Universitarias

A 50 años de su fundación, Sindeu afirma seguir en lucha

La organización se enfrenta a grandes retos: acercar al personal docente, reforzar la importancia de la Convención Colectiva, combatir la tercerización de servicios en la universidad y luchar por resolver el problema del interinazgo, entre otros

Tras 50 años de funcionamiento, el Sindicato de empleados y empleadas de la Universidad de Costa Rica asegura que sigue en pie de lucha en favor de las personas trabajadoras de la institución y en defensa de la universidad pública.

Fortalecer la organización a través de la sensibilización y acercamiento del nuevo personal docente, reforzar en la comunidad universitaria la importancia de defender la Convención Colectiva, combatir la tercerización de servicios en la universidad y luchar por resolver el problema del interinazgo son “los grandes retos estructurales” que enfrenta el sindicato, según su secretario general, Trino Barrantes.

El sindicato que aglutina al personal docente y administrativo de la institución, fue creado el 1 de agosto de 1970 sobre la base de la Unión de Funcionarios Universitarios (UFU), que se fundó en 1968.

De acuerdo con Barrantes, también docente, en la UFU prevalecía una corriente marcadamente socialdemócrata que cambió con la creación del sindicato, pues representaba el surgimiento de tendencias políticas de izquierda en el seno de la universidad.

Tras los eventos políticos de la década de 1960, explicó el sindicalista, surgieron la Organización Socialista de los Trabajadores, el Movimiento Revolucionario del Pueblo, el Frente Popular y Movimiento Estudiantil Cristiano, al tiempo que se mantenía la influencia de Vanguardia Popular.

De acuerdo con Barrientos, historiador de profesión, es a raíz de este crecimiento de la izquierda en la comunidad universitaria que cambia la concepción político-ideológica del sindicato y se convierte en una organización clasista que “representa realmente los intereses de los trabajadores”.

Entre los principales hitos de la historia de la organización, el dirigente destacó la creación de las seccionales en 1973, una figura novedosa que influenciaría a otras agrupaciones, la fundación de la Escuela Sindical en 1988 que se mantiene aún en funcionamiento y la firma de la Convención Colectiva en 1982, que incorpora como instrumento de lucha a la Junta de Relaciones Laborales.

Las luchas del 2020

En la actualidad la organización informó que se encuentra trabajando por revertir los recortes salariales realizados por la rectoría que afectaron el ajuste salarial, las anualidades y el escalafón que se paga a los empleados.

Además, indicó, han presentado iniciativas de moratoria de préstamos ante la Junta Administrativa del Fondo de Ahorro y Préstamo, pero sólo se aprobó la primera moción para un aplazamiento de dos meses. La segunda, que extendía esta medida por dos meses más, fue rechazada por el Consejo Universitario y la misma Junta argumentando que causaría problemas de liquidez.

Otro de los temas que preocupa a la Junta Directiva del Sindeu es la postergación aún indefinida de la elección de la rectoría. “Los argumentos para seguir aplazando esta elección son absolutamente endebles”, dijo Barrantes y agregó que “como sindicato nosotros no podemos incidir pero sí podemos denunciar que hay un acto de complicidad para mantener una administración de tránsito con intereses sumamente delicados”.

Finalmente, el secretario general indicó que se han realizado esfuerzos para defender las pensiones y que en conjunto con la Federación de Estudiantes de la UCR, el Movimiento Estudiantil Alternativo y otros sindicatos han mantenido la lucha en defensa del Fondo Especial para la Educación Superior Pública, incluyendo la urgencia de que la negociación vuelva a ser quinquenal.

Ir al contenido