Universitarias Entrevista a Alberto Alape, investigador del Instituto Clodomiro Picado.

“La idea del tratamiento es reducir al mínimo los tiempos de hospitalización”

De acuerdo con el investigador del Instituto Clodomiro Picado, Alberto Alape, los anticuerpos le ayudarían a los pacientes a eliminar el virus del organismo en pocos días.

Un posible medicamento contra la COVID-19, que permitiría reducir “al mínimo” los tiempos de hospitalización, es la más reciente apuesta del Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica (ICP-UCR). Así lo señaló a UNIVERSIDAD el investigador del ICP-UCR, Alberto Alape.

Análisis efectuados por la Universidad de George Mason en Estados Unidos determinaron que las formulaciones son capaces de inhibir la infectividad del coronavirus SARS-CoV-2. Ahora pasarán por un estudio clínico realizado por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), la cual definirá si el tratamiento es eficaz contra el virus.

La idea del Instituto con este medicamento es compartir el desarrollo con otros laboratorios de América Latina y que esté “a la disposición de la humanidad”. Hasta el momento no existe intención de patentar el producto

Enseguida un extracto de la entrevista que sostuvo con UNIVERSIDAD el investigador del Instituto Clodomiro Picado, Alberto Alape:

Los resultados de las pruebas fueron positivos y muy alentadores. Ahora será la Caja quien realice las pruebas clínicas y defina si el tratamiento es eficaz para tratar la COVID-19. ¿Qué significa para la institución y específicamente para el Clodomiro Picado este logro?

— Para todo el personal del Instituto Clodomiro Picado es muy satisfactorio haber llegado a este punto luego de cuatro meses de arduo trabajo. Los resultados que se obtuvieron en las pruebas de control de calidad, realizadas a las dos preparaciones de anticuerpos que se prepararon nos llenan de esperanza. Tenemos la expectativa de que el desempeño de los productos en las pruebas clínicas sea satisfactorio y que se pueda salvar el mayor número de vidas.

¿Cómo fue el proceso para la elaboración de estos dos medicamentos?, ¿cuántos científicos del Instituto Clodomiro Picado trabajaron en las formulaciones?

— El proceso de elaboración de estos medicamentos fue similar al que se usa en la producción de sueros antiofídicos. Se inocularon caballos con proteínas del virus para estimular al sistema inmune de los caballos a producir anticuerpos que reconocieran esas proteínas virales. La respuesta inmunológica de los caballos se fue monitoreando a lo largo de este tiempo y pudimos ver cómo la concentración de anticuerpos en el plasma de los caballos inmunizados iba aumentando en el tiempo. Luego, los plasmas de esos caballos hiperinmunizados se llevaron a la planta farmacéutica donde se purificaron los anticuerpos utilizando la misma estrategia que se usa para purificar los anticuerpos con los que se preparan los antivenenos. En este proceso participaron muchos compañeros del Instituto, tanto en la inmunización y cuidado de los caballos, sangrado, purificación de los anticuerpos, envase y en las pruebas de control de calidad.

¿Podría este medicamento causar consecuencias en los pacientes?, ¿cuáles serían?

— El resultado que esperamos obtener en los estudios clínicos es una reducción en la cantidad de virus que están en el organismo de los pacientes que reciben el tratamiento, una mejoría en su condición clínica y una disminución en la respuesta inflamatoria que causa el virus. Eventualmente, podría causar efectos adversos tipo alergias por ser anticuerpos de caballos, pero son perfectamente controlables.

Ustedes produjeron dos lotes. ¿Cuál es la producción que el Instituto podría realizar a futuro?, ¿tienen proyecciones?

— Se produjeron dos lotes piloto de productos diferentes. Un producto tiene anticuerpos contra solo una proteína del virus, que es la proteína “spike”, la cual le permite al virus infectar las células humanas y el otro lote producido contiene anticuerpos contra varias proteínas virales. Ahora la idea en el ensayo clínico es ver cuál de los dos productos tiene un mejor desempeño. Después de eso hay que optimizar la producción y hacer proyecciones, pero de momento no se han hecho porque primero hay que entrar a una fase de optimización para maximizar rendimientos y disminuir los costos.

En cuanto a los tiempos de mejora en los pacientes: ¿En cuánto tiempo una persona puede ver mejoría de salud con este medicamento?, ¿en cuánto tiempo se acortaría el tiempo de hospitalización?

— Los anticuerpos le ayudarían a los pacientes a eliminar el virus del organismo en pocos días. Vamos a ver los resultados en el ensayo clínico, de cuánto tiempo se necesita para que funcione.

¿Se puede patentar este medicamento?

— No hay ninguna intención de hacer una patente con este desarrollo. El objetivo es compartir el protocolo optimizado con otros laboratorios productores de antiveneno de América Latina y de otros países en vías de desarrollo para que puedan reproducir lo que se ha hecho en Costa Rica y generar tratamiento para el mayor número de pacientes y salvar un buen número de vidas alrededor del mundo. Queremos que el trabajo del Instituto esté a disposición de la humanidad.

Ir al contenido