Universitarias

Construcción de edificio de la Oficina de Bienestar y Salud de la UCR es ambientalmente responsable, sostiene vicerrector

El proyecto contempla una serie de medidas de compensación ambiental, como el trasplante de árboles y la plantación de especies nativas

La construcción de las nuevas instalaciones de la Oficina de Bienestar y Salud (OBS) de la Universidad de Costa Rica (UCR) “es totalmente un proyecto ambientalmente responsable”, según el vicerrector de Administración de esta casa de estudios, Roberto Guillén.

La edificación, cuya construcción comenzó esta semana, tendrá lugar en las instalaciones deportivas de la UCR (Finca 3), por lo cual algunos vecinos de la zona habían manifestado preocupaciones en relación con el proyecto.

Al respecto, el vicerrector comentó que en la Finca 3 es el único lugar donde hay espacio disponible para ubicar el edificio:

“La Finca 3 es la única que tiene espacio disponible y además estamos hablando de un área que es zacate, no es que se va a deforestar. Hay unos árboles, pero eso no es ni bosque primario, ni secundario, ni terciario. Eso es un área que ya tuvo su impacto”, dijo el académico.

Asimismo, Guillén explicó que los árboles cortados se repondrán, sembrando tres por cada uno que se tale. Además, algunos árboles con “más desarrollo” serán trasplantados a otras zonas de la universidad: “Se ha tenido todo el cuidado ambiental para mitigar, se ha tomado todas las previsiones desde el punto de vista ambiental”.

Según la página web de la UCR, serán doce árboles los que se van a cortar y compensar, además de nueve que serán trasplantados.

Otras medidas ambientales que se adoptarán, según el vicerrector, son el manejo adecuado de aguas residuales y la electricidad, de modo que la construcción será eco amigable: “Son requisitos desde el cartel y que son vigilados por la Unidad de Gestión Ambiental”.

El jerarca universitario agregó que, de cualquier forma, por ley no es posible cambiar la localización del proyecto, puesto que ya existen condiciones negociadas y pactadas, además de que no se pueden afectar los servicios públicos: “Estaríamos afectando los servicios que se le van a dar a los estudiantes en materia de salud”.

Al mismo tiempo, recordó que la universidad está comprometida con la mejora de las condiciones de los servicios de salud que se brindan:

“Las condiciones son muy limitadas, no solo en la atención sino también en la cobertura, los diferentes tipos de servicios y la forma en que se dan; era un compromiso de hace muchos años que ya se logró materializar en este momento”.

Plan de Ordenamiento Territorial

El vicerrector comentó la existencia de un Plan de Ordenamiento Territorial en la universidad, donde se realiza un análisis de la huella de infraestructura universitaria para poder definir las condiciones técnicas para realizar una construcción.

En dicho plan, se intenta que la huella de infraestructura no supere el 50%, de modo que el estudio permitirá señalar hacia donde debería orientarse un eventual crecimiento de la infraestructura universitaria: “Se generan escenarios de posible desarrollo de infraestructura universitaria”, dijo Guillén.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido