Nació Isabel Lucía, primera niña concebida por FIV en la Caja

La pequeña nació a las 8:50 p.m. de este sábado, en el hospital Nacional de las Mujeres Adolfo Carit Eva, pesó 2.530 gramos y midió 46 cms.

A las 8:50 p.m. del sábado, nació Isabel Lucía, la primera bebé fecundada por la técnica «in vitro» en la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

La pequeña nació en el Hospital Adolfo Carit Eva, pesó 2.530 gamos y midió 46 cms. De acuerdo con el ginecólogo del centro médico, Freddy Pérez, la cesárea salió muy bien; además la menor tiene muy buen peso.

El padre de Isabel, Enrique Rodríguez, agradeció a todo el equipo y a la Caja tras el parto y expresó que Isabel es el fruto del amor con su esposa y que ahora vendrán los chineos y el disfrute.

«Ella es la luz de nuestra vidas… el amor que floreció de mi esposa y mi persona, muchos años que estuvimos esperando y creíamos que nos íbamos a tener y ahora aquí la tengo», dijo padre.

Por su parte el presidente de la Caja, Román Macaya, felicitó a los padres de la menor. Además recordó que este hito de la seguridad social se da gracias al trabajo de muchos funcionarios, a la inversión en equipos e infraestructura que realizó la CCSS y es un reflejo fiel de la capacidad que tiene el país para alcanzar nuevas metas y acercar la medicina de alta complejidad a sus usuarios.

El gerente médico de la CCSS, Mario Ruiz, expresó su alegría con la noticia del nacimiento de Isabel y dijo que estos éxitos nos deben comprometer aún más como nación a seguir fortaleciendo la Caja y la seguridad social del país.

El embarazo de Keilyn y Enrique (padres de la menor) se alcanzó gracias a la Unidad de Medicina Reproductiva de Alta Complejidad de la CCSS, la cual fue inaugurada en julio del 2019.

El coordinador médico de esa unidad, Jerchell Barrantes, destacó que la llegada de Isabel era muy esperada por el equipo humano que labora ahí y recordó que la implementación de este servicio requirió de un gran esfuerzo institucional, que incluyó la identificación y la planificación de todos los insumos requeridos para la realización de este procedimiento: recurso humano especializado, medicamentos hormonales y necesidades de equipamiento e infraestructura.

“La infraestructura de esta Unidad de Medicina Reproductiva incluye una edificación de dos pisos funcionales y uno de ingeniería, equipada con alta tecnología y cuya inversión fue de $8,478,893.27. Todo eso hoy toma un sentido mayor con el nacimiento de esta bebé”, agregó Barrantes.

El especialista dijo que con este hito se cumple el sueño de una primera pareja pero que representa esperanza para otras que por muchos años no han podido concebir y con esta técnica pueden encontrar una opción para alcanzar su ansiado embarazo.

La unidad posee 2.000 metros cuadrados de construcción y está provista de laboratorios de fecundación in vitro, embriología, andrología y de preservación así como quirófano y diversos recintos de muy alta especialidad donde se realizan los procedimientos.

El objetivo de la unidad es brindar el abordaje especializado a parejas o mujeres solas con infertilidad que pasaron por el proceso de baja complejidad que ofrece la institución y que implica la realización de diversos tratamientos incluyendo la inseminación artificial.

La infertilidad se define como la falla para concebir luego de 12 meses de relaciones sexuales frecuentes sin utilizar métodos anticonceptivos en pacientes femeninas menores de 35 años o, luego de 6 meses de relaciones sexuales frecuentes sin uso de métodos anticonceptivos en mujeres de 35 años o más.

Desde su apertura el año pasado, la Unidad ha realizado la estimulación ovárica en 117 parejas, 75 aspiraciones foliculares, 46 transferencias de embriones en fresco y 16 transferencias embrionarias diferidas.

Además ha conseguido una tasa de embarazo de 53 %, lo cual supera las exceptivas. Se han dado de alta 13 parejas, que ya tienen embarazos superiores a las 12 semanas, se han evaluado en total 612 casos nuevos y se han realizado 1. 854 consultas de seguimiento en esas parejas a febrero 2020.

Los tratamientos de alta complejidad corresponden a todas aquellas técnicas de reproducción asistida que permiten la fecundación del óvulo en el laboratorio, para posteriormente ser transferido nuevamente a la mujer.

Las mujeres son referidas a la unidad posterior a un estudio exhaustivo de factores por parte de las «Unidades de medicina reproductiva de baja Complejidad» ubicadas en el hospital Nacional de las Mujeres y hospital México.

La técnica de fertilización «in vitro» consiste en extraer los óvulos de los ovarios para ser inseminados con espermatozoides en un laboratorio de alta tecnología, de manera que, una vez finalizado el proceso de unión de las células sexuales, el óvulo fertilizado es transferido al útero materno.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments