País

Garantes éticos al presidente: «Parte de contribuciones deben venir de empresas y personas privilegiadas»

Las tres personas que conforman este grupo piden que en los aportes para la crisis económica por el COVID-19 la balanza no sea "cargada de manera desproporcionada en los hombros de asalariados y jubilados"

Los garantes éticos nombrados por el presidente Carlos Alvarado como sus consejeros ad honorem, le escribieron una carta para pedirle que las contribuciones para apalear la crisis económica causada por la pandemia de COVID-19 no se carguen “de manera desproporcionada en los hombros de asalariados y jubilados”.

El grupo consideró que estos sectores pueden hacer aportes, pero que parte de la contribución debe ser por parte de “las empresas y personas privilegiadas, que han disfrutado de altos rendimientos en los últimos tiempos. Sea o no que sus ingresos hayan mermado, tienen el deber de aportar de manera razonable a enfrentar esta crisis, habida cuenta de que incluso algunos de ellos, por su actividad, han visto aumentar o mantenerse su nivel de ingresos”, dice la carta que hicieron pública.

Los garantes éticos son el exmagistrado José Manuel Arroyo; la expresidenta del Partido Acción Ciudadana (PAC), Margarita Bolaños y el escritor Quince Duncan.

En la misiva, empezaron por alabar el manejo que han realizado las autoridades de la crisis sanitaria.

“Todo el país ha visto cómo, de manera profesional y responsable, las personas especialistas y expertas en salud pública han sido quienes han tomado la palabra y las acciones requeridas, eliminándose cualquier manejo político indebido”, manifestaron.

Luego expresaron preocupación por las consecuencias que tendrá la pandemia y advirtieron que, en su criterio, debe existir proporcionalidad en los aportes que realicen distintos sectores.

“Por eso mismo también nos ha preocupado ver cómo la balanza en este proceso podría ser cargada de manera desproporcionada en los hombros de asalariados y jubilados, sobre todo del sector público. Ya antes de esta crisis se emitieron leyes que procuraron corregir excesos injustificados. Esa tarea está sobradamente cumplida. Pero, aun así, consideramos que este sector puede contribuir una vez más, pero debe ser de manera proporcional al ingreso, en montos razonables y temporalmente limitados”, indicaron en la carta.

Sobre este punto, externaron que el aporte extraordinario debería realizarse sobre los ingresos netos y no brutos. “No sería justo ni legal, tampoco, cercenar derechos adquiridos como el aguinaldo o el salario escolar”, agregaron.

Luego indicaron la necesidad de que parte de la contribución provenga de las empresas y personas “privilegiadas”.

“Señor Presidente: Usted atinadamente ha llamado a la unidad y la solidaridad. Esos valores deben ser hoy la práctica común. No podemos pedir más solidaridad y unidad, si hay un aporte marcadamente sesgado en contra de algunos que ya contribuyen y están dispuestos a seguirlo haciendo. De las decisiones que se tomen, señor Presidente, dependerá si hay aún motivos para celebrar el tan esperado Bicentenario de la Independencia de su programa de gobierno. No podemos darle cabida a las salidas violentas en ausencia de equidad y justicia”, finalizaron.

Puede ver la carta completa en la sección de Opinión de UNIVERSIDAD

Ir al contenido