Consejo Universitario autoriza baja de intereses y compensación de deudas con ahorro obrero

El proyecto beneficiaría a más de 11 mil afiliados y contempla dos medidas: la baja de tasas de interés en los préstamos y la “compensación” de deudas con la Junta con el aporte obrero de los ahorros.

En un plazo no mayor de dos meses, las personas afiliadas a la Junta Administradora del Fondo de Ahorro y Préstamo de la Universidad de Costa Rica (Jafap) podrán disponer del ahorro acumulado de las cuotas obreras aportadas a lo largo de los años, a fin de compensar cualquiera de las deudas que haya contraído ante esta entidad financiera universitaria.

Igualmente empezarán a percibir de forma inmediata una reducción de entre 1% y 2% en las tasas de interés de los préstamos contraídos con la Jafap.

Ambas medidas fueron acordadas por el Consejo Universitario el pasado martes 4 de agosto, con el objetivo de dar mayor liquidez a los salarios de las personas funcionarias universitarias y a la misma Jafap.

Alrededor de una cuarta parte de la planilla de la UCR percibe un salario líquido menor a ₡190 mil al mes, de las cuales 383 tienen un salario igual a cero. 

La recesión económica generada por la crisis sanitaria del COVID-19 también redujo los ingresos de muchas de las familias de los trabajadores universitarios, que determinaron los estudios de impacto y viabilidad del proyecto de apoyo económico para las personas afiliadas a la Junta Administradora del Fondo de Ahorro y Préstamo de la Universidad de Costa Rica (Jafap).

Warner Cascante, miembro del Consejo Universitario y quien presentó la iniciativa, comentó que la propuesta debía tener varios componentes adicionales: un análisis de sostenibilidad financiera, uno de seguridad jurídica, una solución rápida de aplicación al corto y mediano plazo y un impacto duradero, ya que la ampliación de prórrogas “no era sostenible a lo largo del tiempo”.

“Me siento muy feliz de que se alinearan las personas correctas en el momento correcto. Tenemos que participar como comunidad para que en estos espacios políticos sigan teniendo personas con estas capacidades”, dijo Cascante, satisfecho con el proyecto. 

Por su parte, Madeline Howard, Directora del CU, dijo que debido a la apremiante situación que viven las personas funcionarias, se estima que en octubre se logre aprobar la reestructuración de las deudas.

El secretario general del Sindicato de Empleados de la UCR (Sindeu), Trino Barrantes, que también presentó propuesta de nuevamente prorrogar las cuotas ante el CU para atenuar el endeudamiento, se mostró satisfecho con las dos medidas, las cuales impactarán a los trabajadores de menores ingresos, añadió. 

Tasas más bajas y compensación de deudas

La primera medida acordada consiste en una reducción de entre 1 y 2% en las tasas de interés en los préstamos más onerosos de Junta, durante un año, y una ampliación en los tiempos de cancelación de 120 a 180 meses en nuevos créditos corrientes, así como de 60 a 72 meses en los calificados de especiales ordinarios y extraordinarios.

Para implementar la segunda medida, tendiente a compensar con el ahorro obrero las deudas, se requiere de una modificación del artículo 29 del reglamento de la Junta sobre el uso y aplicación de los recursos del Fondo de ahorro obligatorio individual. 

Este cambio en la normativa permitirá que las personas afiliadas deudoras, más de 11 mil personas, que a la fecha de aprobación del dictamen tengan deudas con la Junta, utilicen su aporte como trabajadores una única vez, y dependiendo de las condiciones financieras del Fondo, para el pago de deudas contraídas con la Jafap.

Por ejemplo, una persona tiene ₡40 millones ahorrados de toda su vida que se dividen en 10 millones del aporte del patrono, la otra cuarta parte es el aporte obrero y el 50% son los rendimientos (intereses) que ha ganado durante toda la vida laboral. Esa persona deudora, que cumpla con los requisitos, podrá usar esa cuarta parte para reducir su compromiso financiero.

Según el dictamen, las condiciones a tomar en cuenta son: que es una medida que se aplica una única vez, no es una devolución ni liquidación de dinero, ya que por ley esto solo se realiza cuando se rompe la relación laboral, solo aplica a los préstamos con la Jafap y, en casos en los que se tiene varios préstamos, debe seguirse un orden de pago. 

Propuesta es viable legal y financieramente

El Estatuto Orgánico de la Universidad determina que, por requerir una modificación reglamentaria, la segunda medida debe ser sometida a consulta pública por la comunidad universitaria por un mínimo de 30 días y existe la posibilidad de ampliación, si los miembros de la comunidad lo solicitan y el plenario lo aprueba. 

La Junta aprobó una moratoria de pago que suspendió el cobro de las cuotas de abril y mayo, más de la mitad de los deudores pidieron esta devolución. Hace dos meses, el CU rechazó una  solicitud de prórroga de esta medida hecha por el Sindeu, a raíz de un estudio de viabilidad presentado por la Jafap. En su lugar, el plenario solicitó a la Junta una propuesta integral con beneficios a largo plazo. 

“Esto no va solucionar el problema al 100% sino que alivia el problema de la liquidez. Es un apoyo para la salud mental de estas personas”, indicó Federico Rivera.

El estudio de la Jafap estimó que una nueva prórroga en dos cuotas de préstamos para los afiliados, implicaría una erogación de ₡3.222 millones, lo que llevaría, eventualmente, a cancelar inversiones que respaldan la reserva de liquidez.

Los miembros del CU, Cascante y Howard creen que la propuesta tendrá un impacto directo en los salarios comprometidos de las personas afiliadas con menor liquidez . Los estudios de viabilidad financiera y legal de la Jafap y el análisis del Consejo Universitario determinó que era una propuesta “prudente”. 

“Es viable y no compromete ni los ahorros de las personas afiliados, ni el patrimonio de la Junta, porque solo utiliza el 25% de los aportes que directamente realizan los y las trabajadores, el aporte obrero”, explicó Federico Rivera, miembro de la Junta Directiva de la Jafap, quien además aseguró que una ampliación en la moratoria implicaba un desbalance en sus finanzas.. 

Trino Barrantes prefirió limitar sus comentarios sobre la reestructuración en las deudas que aprobó el CU, hasta leer el dictamen final, porque considera que una medida de este tipo podría provocar que los trabajadores se endeuden con entes externos.

“Necesitaría ver con detalle el dictamen”, comentó el dirigente, quien defiende la solicitud de prórroga en la moratoria ya que asegura que no le han sido remitidos los estudios que determinaron una afectación en la liquidez de la Junta.  

Rivera coincide en que la medida no puede evitar que las personas funcionarias se endeuden de nuevo y que para esto la Junta pone a disposición la orientación de sus plataformistas en temas financieros. 

“Esto no va solucionar el problema al 100% sino que alivia el problema de la liquidez. Es un apoyo para la salud mental de estas personas, pero una solución más allá de esto requiere de que los y las afiliadas busquen una educación financiera de calidad”, agregó Rivera.  

El economista también dijo que es importante considerar que solamente un 25% de la planilla trabaja tiempo completo en la institución y que hay un porcentaje importante de interinazgo. 

“Esto significa que si pierden una de sus fuentes de ingreso pueden quedar con la mitad o menos, pero siguen con las mismas deudas y en ocasiones fuera de la Universidad, bajo condiciones de usura”, dijo Rivera, quien invitó a acercarse a la Junta para recibir asesoramiento en sus finanzas en caso de requerir un préstamo. 

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments