Segunda tertulia del Farolito

América es continente de retos para los Derechos Humanos

Una nueva edición de Tertulias del Farolito, el pasado jueves a las 7:00 p.m. en el Centro Cultural de España, reunió importantes ideas_relacionadas_con_Derechos_Humanos (DDHH)

Una nueva edición de Tertulias del Farolito, el pasado jueves a las 7:00 p.m. en el Centro Cultural de España, reunió importantes ideas relacionadas con Derechos Humanos (DDHH) y el entendimiento que sobre estos se puede desarrollar, desde los actuales desafíos del Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH) y los fenómenos sociopolíticos recientes.

La Tertulia se nombró “El Nuevo Orden Mundial y los Derechos Humanos”.

Elizabeth Jiménez, Presidenta de la Asociación Costarricense de Derecho Internacional (Acodi) y asistente legal de la Secretaría de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH); José Thompson, Director Ejecutivo del Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH); y Eduardo Ulibarri, exembajador de Costa Rica ante las Naciones Unidas (UN), conversaron sobre los retos del SIDH, la situación y efecto de los fenómenos sociopolíticos en los DDHH y el gran reto de la educación en esta materia en distintos ámbitos, respectivamente.

El “cuadrado de las Bermudas”

Elizabeth Jiménez destacó los cuatro grandes desafíos del SIDH y cómo entenderlos desde un “efecto dominó”.

Realizó una analogía con el “triángulo de las Bermudas”, al decir que es un “cuadrado de las Bermudas” lo que vive el sistema y “que nadie está muy seguro de cómo solucionarlo”.

Primero, destacó la dificultad de universalizar el SIDH en el continente, pues no todos los países que forman parte de la Organización de Estados Americanos (OEA) son parte de la Comisión y de la Corte IDH.

Según Jiménez, en este momento hay 35 países miembros de la OEA, pero de estos solo 25 han ratificado la Convención Americana de Derechos Humanos (CADH) y solo 20 de estos 25 han reconocido la jurisdicción de la Corte. Es decir, 15 países no pueden ser juzgados por la Corte.

Segundo, indicó la falta de comunicación con los órganos internos de justicia de los países. Jiménez citó como ejemplo la Opinión Consultiva en Costa Rica No. OC-24, que trata temas de género y de derechos de personas sexualmente diversas.

“¿Cómo se demostró con esta opinión consultiva un debilitamiento del sistema? Porque se entró en toda esta discusión, no solo académica, sino también a nivel interno, del carácter vinculante de las opiniones consultivas, cuando ya la Sala Constitucional de nuestro país había reconocido a las opiniones consultivas de la Corte IDH como fuentes de obligaciones de Derecho Internacional años atrás”, explicó.

El tercer reto es el déficit económico del SIDH, donde tanto la Comisión como la Corte funcionan con ingresos que no son suficientes para el ideal desarrollo del sistema en general.

Los tres desafíos anteriores hacen llegar al cuarto, referente al retraso en la tramitación de los casos.

Política y DDHH

Según Eduardo Ulibarri, “Los DDHH pertenecen desde el ámbito íntimo y el ámbito cotidiano de las personas, hasta el ámbito universal, y en este ámbito universal, más que en otros, hay una intersección y una interacción muy compleja entre política y derechos humanos”.

Ulibarri destacó que tras la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH), las personas se “convirtieron en seres humanos sujetos de Derecho Internacional, pues anteriormente se pensaba que los únicos sujetos de DDHH eran los Estados.”

Sin embargo, hoy el reto, según Ulibarri, está en que esa construcción normativa institucional de las Naciones Unidas y de las estructuras de protección de los DDHH, constituidas hasta el momento, requieren de apoyo político para que tengan vigencia.

“(…) ese apoyo político obviamente tiene más peso en función de quienes lo otorgan o de quienes lo quitan, o de quienes lo reconocen, o de quienes tratan de desconocerlo”, indicó. Es entonces desde esta perspectiva que los fenómenos políticos y los cambios internacionales impactan el ámbito de los DDHH.

Como ejemplos, Ulibarri citó el fenómeno de la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos y la actitud del mandatario en varias dimensiones, sobre todo en su política exterior y en su trato a los migrantes.

Además, destacó la emergencia de nuevas modalidades de populismo, un tipo de populismo “más orientado al ámbito redistributivo, al ámbito clientelar, de movimientos de masas.”

En América Latina, Ulibarri subrayó como los casos más serios en materia de DDHH a Cuba y a Venezuela; en Centroamérica a El Salvador, Guatemala y Honduras. Asimismo, resaltó el caso de Nicaragua, donde el régimen se deslegitimó y la represión creciente aumentó la molestia colectiva.

Sobre Costa Rica, Ulibarri expresó que el país tiene un futuro favorable en DDHH, pues el Gobierno hizo de estos una bandera política que proyecta materializarse en acciones concretas.

1948

José Thompson, explicó que el mundo hace 70 años dio un vuelco, pues luego de la II Guerra Mundial, la Carta de las Naciones Unidas giró su mirada hacia las personas, desarrollando instituciones la protección de sus DDHH.

“¿Qué ha cambiado con la construcción de la Comisión y la Corte Interamericana?”, me preguntaron un día. Yo les dije que era un cambio del cielo a la tierra. Por ejemplo, si lo vemos en materia de doctrina, cuando el IIDH se creó en 1980, no teníamos material con qué educar en DDHH”, acotó.

También insistió que hace 40 años no existían cursos de DDHH en ninguna universidad de América Latina, algo que ahora ha cambiado, pues casi todos los países tienen estudios en grado y posgrado. De esa forma la cantidad de doctrina que se ha creado es abundante y ha otorgado facilidades en la educación.

En el área de desafíos en la educación de DDHH, Thompson destacó que el mayor reto es combatir el cinismo, los extremismos, el temor al otro, la búsqueda de estrategias para insertar a la educación los DDHH como vehículo para rescatar valores como la diversidad, el valor de los demás y el valor de uno mismo en el mundo.

Además, Thompson resaltó que los DDHH se han convertido en un paradigma jurídico y un referente ético en nuestros tiempos, pues si bien es cierto existe un tejido denso de tratados, resoluciones, órganos de protección y gran cantidad de organizaciones de la sociedad civil interesadas en DDHH, también están los resurgimientos de los fundamentalismos extremos.

Añadió que “El gran problema del fundamentalismo no es creer lo que uno cree, sino lo que le niega a los demás. No es el que yo no pueda estar seguro de que estoy en la senda correcta, es la forma en la que juzgo la senda que los demás escogen”.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/universitarias/america-es-continente-de-retos-para-los-derechos-humanos/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments