País Según monitoreo de Contraloría General de la República:

Pandemia causó reducción de ¢52 mil millones en los ingresos del Seguro de Enfermedad y Maternidad

Los gastos corrientes del SEM, alcanzaron a junio la suma de ¢1.017.769 millones, lo cual equivale a un crecimiento de ¢33.850 millones con respecto al primer semestre de 2019. Brecha positiva entre ingresos y gastos corrientes es cada vez menor.

Los ingresos corrientes del Seguro de Enfermedad y Maternidad (SEM) de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) alcanzaron al mes de junio la suma de ¢1.145.216 millones; es decir, cayeron en ¢52.354 millones (-4,4%) respecto al mismo período del año anterior. Así lo señala un monitoreo efectuado por la Contraloría General de la República (CGR).

Según la CGR, la reducción de los ingresos corrientes responden a la caída en las contribuciones a la seguridad social y de las transferencias corrientes del Gobierno en combinación con la declaratoria de emergencia nacional que fue decretada desde marzo anterior.  

En cuanto a las contribuciones a la seguridad social, la CGR señaló que al primer semestre de este año se percibieron un total de ¢946.046 millones, lo que muestra una disminución de ¢7.002 millones con respecto al mismo período del 2019 (-0,7%).

Esta disminución está asociada principalmente al incremento en la tasa de desempleo del país, la cual según datos del INEC pasó de 12,5% en marzo a un 20,1% en el mes de mayo. A esto se suman las suspensiones y disminuciones de jornadas laborales producto de la afectación generada por la emergencia sanitaria por COVID-19. 

Las contribuciones a la seguridad social son el principal componente de los ingresos corrientes del SEM, administrado por CCSS.

El monitoreo señaló también una disminución del 17,4% de la masa cotizante en los primeros cinco meses del año, esta se presentó principalmente en el sector privado que de febrero a mayo muestra una caída en la cantidad de trabajadores cotizantes de 83.737 (-8,4%).

La otra disminución se efectuó en cuanto a transferencias corrientes (otro componente importante dentro de los ingresos corrientes de la CCSS), las cuales mostraron a junio de 2020 una reducción del 37,5% con respecto al primer semestre de 2019. Estas se deben principalmente a una caída en ciertas transferencias corrientes del Gobierno Central “dada la complicada situación fiscal, agudizada por el efecto de la emergencia sanitaria”, señaló la Contraloría.

El segundo presupuesto extraordinario aprobado por los diputados incorpora una transferencia del Gobierno Central para la CCSS particularmente al SEM, por un monto de ¢28.012 millones, para mitigar el efecto de la rebaja en la base mínima contributiva producto de la crisis por el Covid-19. Asimismo, la semana pasada se dio la firma de un acuerdo con el Gobierno de la República que tiene como finalidad abonar al pago de la deuda que el Estado arrastra con esa entidad.

“Toda la situación descrita, pone en evidencia los impactos que está recibiendo el sistema de salud en sus ingresos, producto de la pandemia COVID-19, lo cual podría afectar su situación financiera y por tanto la prestación de sus servicios. De modo tal que es necesario tomar decisiones oportunas ante esta situación, sin dejar de lado la atención primaria requerida en este momento de urgencia nacional; máxime en un marco, donde de las proyecciones macroeconómicas  para el II semestre 2020, no se infiere un comportamiento alentador del empleo, lo que podría impactar aún más los ingresos del SEM”, se lee en el monitoreo realizado por la CGR.

Aumento de gastos por pandemia

El mismo informe muestra que a junio de este año, los gastos corrientes del SEM, alcanzaron la suma de ¢1.017.769 millones, lo cual equivale a un crecimiento de ¢33.850 millones con respecto al primer semestre de 2019. Según la CGR, ese aumento se concentra en gastos operativos, como son las remuneraciones y la compra de bienes y servicios.

La institución también incurrió en gastos extraordinarios a raíz de la pandemia del COVID-19, los cuales están relacionados con la compra de instrumental médico, útiles y materiales de resguardo; equipamiento del CENARE; costos incrementales en atención hospitalaria; contratación de personal; sustitución de funcionarios; incapacidades, entre otros.

En cuanto a los gastos de operación para atender la labor principal del SEM, para el primer semestre de 2020, se invirtieron ¢954.682 millones, ¢47.227 millones más que a junio del 2019, considerando la atención de la pandemia. 

“Entre los rubros de gastos operativos que registran crecimientos, están el pago de las remuneraciones, las cuales presentan un incremento del 3,2% (¢20.876 millones) con respecto al primer semestre de 2019; y el incremento por adquisición de bienes y servicios que muestra un crecimiento del 10,3% (¢26.351 millones)”, destaca el monitoreo.

La Contraloría señaló que pese a que los gastos corrientes al primer semestre 2020 presentan un crecimiento menor que en los dos años anteriores, dicho aumento ha tenido un énfasis en la atención de la pandemia, dejando de lado otros servicios en los diferentes centros hospitalarios, como cirugías y citas de consulta externa, según lo han manifestado las autoridades de la CCSS. Esta situación implica que posterior a la pandemia, la CCSS deberá tomar medidas para el restablecimiento de la actividad de dichos servicios, algo que “podría significar “costos importantes” para el SEM.

La pandemia implicó también un incremento en los gastos destinados a construcciones, adiciones y mejoras. Estos gastos aumentaron para el I semestre de este año ¢24.052 millones, con respecto al mismo período 2019, principalmente por acondicionamiento de la infraestructura hospitalaria para atender la emergencia sanitaria. 

Finalmente, la Contraloría destacó que existe una reducción en la razón ingresos/gastos corrientes para el SEM. Para el período 2017-2019, por cada colón de gasto, dicho régimen tenía ¢1,21 de ingreso, pero a junio del 2020, por cada colón de gasto se tiene ¢1,13 colones de ingreso. Esto demuestra que la brecha positiva entre los ingresos y los gastos corrientes es cada vez menor. 

“Resulta de relevancia el monitoreo de los ingresos y gastos corrientes del SEM y de su balance[16] para administrar los riesgos y tomar medidas estratégicas con el fin de no debilitar el seguro de salud y, en consecuencia, el bienestar social de la población en general”, destacó la CGR.

Ir al contenido