Consumo inconsciente de ticos incrementa huella ecológica

Entrevista con Emilia Martén, coordinadora de la UGA-UCR reveló malas prácticas de los hogares en el manejo de residuos.

Los patrones de consumo de los costarricenses, a partir de todo el ciclo de vida de un producto, se realizan de forma inconsciente. Es decir, no existe una toma de conciencia de lo que se adquiere, el uso que se le dará y la forma en que se desechará.

De esta forma, los ticos han alcanzado una huella ecológica que representa un 8% más de lo que el territorio nacional es capaz de reponer. Además de que la forma en que se consume y se produce en el país contribuye en gran medida al cambio climático, la contaminación y la generación de residuos que afectan la biodiversidad y el medio ambiente.

De ahí que urge un cambio en la forma en que se consumen bienes y servicios, así como retomar el consumo responsable, lo cual pasa por pensar cada una de las decisiones que se toman. Esto va desde adquirir un nuevo teléfono celular, comprar jeans de temporada, zapatos de moda, comida, productos de limpieza y hasta los medicamentos.

Se trataría de volver a la tendencia de adquirir solamente lo necesario, como lo hacían las familias en el pasado, reparar lo que se daña y reutilizar las cosas, además de incorporar a sus vidas la práctica del reciclaje.

UNIVERSIDAD conversó con Emilia Martén, coordinadora de la Unidad de Gestión Ambiental (UGA) de la Universidad de Costa Rica sobre esta temática y las alternativas que existen para cambiar los hábitos de consumo.

 Las investigaciones demuestran que uno de los mayores problemas a nivel ambiental en Costa Rica es el consumo. ¿Qué análisis hacen de este tema?

-El asunto es que se trata del consumo a partir del ciclo de vida de cada producto. Si soy un consumidor consciente de lo adquiero, tengo que pensar en para qué lo quiero, cómo lo voy a utilizar y de qué forma desecharé sus residuos. Sin embargo, actualmente la sociedad costarricense no está enfocada en esta forma de consumo, sino en satisfacer las necesidades. Otro problema es que en Costa Rica solamente se recicla el 8% de los residuos que generamos; tomando en cuenta que producimos unos 15 camiones de plástico al día, somos el mayor exportador de plástico de América, lo cual evidencia que tenemos un déficit ecológico.

Desde 1991 se viene registrando que estamos en riesgo por la forma en que consumimos, ahora estamos frente a un escenario en que nuestro consumo no se corresponde con la reconstitución del ambiente. Estamos hablando de la degradación de los recursos más básicos como tierra y agua.

La degradación de recursos nos lleva a escenarios poco favorables en la parte productiva y poco alentadores en la parte ambiental. El agua no se regenera y tenemos tierras con fuertes agroquímicos que no tienen tiempo de recuperarse. Por ello, necesitamos tomar conciencia de lo que hacemos.

¿Qué es lo que estamos haciendo mal en cuanto al consumo?

-Por ejemplo, en un elemento tan sencillo, el plástico en todos sus tipos ha sido una herramienta formidable para la evolución de la economía, porque facilita los procesos productivos, pero no hemos hecho conciencia de las implicaciones que tiene añadirlo al medio ambiente. No puede reincorporarse, y estamos tirando en ríos, quebradas y en sus márgenes plástico; no son madera o residuos orgánicos que al final se consumen, sino productos que se podrían reutilizar y que contaminan enormemente.

No analizamos el ciclo de vida de estos productos, sino que cuando ya no los ocupamos los tiramos a la tierra, provocando contaminación, gases de efecto invernadero. Llenamos los mares de plástico e incluso a los peces ya lo llevan en su interior.

Pero no son solo plásticos, tiramos residuos valorizables como aluminio y cartón. Adquirimos los productos sin preguntarnos de dónde vienen y adónde irán a parar.

Este consumo está relacionado con el accionar individual, pero ¿no tiene la industria una alta responsabilidad por el tipo de productos que ofrece a los consumidores?

-Para plantear este tema correctamente se necesita atender desde tres perspectivas: la disponibilidad del recurso tal cual, tengo o no recursos naturales para producir y el uso que doy a los recursos, lo cual tiene que ir acompañado de gestión política. No puedo hacer consciente a todos los costarricenses como ciudadanos sin que existan esas políticas, porque no podemos trasladar toda la responsabilidad al usuario final.

La responsabilidad viene en cadena; el ciclo de vida de los productos no es solo de quien lo usa, sino también de quien lo produce. Desde hace diez años en Costa Rica se desarrollaron leyes que señalan la responsabilidad compartida de los productores y consumidores. Entonces ahí tenemos acciones muy específicas, como la firma de prohibición del estereofón, o la estrategia de eliminación de plásticos de un solo uso. Estos son pasos que se dan pero que golpean a sectores productivos.

Está claro que la industria de producción de plástico es muy importante en el país, así que las empresas tienen una cuota de responsabilidad grande; no obstante, la presión la hace el mercado, el consumidor.

¿Cuáles daños se han hecho evidentes, producto de este tipo de consumo que hacen los costarricenses?

-Hay una enorme afectación con el vertido de residuos sólidos a cuerpos de agua, porque se da el arrastre de estos al mar. Por ejemplo, en Tárcoles hay una enorme contaminación por aguas residuales y residuos sólidos que no se depositan correctamente. El AyA trabaja en una planta nueva que está operando, pero la responsabilidad viene desde aguas arriba.

Nuestros ríos son la mayor evidencia de la pérdida de recursos que tenemos como país. Hay afectación no solo del agua sino también del recurso biológico, pérdida de flora y fauna.

¿Qué acciones se pueden tomar desde los hogares?

-Es urgente un consumo consciente, que analicemos si lo que vamos a adquirir realmente lo necesitamos; pensar en por qué consumimos ciertos productos, hacernos responsables de nuestros desechos; disponer correctamente cada cosa.

También podemos reemplazar las vajillas de un solo uso, buscar productos sustitutos, leer bien las etiquetas de lo que compramos, separar la basura, reutilizar la ropa que se puede reparar, exigir a las empresas que cumplan con la calidad que prometen.

¿Qué tan efectivas son las acciones que se toman como país, en políticas públicas y proyectos específicos desarrollados por la Academia?

-Costa Rica hace esfuerzos importantes y la UCR los ha acompañado. La estrategia de sustitución de plásticos de un solo uso, el proyecto zonalibredeplástico.org, impulsa a los consumidores a firmar un compromiso personal para hacer un cambio en sus prácticas de consumo. En esta página podrán encontrar opciones para sustituir, con productos sostenibles.

Necesitamos informarnos para saber dónde debemos disminuir el impacto, qué acciones podemos tomar en el hogar, en el trabajo y en la industria, así como replantearnos nuestras necesidades.

Por su parte, el Observatorio del Desarrollo de Investigación de la UCR está llevando a cabo un proyecto sobre cómo las modalidades de consumo inciden en el medio ambiente.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/universitarias/consumo-inconsciente-de-ticos-incrementa-huella-ecologica/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments