País

Otorgar pensiones anticipadas afecta régimen del IVM, señala director de pensiones de la Caja

Carrillo explicó a los diputados que incluso resulta mejor pagarle una pensión más alta a las personas que hayan cumplido con sus cuotas y se jubilen a los 65 años, que pagar pensiones anticipadas.

El director de pensiones de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Ubaldo Carrillo, señaló este miércoles ante los diputados de la Asamblea Legislativa que otorgar pensiones anticipadas afecta el régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) que administra la institución, pues resulta “muy costoso”

Carrillo explicó a los diputados que incluso resulta mejor pagarle una pensión más alta a las personas que hayan cumplido con sus cuotas y se jubilen a los 65 años, que pagar pensiones anticipadas.

“La visión nuestra es que todos tengamos una misma edad de retiro, 65 años que es lo que establece el reglamento y el que tiene éxito en el mercado de trabajo o logra acumular más cotizaciones, lo que va a tener a los 65 años es una pensión mayor, no tener un anticipo, que es mucho más costoso para el seguro del IVM y máxime que estamos en una transición demográfica a nivel país donde la esperanza de vida cada vez es mayor”, indicó Carrillo. 

De eliminar esta alternativa, el régimen tendría una oxigenación entre los 13 y 16 años, así se lee en el informe elaborado por la Comisión Interna Especializada de la Caja, que fue presentado hace pocas semanas a la Junta Directiva de la institución.

Leer también: Caja estudia tres planes de fortalecimiento para «darle aire» al IVM

Los planes

Actualmente la Junta Directiva de la Caja analiza tres planes de fortalecimiento que tienen como objetivo extender el Tercer Momento Crítico al menos por 12 años y mejorar la Razón de Solvencia del IVM a un mínimo de 60%.

De acuerdo con la última valuación actuarial del IVM (2018), el régimen tendrá su primer momento crítico a partir del año 2021, cuando empiece a utilizar los intereses de las inversiones para hacer frente al pago de beneficios. Seguido de esto, a partir del 2030 se experimentará el segundo momento crítico, cuando los ingresos corrientes (aportes más intereses) resulten insuficientes para hacer frente a los ingresos; mientras que para el 2037 sucedería el tercer momento crítico, el cual corresponde al agotamiento de la reserva.

El primero de los planes incluye eliminar la posibilidad del retiro anticipado. Además, se mantiene la edad normal de retiro para ambos sexos de 65 años con 300 cotizaciones.

De aprobarse, el tercer momento crítico (el agotamiento de la reserva) se daría 15 años después que en el escenario actual; es decir, en el año 2052.

El segundo de los planes consiste en aumentar en dos años la posibilidad de anticipar la edad de retiro; sin embargo, mantiene la edad normal de retiro en 65 años. Con lo anterior, los hombres podrían pensionarse a partir de los 64 años y 363 cuotas, y las mujeres a partir de los 62 años, con 444 cuotas.

Además, modifica la fórmula de cálculo del beneficio al establecer un único salario promedio de referencia tanto para el cálculo del monto de la pensión como el de ubicación en el rango de selección del reemplazo básico, y será calculado con la vida laboral completa actualizando los valores con la inflación.

Bajo este plan, el agotamiento de la reserva se extendería en al menos 13 años después del 2037.

El último de los planes, por su parte, pretende aumentar tres años la posibilidad de anticipar la edad de retiro; no obstante, deja la Edad Normal de Retiro en 65 años. En el caso de los hombres se eliminaría la posibilidad de anticipar la pensión por vejez; mientras que para las mujeres podrían anticipar el retiro por vejez a partir de los 63 años, con 405 cuotas.

La opción también plantea una modificación en la fórmula de cálculo del beneficio al establecer un único salario promedio de referencia tanto para el cálculo del monto de la pensión como el de ubicación en el rango de selección del reemplazo básico, el cual será calculado con la vida laboral completa actualizando los valores con la inflación.

Este plan permitiría extender el tercer momento crítico en al menos 16 años; es decir, al 2053. 

El directivo de la Caja, Mario Devandas, señaló a UNIVERSIDAD que la comisión ha puesto más énfasis en el segundo plan, el cual visualizan como “menos agresivo”. 

Devandas recomendó también realizar un diálogo nacional antes de que se tome la decisión.

Ir al contenido