En Madrid

Compositor costarricense brilla en España

Músico se presentó durante las primeras dos semanas de junio en Madrid y Almansa.

El 9 de diciembre de 1987, con tan solo 15 años de edad, Marvin Camacho mostró su talento al público con sus primeras diez obras originales en un concierto en Barva, Heredia.

Hoy, 30 años después, las obras de este compositor y pianista costarricense resuenan en España, donde es el único músico latinoamericano con un catálogo de sus obras en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

El 6 de julio este pianista ofreció un recital de piano, Al otro lado de la orilla, con un repertorio de algunas de sus más conocidas piezas musicales en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Rabasf), en Madrid.

“Al otro lado de la orilla significa venir de América hacia España a presentar lo que un compositor latinoamericano le puede contar a Madrid, he venido a mostrar varias de mis obras, que son una mezcla de poesía y música”, afirmó Camacho.

Camacho (saco negro) en compañía de miembros del Consulado de Costa Rica y algunos costarricenses que estuvieron en el concierto del 6 de julio.

Posteriormente, el artista viajó a Almansa para el V Festival Internacional de Música de esa ciudad, donde dio una conferencia el 8 de julio sobre la situación de la música contemporánea costarricense.

“Nuestro país ha tenido una importante trayectoria de la música contemporánea desde el 1937 con el Maestro Benjamín Gutiérrez y el Maestro Bernal Flores, ahora el quehacer musical lo construimos todos los compositores”, expuso el músico.

Días después, el 11 de julio el artista se presentó en el Teatro Regio bajo la dirección del director español invitado Raúl Miguel Rodríguez, con la Krasnoyarsk Chamber Orchestra de Rusia y el director y fundador del Festival, Martín Barza- Rubio.

En este concierto se estrenó su obra Los Caminos de Don Quijote para acordeón, cuerdas y percusión.
“Cada compositor tiene su distinta inspiración. Mi inspiración viene del campo, el contacto con la tierra, la naturaleza, y la vida sencilla. Además, ha influido mi admiración a la literatura universal y también a la poesía”, dijo el pianista.

Según Camacho, uno de los desafíos más grande que presenta un músico es el de sostener la disciplina que lo conlleve a escribir, investigar y trabajar, y a partir de esto comenzar a crear su propio lenguaje y sus propias obras.

Antecedentes

Camacho llevó a cabo su formación musical en piano y composición en el Conservatorio Castella y en la Escuela de Artes Musicales de la Universidad de Costa Rica (UCR). Entre sus principales maestros se encuentran Roger Wesby, Mario Alfagüell, Luis Diego Herra, Bernal Flores, Benjamín Gutiérrez y Pilar Aguilar.

Sin embargo, desde los nueve años está inmerso en el mundo musical, cuando tomó sus primeras clases con su maestra de capilla. Ya para sus 15 años de edad tenía diez obras escritas por él.

Este artista es catedrático de la UCR y ha sido reconocido por su obra compositiva con el Premio Nacional de las Artes (1984), Premio Nacional en Composición Aquileo Echeverría (dos veces en 2007, y una en el 2012), Premio ACAM (2010) y Premio ACAM (2016) por sus diferentes composiciones musicales.

En el año 2012, Camacho donó alrededor de cincuenta partituras de su catálogo al Archivo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, y se convirtió en el único compositor latinoamericano en resguardar su obra en esa institución.

“Esta es una relación que ha ido en crecimiento hace ya varios años, conocí a uno de los grandes musicólogos académicos que integran la Rabasf, Ismael Fernández de la Cuesta, y así empezó el acercamiento del quehacer musical costarricense con la Academia” sostuvo Camacho.

Asimismo, en noviembre de 2015, realizó la entrega oficial de todos sus manuscritos al Archivo Histórico Musical de la UCR, y se convirtió en el primer compositor costarricense en ofrecer en calidad de custodia su patrimonio original a dicha institución.

Actualmente es Profesor Catedrático de la UCR, donde funge como Subdirector de la Escuela de Estudios Generales, Coordinador del Programa de Cursos Libres y Extensión Docente, y profesor de la Etapa Básica de Música de la Sede Regional del Atlántico.

“Estoy agradecido con la UCR porque a lo largo de 30 años han sido un respaldo para mí”, comentó el compositor.
También, es Coordinador de Vida Estudiantil de la Universidad de Iberoamérica (Unibe) y Presidente de la Asociación Sinfónica de Heredia.

En últimos años, Camacho ha producido tres discos monográficos, entre ellos Rituales y Leyendas (2012), Salmos Cotidianos (2013) y Las memorias de Sibö (2015).

“Estoy trabajando una nueva propuesta sobre música con elementos del Quijote, quiero reunir esos elementos para un cuarto disco monográfico, me gustaría trabajar en nuevas obras en torno de esa temática”, expuso Camacho.

Camacho asegura que esta ha sido una experiencia muy enriquecedora porque le permite acercarse al público desde la óptica del compositor intérprete.

“Es interesante tanto para mí como para la audiencia por el acercamiento que se tiene. Como compositor puedo tocar y hablar de la obra pero también puedo compartir impresiones con el público sobre la misma”, concluyó el artista.

 

0 comments

Otros Artículos

A finales del mayo pasado aparecieron en la prensa comercial y no comercial costarricense entrevistas a Leonardo Padura (n.1955).

Como sacado de un episodio estelar de House of Cards, se nos informa sobre el grave atentado, con armas de fuego contra Steve Scalise

Alexis Sánchez director a.i. INC participó en horas laborales de un taller del PLN