Universitarias

Denuncian «cierre técnico» de Kioscos Socioambientales

El cuerpo docente a cargo del programa denunció una "persecución" por parte de la administración, a causa de su compromiso ético y político con las comunidades con las que trabaja

El no nombramiento de dos funcionarias del Programa Kioscos Socioambientales, sumado a la reducción del 60% de los tiempos docentes y la interrupción de la continuidad en los nombramientos durante la pausa de fin de año deja al programa en «cierre técnico para el 2021», denunciaron los docentes que participan en la iniciativa.

En una conferencia de prensa transmitida por las redes sociales del programa, José Mora, Zuiri Méndez y Mauricio Álvarez, alertaron sobre lo que consideran es un ataque al trabajo que realizan y por ende, al vínculo que a través de sus proyectos se establece entre la Universidad y las comunidades.

Este programa tiene por objetivo «promover una ciudadanía activa a partir del fortalecimiento de las capacidades organizativas y la incidencia político institucional de actores comunitarios en la resolución de las problemáticas ambientales» y abarca al menos 8 proyectos de acción social.

«Nos enteramos hoy en la mañana, muy lamentablemente, de que la administración de transición dejará al programa en cierre técnico para el 2021», dijo Mora. El docente detalló que dos de las participantes no serán nombradas y tres más se nombraron con tiempos recortados. Esto implicará el cierre de al menos dos de los ocho proyectos de acción social que se ejecutan en el marco de Kioscos.

Mora opinó que esto sucede «tras aguantar 9 años de desestimación, persecución y recortes» por parte de la administración de Henning Jensen y sin que medien justificaciones académicas o de desempeño. Además, dijo, las medidas violentan los derechos laborales a continuidad y «estabilidad impropia» además de que se contraponen «al compromiso de la administración de Carlos Araya de no afectar los proyectos de acción social y sobre todo de no recortar personal».

Zuiri Méndez lamentó la decisión administrativa y señaló que demuestra la «falta de humanismo y de criterios razonados» de las autoridades.

«Nos vamos a la pausa de fin de año llenos y llenas de incertidumbre y zozobra en un momento en que todas nuestras familias y el país en general enfrenta una crisis económica sin precedente», dijo. «Así nos paga la universidad más de 13 años de entrega, compromiso y dedicación incluso trabajando fines de semana sin trabajar horas extra»

La docente afirmó que aunque saben que no es el único proyecto de acción social afectado por los recortes, «es evidente el particular ensañamiento contra nuestro programa por el compromiso ético y político, y en particular por el trabajo que realizamos en comunidades».

El coordinador del proyecto, Mauricio Álvarez, coincidió en que la decisión «es una sacada de clavo». «Este recorte es parte de una persecución por parte de la administración anterior que se ha prolongado hasta esta administración de transición, y tiene que ver con debilitar el vínculo de la universidad con las comunidades y la sociedad», dijo, por lo que tomarán acciones legales y políticas.

Ir al contenido