País

Junta Directiva de la Caja amplía plazo para recibir propuestas de fortalecimiento al IVM

Directivos extendieron la prórroga hasta el 28 de enero del 2021.

La junta directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) amplió hasta el 28 de enero del 2021 el plazo para la recepción de propuestas de fortalecimiento al régimen de pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) de la institución. 

Así lo confirmó este jueves a UNIVERSIDAD el directivo de la CCSS, Mario Devandas, quien señaló  que de esta forma no se tomará la decisión de aplicar cambios en el IVM en el mes de noviembre, sino que posiblemente se trasladará a febrero o marzo del 2021. 

“Después de eso hay que analizar cuál camino se va a tomar. Habrá que analizar las propuestas de los sectores y ver repercusiones. No todas las peticiones que se dan son potestad de la junta directiva, por ejemplo”, añadió Devandas.

La decisión, según Devandas, se tomó luego de que el gerente de Pensiones de la CCSS, Jaime Barrantes, recogiera las inquietudes de los sectores sociales y las presentara a los directivos. 

En el mes de junio, una Comisión Interna Especializada de la Caja -teniendo como base el último estudio actuarial- elaboró un informe en el que recomendó a los directivos aprobar uno de los tres planes de fortalecimiento, con el objetivo de extender el Tercer Momento Crítico al menos por 12 años y mejorar la Razón de Solvencia del IVM a un mínimo de 60%.

Lea también:  CCSS iniciará “diálogo” sobre IVM con sectores sociales

Los planes

El primero de los planes de fortalecimiento que se encuentra en el informe elaborado por la Comisión consiste en eliminar la posibilidad del retiro anticipado. Además, se mantiene la edad normal de retiro para ambos sexos de 65 años con 300 cotizaciones.

Este plan permitiría que el tercer momento crítico se dé en el 2052; es decir, 15 años después que en el escenario actual.

El segundo plan, por su parte, pretende aumentar en dos años la posibilidad de anticipar la edad de retiro; sin embargo, mantiene la edad normal de retiro en 65 años. Con lo anterior, los hombres podrían pensionarse a partir de los 64 años y 363 cuotas, y las mujeres a partir de los 62 años, con 444 cuotas.

Esta opción también modifica la fórmula de cálculo del beneficio al establecer un único salario promedio de referencia tanto para el cálculo del monto de la pensión como el de ubicación en el rango de selección del reemplazo básico, y será calculado con la vida laboral completa actualizando los valores con la inflación.

De aprobarse esta opción, el tercer momento crítico se dará en el 2050. El agotamiento de la reserva se extendería en al menos 13 años.

Finalmente, el tercer plan consiste en aumentar tres años la posibilidad de anticipar la edad de retiro; no obstante, deja la edad normal de retiro en 65 años.

En el caso de los hombres, se eliminaría la posibilidad de anticipar la pensión por vejez; mientras que para las mujeres podrían anticipar el retiro por vejez a partir de los 63 años, con 405 cuotas.

La opción también plantea una modificación en la fórmula de cálculo del beneficio al establecer un único salario promedio de referencia tanto para el cálculo del monto de la pensión como el de ubicación en el rango de selección del reemplazo básico, el cual será calculado con la vida laboral completa actualizando los valores con la inflación.

Este plan permitiría extender el tercer momento crítico en al menos 16 años; es decir, al 2053.

Actualmente, la edad normal de retiro corresponde a 65 años con 300 cuotas aportadas; mientras que la jubilación anticipada para los hombres se da a partir de los 61 años y 11 meses con 462 cuotas aportadas, y en las mujeres a partir de los 59 años de edad y 11 meses con 450 cuotas aportadas.

Ir al contenido