Estados Unidos pide a ONU actuar ante supuesto ataque químico a Siria

Embajadora estadounidense advierte que su país responderá

La embajadora de Estados Unidos en la Organización de las Nacionales Unidas (ONU), Nikki Haley, urgió el lunes al Consejo de Seguridad actuar tras el último supuesto ataque químico en Siria y advirtió que su país está preparado para responder.

“Ha llegado el momento en el que el mundo debe ver que se ha hecho justicia”, afirmó Haley en una reunión de urgencia en la sede de la ONU en Nueva York.
Estados Unidos, Reino Unido, Francia y otros seis países pidieron la reunión de urgencia después de que el sábado se diera el supuesto uso de gases tóxicos en los ataques contra el bastión rebelde de Duma, en los que murieron 40 personas, incluidos niños.

“La historia registrará esto como el momento en el que el Consejo de Seguridad cumplió su deber o demostró su completo y absoluto fracaso de proteger al pueblo sirio”, afirmó la embajadora estadounidense.

“De cualquier manera, Estados Unidos responderá”, sentenció.

Por su parte, el embajador ruso, Vassily Nebenzia, aseguró que Moscú había advertido a Estados Unidos que no permitiría que se ponga en riesgo a sus fuerzas desplegadas en Siria.

“El uso de la fuerza armada bajo un pretexto mentiroso contra Siria, donde, a petición del gobierno legítimo de un país, se han desplegado tropas rusas, podría tener graves repercusiones”, dijo Nebenzia.

Los expertos rusos desplegados en el terreno no han hallado evidencias del uso de gas sarín o cloro, afirmó el embajador, que ofreció la asistencia rusa y siria para permitir que viajen al lugar los investigadores de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas.

Nebenzia acusó a las potencias occidentales de perseguir una “política de confrontación” con el empleo de “calumnias, insultos, retórica agresiva, chantajes, sanciones y amenazas del uso de la fuerza”.

El mismo lunes, el presidente estadounidense, Donald Trump, prometió desde Washington que las “decisiones más importantes” se tomarían en las “próximas 24 o 48 horas”, mientras que el secretario de Defensa, Jim Mattis, no descartaba una acción militar.

Estados Unidos -sentenció Haley- está decidido “a ver rendir cuentas al monstruo que atacó con armas químicas al pueblo sirio”.

Opciones militares limitadas

A pesar del tono duro de Estados Unidos, las opciones militares del presidente Trump son limitadas y parecen contradecir su promesa de sacar a sus soldados de Siria.

Trump advirtió a Damasco y sus aliados rusos e iraníes que podrían “pagar un alto precio” por el presunto ataque químico contra la ciudad rebelde siria de Duma, pero fue aparentemente Israel que lanzó el lunes misiles contra una base militar del régimen, denominada T-4, en el centro del país.

Además de las advertencias de Trump, el secretario de Defensa responsabilizó a Rusia por la existencia de armas químicas en Siria, recordando que Moscú asumió como garante de la destrucción de todas las armas químicas sirias en septiembre de 2013.

Mattis dijo “no hay nada descartado” como respuesta al ataque.

En efecto, atacando militarmente al régimen sirio, Estados Unidos – que favorece un acuerdo negociado bajo la égida de la ONU para poner fin a la guerra civil-, se arriesga a un enfrentamiento directo con las tropas rusas desplegadas en Siria.

“Estados Unidos debe tener mucho cuidado en no alcanzar objetivos rusos o matar consejeros rusos, lo que limita considerablemente el número de sus opciones, dado que los rusos están con frecuencia integrados en las tropas sirias”, explicó Ben Connable, experto del centro de análisis Rand.

Las bases aéreas de Hmeimim, en el oeste de Siria y Tartous, en la costa, ambas controladas por militares rusos “están fuera de consideración”, agregó el exmarine, especialista en Medio Oriente.

“La última vez que Trump respondió, lo hizo atacando una base aérea estrictamente siria. Pienso que desde el punto de vista militar, ese es el límite de lo que Estados Unidos puede hacer”, afirmó.

Otra opción, según Connable, sería enviar refuerzos al norte de Siria para tratar de debilitar al régimen de Damasco ante los rebeldes, pero Trump afirmó la semana pasada su intención de retirar las tropas estadounidenses presentes en Siria lo antes posible.

El coronel Daniel Davis, experto del centro de análisis conservador Defense Priorities, estimó que “la peor opción política para Estados Unidos sería implicarse más en la guerra civil siria, que, aunque brutal, no amenaza la seguridad o prosperidad estadounidenses”.

“Máxime cuando una intervención implicaría el riesgo de un choque con Rusia, que detenta el arma nuclear”, advirtió el experto, que favorece un retiro de Siria.

El lunes, Washington hizo circular en la ONU un proyecto de resolución que propone la creación de un nuevo “mecanismo de investigación independiente de Naciones Unidas” (Unimi) sobre el uso de armas químicas en Siria, que tendría un mandato inicial de un año, renovable.
Cuestionan a Rusia

Francia y Estados Unidos destacaron este lunes ante el Consejo de Seguridad de la ONU la responsabilidad de Rusia en los presuntos ataques con armas químicas que tuvieron lugar en Duma, Siria, al estimar que Moscú no pudo ignorar los bombardeos aéreos realizados por el gobierno de Bashar al Asad.

“El respaldo militar ruso e iraní está presente en el terreno y a todos los niveles del aparato de guerra sirio, y ningún avión sirio despega sin que el aliado ruso haya sido informado”, destacó el embajador francés ante la ONU, François Delattre.

“Estos ataques se produjeron entonces, o bien con el apoyo tácito o explícito de Rusia, o bien a pesar de su presencia militar. No sé cuál de las dos derivas es más alarmante para nuestra seguridad militar”, agregó.

“No existe duda alguna sobre los autores de este nuevo ataque”, había afirmado anteriormente Delattre en alusión al gobierno sirio.

El diplomático francés precisó que “el 7 de abril, en momentos en que tenía lugar un segundo ataque químico en Duma, aviones rusos participaban igualmente en operaciones aéreas en la región de Damasco”.

También la embajadora estadounidense Nikki Haley atacó a Rusia e Irán en su alocución ante el Consejo de Seguridad.

“Rusia e Irán tienen asesores militares en las bases aéreas del régimen de Asad y en los centros de operaciones”, remarcó. “Funcionarios rusos están en el terreno ayudando directamente a las campañas de sitio del régimen, y fuerzas iraníes realizan a menudo el trabajo sucio”.

“Cuando el régimen militar sirio bombardea a civiles, lo hace con ayuda de Rusia”, insistió Haley.

Moscú desmintió el sábado que el gobierno sirio haya recurrido a armas químicas en Duma.

0 comments