Universitarias Lizbeth Salazar:

“El dinero no es de la Rectora,  son fondos públicos por los que tenemos que responder a la sociedad costarricense”

La candidata a la Rectoría, Lisbeth Salazar, considera necesario ajustar el sistema de becas para que tome en cuenta las particularidades de cada carrera y los gastos que implican.

Un estilo de gestión más horizontal para analizar las diversas problemáticas de la comunidad universitaria es parte de lo que ofrece la candidata a la Rectoría de la Universidad de Costa Rica, Lisbeth Salazar.

Salazar contextualizó la complicada situación de las finanzas universitarias con los recortes que se han aplicado este año y la incertidumbre de lo que todavía pueda intentar recortar la Asamblea Legislativa en el Presupuesto Nacional.

“Ahora hay que hacer un consenso con lo que tenemos y con lo que realmente va a ser nuestra realidad presupuestaria para organizar en conjunto con todos los que tenemos estaremos involucrados en este tema para ver las prioridades y las necesidades que se conocen de la institución”, comentó Salazar.

La médica y candidata a la Rectoría recordó que la situación de la pandemia por el COVID-19 no está superada y el país es susceptible a tener nuevas oleadas que obliguen otra vez a paralizar la actividad económica, lo que, por ende, va a repercutir en la situación de las finanzas públicas y de las universidades, en lo particular.

Sobre la necesidad de plantear un nuevo esquema salarial en la Universidad de Costa Rica, la candidata aseguró que es necesario realizar un análisis de la realidad que tenemos y de las necesidades actuales de todo el personal.

“Considero que sería importante que entre todos y juntos analicemos y hagamos un consenso. Yo no me veo como rectora que venga imponga cosas, yo quiero tener una Rectoría y una administración donde exista un diálogo y una comunicación para la toma de decisiones, y que la gente esté informada, qué es lo que realmente nos ha afectado durante varios años”, expresó.

Para la candidata, la venta de servicios en la Universidad debe verse como un complemento en los ingresos de la institución, y debe analizarse su uso sin perder de vista el modelo de universidad que se quiere fomentar, que no lleve a una tendencia de privatización del quehacer universitario.

“Hasta el momento, el vínculo externo o lo que generan no es una cantidad de recursos suficientes para mantener a la Universidad. Hay modelos en Estados Unidos, pero no es la realidad de Costa Rica y vamos a enfrentar el  “post COVID-19”, en el que tenemos que ver el contexto real que va a vivir la sociedad costarricense”, comentó.

Sobre el modelo de universidad que promovería, de llegar a ser la segunda mujer rectora en la UCR, Salazar aseguró que se debe mantener este “modelo latinoamericano”, con algunos aspectos del modelo alemán en el que se apuesta mucho por la investigación.

“El latinoamericano es para mí un modelo que ha tenido sus éxitos, tenemos esa posibilidad de una movilidad social, porque tengo una universidad donde hay una gratuidad, financiamiento estatal y donde realmente hay una autonomía”, aseguró.

Para Salazar hay que poner atención a la realidad que han vivido otros países cuando se ha cambiado a un modelo de privatización que ha provocado que la gente no tenga real acceso a la educación superior, como es el caso chileno en los últimos años.

Sobre la negociación quinquenal del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES), Salazar reconoce que no es fácil volver a ese esquema en lugar de negociar año con año, pero cree que podría tener alguna oportunidad de cambiar eso.

“Como mujer, estoy acostumbrada a los retos y creo que tendremos que demostrar el por qué ese modelo quinquenal es beneficioso tanto para las instituciones de educación superior pública como para el país, porque eso nos da una estabilidad”, indicó.

Para la aspirante a la Rectoría de la UCR, quienes pretenden cada vez más recortes a los presupuestos universitarios lo hacen porque no conocen realmente todo lo que hace la institución por el país.

“Tenemos que proyectarnos, informar y que la sociedad costarricense nos sienta porque estamos allí. El recurso humano que produce la Universidad de Costa Rica es el mejor, en el área de salud que yo represento, se genera los mejores recursos que hay en el país y así en las diferentes áreas inherentes a ese recurso humano”, apuntó.

Becas que atiendan necesidades

La candidata Salazar asegura entender la situación que viven las personas que condición de interinazgo en la Universidad de Costa Rica, por lo que cree necesario hacer un profundo análisis para atender a las personas interinas que requieren de esa deseada estabilidad.

“En medicina tenemos una gran cantidad de personas interinas con fracciones de tiempo, porque lo máximo que puede tener un docente, que está en el área clínica-hospital, es un cuarto de tiempo, pero muchos trabajan con octavos, dieciseisavos y treintaidosavos y dan cursos de grado y posgrado. Es algo que realmente se tiene que atender y se hablado en la Universidad ya casi por generaciones”, comentó.

En el tema de los servicios tercerizados, Salazar considera que se ha generado una “desigualdad muy grande” entre el funcionario universitario regular y las personas que trabajan para empresas contratadas, por lo que se debe analizar en qué condiciones trabajan estas personas.

“Yo quisiera analizar realmente bien, porque muchas son mujeres que de verdad son sustentos de familia y que ellas necesitan esos salarios para mantener su familia. Creo que hay que ver esa parte humana”, aseguró.

Salazar indicó que no puede haber diferencia entre las distintas sedes universitarias, pues la UCR es una sola y no debe haber diferencias entre estudiantes y docentes de cada lugar.

“La diferencia se ha marcado en el tiempo, porque se les ha prometido, se ha pedido a las sedes que hagan cosas y ellas lo han hecho. Yo quiero verlas en conjunto, hay que hablarnos, porque no se conoce lo que se hace en una con relación a las otras. De verdad son importantes y necesarias para el país”, expresó.

Sobre el sistema de becas, Salazar cree que es un error que se meta a todos los estudiantes “en un mismo saco”, cuando pueden tener necesidades muy distintas, según la carrera que estén cursando.

“Se ve casi igual a un estudiante de odontología, un estudiante de comunicación o un estudiante de artes. Habría que analizar las necesidades reales de todo el estudiantado y actualizarlos porque la situación país en este momento está dando un giro y no podemos darle a un estudiante ₡150.000 colones para que se mantenga un mes pagando casa, alimentación, transporte y compre hasta las cosas para su educación”, criticó.

Salazar apuntó que se deben crear ayudas especiales para los estudiantes que son padres y madres de familia, cuya situación tampoco se está visualizando en las ayudas que se les brinda en el sistema de becas.

De la partida de Servicios Especiales de la Rectoría, Salazar cree que es necesario darle un manejo que ya no sea político y que se apoye a las unidades, según sus necesidades reales, no según otros criterios.

“El dinero no es de la rectora o de la vicerrectora, son fondos públicos por los que tenemos que responder a la sociedad costarricense y en esa visión hay que verlo como un dinero que el país lo da para formar un recurso humano que el país necesita y que nuestra responsabilidad es formarlos bien”, respondió.

Sobre la internacionalización de la UCR, Salazar ve grandes oportunidades en los entornos virtuales que se han desarrollado en el marco de la pandemia del COVID-19, lo que permitiría más fácilmente tener intercambios con personalidades destacadas del mundo académico.

Ir al contenido