Combatiendo al resistente Aedes aegypti

Un grupo de científicos_de_la_UCR_se encuentra analizando desde el 2014 la resistencia que presenta este peligroso mosquito a ciertos insecticidas utilizados en el país.

Una tarde de julio del 2003, Irene decidió irse a la playa con su familia. Cuando volvió, comenzó a presentar unos síntomas extraños como de resfrío: mucho dolor de cabeza y cuerpo, cansancio, mareos y una fiebre tan alta que la hizo perder la memoria, al punto de que no podía reconocer ni a sus propias hijas.

Para ese entonces, no era tan conocida la enfermedad que la estaba afectando: dengue. Un pequeño mosquito, conocido como Aedes aegypti, la había picado en su viaje y le había transmitido la condición. Después, se haría de conocimiento general todo acerca del dengue, cuando más y más personas comenzaron a enfermar.

El Ministerio de Salud de Costa Rica reportó, para el año 2015, 17.000 notificaciones de personas con dengue y, para el 2016, cerca de 22.000 casos. Gracias a la implementación de diferentes medidas, para el 2017 se logró reducir este número a 5324 notificaciones de casos, la cifra más baja de los últimos 17 años.

El proyecto de investigación inició en el 2014 analizando la región Huetar Caribe por dos años y pasó en el 2016 a la región Pacífico Central, donde concluyó en el 2018. El mosquito Aedes aegypti es el responsable de la transmisión de enfermedades como dengue, zika y chikungunya.

Una de las muchas medidas que se implementaron para enfrentar esta problemática de erradicar el mosquito Aedes aegypti (transmisor no solo de dengue, sino también de zika y chikungunya) fue coordinar con el Laboratorio de Investigación en Vectores del Centro de Investigación en Enfermedades Tropicales (CIET), perteneciente a la Universidad de Costa Rica (UCR), la realización de análisis que evaluaran si este mosquito estaba presentando resistencia a los insecticidas que se estaban utilizando en el país.

“El término de resistencia se refiere a la capacidad que tiene una fracción de la población de insectos de poder soportar dosis del insecticida que matan a todos los demás. Estos que logran soportar esta concentración van a heredar esa característica a sus progenies y paulatinamente a través del tiempo estas van a ir haciéndose resistentes”, explicó el Dr. Ólger Calderón, uno de los microbiólogos a cargo del proyecto.

Para hacer el análisis, el equipo (compuesto por diez investigadores de la UCR, personal técnico del Ministerio de Salud y coordinadores de cada sitio) se enfocó en dos regiones específicas del país: Huetar Caribe (Guácimo, Guápiles, Siquirres y Limón) y Pacífico Central (Jacó, Barranca, Quepos y Orotina).

“En estas regiones evaluamos colonias que se pudieron conformar con material colectado en las principales ciudades donde ha habido transmisión del dengue, chikungunya o zika, y donde ha habido la necesidad de aplicar insecticidas. Esas colonias que montamos son representativas del área; para eso hicimos una colecta bastante exhaustiva tratando de que este material que nosotros generamos en el laboratorio fuera representativo”, manifestó el microbiólogo.

Mosquitos resistentes

Para efectuar un análisis de resistencia, los científicos deben realizar un análisis de concentración que se conoce como Concentración Letal 50% o CL50, que es una concentración de insecticida que mata a la mitad de una población que se está evaluando.

Este dato, que se puede obtener de una población silvestre, se compara con el mismo dato generado en una población de mosquitos Aedes aegypti susceptibles, internacionalmente reconocida. En este caso, la cepa (colonia de insectos) reconocida es la cepa Rockefeller. Para esta investigación, la cepa fue donada por el Instituto Pedro Kourí de La Habana, Cuba.

El cálculo de este factor es lo que les permite a los investigadores decir si la cepa es susceptible, medianamente resistente o resistente manifiesta.

Los insecticidas que evaluaron los científicos fueron dos que pertenecen a un grupo denominado “los piretroides”. Estos son insecticidas que tiene una estructura molecular derivada de una sustancia conocida como piretro, que fue aislada de la flor crisantemo.

“Nosotros evaluamos estos que son la deltametrina y cipermetrina. Esos piretroides eran los que habían sido usados recientemente por el Ministerio de Salud en el control del Aedes aegypti”, contó Calderón. Aparte de estos dos, se evaluó también otro insecticida de otra familia que se llama temefos, que se utiliza usualmente para el control larval de este mosquito.

“A grandes rasgos, nosotros encontramos primero que no pudimos evidenciar ciertas resistencias al temefos, lo que es favorable para el país porque este es un químico que constituye uno de los poco para poder atacar la población larval. Encontramos resistencia en varias localidades al deltametrina. Nuestros resultados son los primeros de carácter local y representativo”, manifestó el científico.

Los investigadores encontraron resistencia incipiente también al cipermetrina. Este es un insecticida que se utiliza en muchos productos, por ejemplo, en los aerosoles que se consiguen en el supermercado para uso doméstico, productos veterinarios –como champú para perro– o de uso en jardinería.

De acuerdo con el microbiólogo, esta resistencia es un problema, por lo que uno no debe de abusar de la utilización de insecticidas para el control de vectores, porque, cuando realmente se necesitan, como en el caso de las epidemias, si hay una situación de resistencia las poblaciones infecciosas del mosquito no van a poder ser eliminadas.

Es por esta razón que lo más importante no es el control químico, sino el ecológico, que se basa en la eliminación de criaderos.

“El monitoreo de la resistencia es lo que da a los tomadores de decisiones el poder de racionalizar el uso de esos productos. Como resultado de este estudio y porque nosotros encontramos una resistencia incipiente a la cipermetrina, el Ministerio de Salud cambió de repertorio de insecticidas. En este momento, se utiliza otro insecticida que se llama lambdacialotrina, que nosotros evaluamos y vimos que era favorable para hacer este cambio”, explicó Calderón.

El siguiente paso para el proyecto es justamente analizar este nuevo insecticida para evaluar que no haya colonias que presenten resistencia y así poder ir generando este tipo de retroalimentación al Ministerio de Salud que le permite tomar mejores decisiones para asegurar el bienestar de los costarricenses.

Por el momento, el microbiólogo recomienda también a las personas promover la eliminación de criaderos y no abusar del control de los insecticidas para controlar plagas de mosquitos, porque podría resultar contraproducente.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/universitarias/combatiendo-al-resistente-aedes-aegypti/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments