Universitarias

Carlos Palma representará al área de Ciencias Sociales en el Consejo Universitario

El actual decano de Ciencias Económicas resultó electo en la segunda ronda, con el 45,14% del total de votos; entrará en funciones el 1º de enero para el periodo 2021-2024.

Carlos Palma Rodríguez, decano de la Facultad de Ciencias Económicas, fue elegido como el nuevo representante del sector docente ante el Consejo Universitario para el área de Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica (UCR).

El voto electrónico fue la modalidad seleccionada para desarrollar este proceso electoral, que se llevó a cabo este viernes 13 de noviembre, en horario de 7:30 a.m. a 6 p.m.

Esta elección se tuvo que resolver en una segunda ronda entre el candidato Palma y la candidata Maria Isabel Gamboa Barboza, debido a que en la primera votación —que tuvo lugar el 6 de noviembre anterior— ninguna de las tres personas aspirantes al puesto obtuvo más del 40% de los votos requeridos.

De esas tres candidaturas que participaron en este primer proceso, Palma y Gamboa fueron quienes obtuvieron más votos.

La segunda ronda de la elección contó con un padrón de 2.350 personas, de las cuales emitieron su voto un total de 1.841, para una participación del 78,34%.

Carlos Palma Rodríguez fue electo con un total de 831 votos. La candidata María Isabel Gamboa Barboza obtuvo 756 votos, mientras que 3 votos fueron emitidos en blanco y 251 fueron nulos.

Palma entrará en funciones a partir del 1 de enero de 2021, y estará en el cargo hasta el 31 de diciembre de 2024.

“Recuperar el pensamiento de Rodrigo Facio”

Carlos Palma dijo a UNIVERSIDAD que piensa que es necesario que la Universidad de Costa Rica retome la línea de pensamiento de Rodrigo Facio, en cuanto al tipo de relación que debe sostener la universidad con la sociedad, al argumentar que la institución debe representar un elemento de movilidad social.

“Yo me identifico con esos ideales de los fundadores de nuestra universidad. Como decía Rodrigo Facio, la Universidad no solo debe rendir cuentas a la sociedad, sino dar solución a los distintos problemas que enfrenta la misma”, dijo.

Palma opina que en los últimos años la UCR ha dejado de lado esta visión, y que es necesario recuperarla para que la Universidad vuelva a ser líder en temas de movilidad social y vuelva a tener un papel importante al trazar las líneas de ruta del país.

Además dijo que otro de los principales temas que busca tratar es el fortalecimiento del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES), para lo que propone generar una ley “parafiscal” que permita generar otros ingresos para la Universidad, así como avanzar en la generación de ingresos propios para la institución.

“Una nueva ley parafiscal es una ley específica, que le dé a la Universidad ingresos permanentes. Esa ley específica podría venir de varias formas: podría venir de un gravamen a las plataformas electrónicas, podría venir en un porcentaje entre la diferencia que queda entre el tipo de compra y de venta del dólar, sobre la lotería, o sobre la venta de licores, por ejemplo”, explicó.

Palma dijo que el objetivo de esta propuesta es generar una ley que ayude a complementar los fondos del FEES. Explicó que esto también se debe a que la Universidad necesita expandirse más, y permitir la admisión de más estudiantes y la adquisición de más tecnologías.

“La única manera de lograr esto es a través de más financiamiento. Si hoy día el financiamiento del FEES es a través del PIB, cuando el PIB que está caído y va a estar caído durante años, la única manera de crecer es a través de buscar nuevas formas de ingreso”, explicó.

Adicional a esto, agregó que de ser aprobada, la idea es que esta ley parafiscal entre en funcionamiento cuando la economía del país se haya recuperado, en un lapso de varios años.

Palma también dijo que es necesario que la Universidad genere recursos propios, para lo que propone que las distintas unidades académicas, institutos y centros de investigación de la institución empiecen a generar proyectos con organizaciones públicas y privadas, para que así generen ingresos a sus respectivas unidades.

“Tenemos que incentivar que las universidades académicas desarrollen sus capacidades, porque para esto tenemos todo: tenemos conocimiento, investigadores y docentes especializados en las diferentes áreas, además del equipo y la infraestructura necesarias”.

Como tercer punto, propone realizar ajustes en el costo de la matrícula con el objetivo de fortalecer el fondo de becas. Palma explicó que la idea sería modificar el costo de la matrícula y los créditos para estudiantes que provengan de colegios privados y de familias de clase media y alta, y que el ingreso extra que este ajuste genere sea destinado únicamente para el fondo de becas.

“La idea de este sistema es trasladar fondos de los estudiantes que ingresan a la Universidad, que más tienen, al fondo de becas, para que el fondo se los traslade a los que menos tienen”, dijo. Añadió que esto también podría permitir hacer ajustes al monto de la beca, para cubrir de forma más efectiva las necesidades de los estudiantes.

Indicó además que para llevar a cabo esta propuesta deberían de realizarse primero una serie de estudios para medir la viabilidad de la misma. Agregó también que sería necesario discutirlo con la administración de la institución, al tratarse de un tema de gestión.

Palma aseguró, además, que desea proponer acciones afirmativas en el tema de género en el ingreso de estudiantes, así como mejorar la transparencia, la rendición de cuentas de la institución de cara a la sociedad y el trabajo con las sedes y recintos de la institución.

También habló acerca de la forma en que se asigna el presupuesto a las distintas unidades académicas de la universidad, sobre lo que dijo que considera que debe cambiarse el sistema de asignación de presupuesto del modelo histórico al modelo de base cero.

Esto implicaría que las unidades académicas desarrollen un presupuesto que posteriormente pasaría a la administración para que lo apruebe; a diferencia del modelo actual, donde la administración es la que fija los montos de los que disponen las unidades académicas, explicó Palma. Agregó además que esto ayudaría a una mejor distribución y mayor democratización del presupuesto.

Sobre el uso de la modalidad de voto electrónico para las elecciones que se llevaron a cabo en el CU, Palma consideró como excelente el desempeño del sistema, tomando en cuenta aspectos como la flexibilidad que permitió así como el descenso en las tasas de abstencionismo en comparación con años anteriores. De la misma forma, destacó la gestión del Tribunal Electoral Universitario para lograr llevar a cabo el proceso electoral en modalidad virtual de forma exitosa.

Además, dijo que el éxito de este proceso representa una oportunidad importante para que la universidad considere la implementación de este sistema de elección, incluso después de la pandemia (para los procesos electorales en los que el reglamento permite utilizar este medio), ya que esta modalidad representa una oportunidad para reducir costos y hacer más rentables y prácticos estos procesos dentro de la universidad.

Finalmente, Palma realizó un llamado a la unión en la comunidad universitaria, debido a que “es necesario estar unidos porque la universidad va a tener que hacer frente a situaciones críticas en los próximos años”, explicó.

Ir al contenido