externo desarrollar un proceso jurídico que nos lleve a la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, para demandar participación equitativa en las instancias decisorias, porque lo que significa esto para la comunidad administrativa, que es casi la mitad de la comunidad universitaria, esto se traduce en discriminación”, comentó.

Parral aseguró que existe menosprecio hacia el sector administrativo en la institución y el mejor ejemplo es la forma en que se eliminó el escalafón administrativo, “de manera inconsulta” perjudicando a los sectores que menos ganan en la universidad.

“Lo que muestra es que las autoridades universitarias no les interesa o no se preocupan por los intereses y las necesidades de la comunidad administrativa, entonces nosotros tenemos que buscar nuestros propios mecanismos y en el caso de la organización del sector”, expresó.

Para Parral, después de esta crisis “la universidad tiene que hacer un profundo análisis, es necesaria una nueva reforma universitaria para analizar los distintos aspectos en los que la institución se ha quedado rezagada, uno de los aspectos tiene que ver con la democracia universitaria”.

El aspirante considera que se deben introducir reformas en las formas de vinculación de los diferentes órganos universitarios, la revocatoria de mandato y modificar el estatuto para prever situaciones como el quién debe ocupar la rectoría en caso de que no se hay podido elegir a una nueva autoridad, como sucede actualmente.

“Yo creo que en el marco de la autonomía universitaria, la UCR debe hacer los cambios y las transformaciones que necesita antes de que sectores externos nos los impongan”, apuntó.

Parral se opone a que la universidad aplique el título tercero de la Reforma Fiscal, pues considera que las universidades tienen que atenerse a lo que establece la Constitución Política en los artículos 84 y 85, que le garantizan la autonomía de autogobierno.

“Las universidades deben plantear los cambios y reformas que se requieran, pero eso es una imposición gubernamental inaceptable, pero que en el marco de las negociaciones del FEES les han sido impuestas a los rectores”, consideró.

El aspirante también criticó los barridos presupuestarios pues considera que se perjudica la organización y los presupuestos de las distintas unidades, además de que afecta su funcionamiento.

En el tema de salud ocupacional, Parral aseguró que es un asunto que se debe garantizar por convención colectiva y comentó que durante su paso por el Sindicato de Empleados de la Universidad de Costa Rica (Sindeu) se planteó una demanda ante el Ministerio de Trabajo por incumplimiento en ese campo.

Está garantizado en la convención colectiva. La pandemia nos ha mostrado que no se habían cumplido muchos aspectos que corresponde en materia de salud ocupacional, les comento que en el Sindicato ese fue uno de los aspectos que demandamos a la administración e iniciamos un proceso de denuncia ante el Ministerio de Trabajo por incumplimiento de parte de la administración universitaria de las políticas y acuerdos.

“Las sedes regionales históricamente han sido discriminadas, ahí están las políticas que hablan de darles más recursos, darles mejores condiciones, las sedes regionales siempre que uno las visita, ellos reclaman que no los toman en cuenta en las grandes decisiones institucionales”, concluyó Parral sobre este tema.


Stephanie Fallas: “Como institución debemos ser solidarios con la situación país”

La candidata al puesto de representación del Sector Administrativo ante el Consejo Universitario, Stephanie Fallas, aseguró que su prioridad es ser una “plataforma activa” para que la población administrativa se siga desarrollando académicamente y enfrente mejor los nuevos retos.

Sobre la aplicación de las reformas de empleo público contenidas en la Reforma Fiscal, Fallas aseguró que se debe analizar con estudios técnicos cuál es la mejor forma de aportar al país.

“Considero que como institución debemos ser solidarios con la situación país que estamos enfrentando, creo que tenemos las personas, el talento, para analizar cuál es la mejor forma de poder aportar al país en una situación de crisis fiscal, antes de valorar o tomar una decisión”, expresó.

Para Fallas, los barridos presupuestarios alteran la planificación que tienen las diversas unidades de la universidad y el desarrollo de su actividad académica.

“Comprendo que estamos en una situación en la que el presupuesto universitario se ha visto modificado, reducido, esto por supuesto tiene que incrementar nuestras capacidades de organización y planificación”, afirmó.

“Considero que los barridos presupuestarios deben informarse correctamente con el tiempo para que las personas, para que los que están tomando decisiones puedan planificar correctamente en los tiempos en que se proyecta un año académico”, añadió.

Fallas aseguró que es un “honor” tener una Junta de Ahorro y Préstamo como la que existe en la UCR, pero apuntó que en estos momento de crisis y pandemia, la entidad debe jugar más a favor de las personas funcionarias.

“La junta viene a jugar ese papel protagónico, facilitandonos más acceso a esos créditos, reducir las cuotas, facilitando mejores condiciones de intereses para poder sostener la situación familiar que estamos viviendo”, expresó.

En salud ocupacional, Fallas cree que es necesario mejorar la comunicación con el personal universitario e impulsar una campaña para fortalecer la salud mental.

“El bienestar en las oficinas es clave para que podamos desarrollar un trabajo decente, un trabajo apropiado, para la gestión académica que desarrolla la institución, por supuesto que veo una Oficina de Bienestar y Salud posicionándose más”, dijo Fallas.

La candidata recordó que trabajó en una ponencia durante el Séptimo Congreso Universitario en 2014 donde presentó una propuesta para mejorar la representatividad del sector administrativo en las grandes decisiones de la UCR.

“Es una propuesta modesta en el ámbito de la democracia, incluyéndonos como parte activa de la institución, porque considero que tenemos conocimientos, aportamos trabajo, aportamos el rumbo, definimos el terreno hacia donde podemos desarrollar el proceso administrativo, las decisiones van a ser fundamentales”, consideró.

Para Fallas, la UCR ha tenido aportes fundamentales para el país durante esta pandemia, principalmente por el papel que ha jugado el Instituto Clodomiro Picado y muchas otras soluciones en las que se está trabajando para combatir los efectos del COVID-19.


Luis Zárate: “Salud física, salud mental y salud financiera”

El candidato al Consejo Universitario por el sector administrativo, Luis Zárate, expuso su propuesta en tres ejes fundamentales: la salud física, salud mental y salud financiera para todo el personal universitario.

Zárate comentó que es probable que durante el 2021 se tenga que mantener una presencialidad mínima ante la presencia del COVID-19, por lo que se debe velar por la salud física y mental de todos los funcionarios.

“Esto ha sido un golpe muy fuerte para todos, lo que pasa es que no todos tenemos las mismas herramientas para afrontar una pandemia, una situación difícil, trabajar desde casa, la familia, etc., y entonces creo que la Universidad ha brindado apoyo pero necesitamos más”, aseguró.

Para Zárate, a UCR debería movilizar sus recursos de apoyo psicológico para apoyar más a sus funcionarios en este momento, pero sin que esto signifique erogaciones adicionales a los recursos que ya se tienen.

El candidato considera que como “mínimo”, la universidad debería enviar un correo a sus funcionarios para saber cómo están y detectar cuáles son sus principales necesidades en las labores que desarrollan desde el teletrabajo.

“Lo tercero es la salud financiera, ya veníamos mal como sociedad, había un sobreendeudamiento, el plan fiscal, todavía nos desmejoró un poco más y terminó la pandemia de rematar este aspecto. Que necesitamos? que por medio de la junta de ahorros, nuestros funcionarios, a los otros sectores, puedan recurrir a la Junta para sanear sus finanzas y puedan enfrentar el panorama en una mejor posición”, explicó.

Sobre la aplicación de título tercero de la Reforma Fiscal, Zárate considera que lo más conveniente es aplicar la disposición y esperar una resolución en los tribunales, como una posición “defensiva” en caso de que el fallo no sea favorable.

En cuanto a los barridos presupuestarios, Zárate los consideró “inevitables”, aunque comprende que las unidades y oficinas esperaban al menos un aviso de que esto ocurriría.

Sobre la representación administrativa en la Asamblea Plebiscitaria, el aspirante consideró que se trata de un tema recurrente y resulta “incomprensible que siendo una sola familia, nos saquen para eventos importantes”.

“Lo que queda es tener el tema siempre sobre la mesa, insistir, insistir, insistir, y en el momento en que se pueda, hacerles ver o promover una definitiva reforma a esto, porque no se comprende que somos de una familia pero no estamos en las decisiones importantes”, criticó.

Zárate también destacó el papel de la UCR durante esta pandemia como “sobresaliente”, principalmente por lo hecho por instancias como el Instituto Clodomiro Picado y el proyecto de los respiradores, entre otras iniciativas.

“Luego de eso, como Universidad deberíamos ir pensado en lo que viene, las secuelas, la pandemia no ha terminado. Vienen secuelas de tipo social, económico, tenemos que prepararnos para proponer a la sociedad cual es el camino, todos están jalando para su lado, sin un sentido de país”, indicó.

Zárate se refirió a la necesidad de fortalecer las sedes regionales como espacios en los que la universidad puede crecer y mejorar su oferta a la sociedad.


 

Ir al contenido