Pese a aumento en la recaudación, déficit fiscal llegó al 6,96% del PIB

Ministro anunció que insistirá en pedir a la Asamblea Legislativa que se reemplace “deuda cara por deuda barata” mediante una nueva emisión de “Eurobonos”.

 

A pesar de que los ingresos totales del gobierno se incrementaron un 8,1% con respecto al 2018, el déficit fiscal del país alcanzó en 2019 el equivalente al 6,96% del Producto Interno Bruto (PIB) según informó este miércoles el ministro de Hacienda, Rodrigo Chaves.

Los ingresos totales del gobierno alcanzaron ¢5,36 billones o 14,76% del PIB para el año anterior; mientras el crecimiento de los sueldos y salarios del Gobierno Central se desaceleró, al pasar de 5,22% en el 2018 a 3,09% en el 2019; y la inversión en obra pública se incrementó en ¢240 mil millones, al pasar de 1,37% en el 2018 a 1,98% del PIB en el 2019.

Estos son tres de los principales logros fiscales alcanzados por el país al cierre del 2019, por los cuales el Ministerio de Hacienda consideró a este como “un año histórico para las finanzas públicas”.

Sin embargo, el déficit primario (ingresos menos gastos) pasó de ¢810 mil millones en 2018 (2,32% del PIB) a ¢1.01 billones en 2019 (2,78% del PIB), mientras que el déficit financiero aumentó por el pago de intereses de la deuda, que pasó de ¢1,23 billones (3,52% del PIB) en 2018 a ¢1,52 billones en 2019 (4,18% del PIB).

El peso del endeudamiento alcanzó el 58.5% del PIB, con lo cual el país todavía no llega a la marca del 60% del PIB a partir de la cual, según lo que establece la regla fiscal de la reforma aprobada el año pasado, el Ministerio de Hacienda se vería obligado a restringir aún más el gasto e incluso a congelar los salarios del funcionariado público.

“Hay una recuperación en el país, pero todavía no estamos donde deberíamos y donde querríamos estar”, comentó el ministro.

Acompañado por los viceministros de ingresos y egresos, Chaves también anunció las tres metas principales que se ha propuesto Hacienda para el presente año.

Se trata de invertir $160 millones en la modernización tecnológica de Hacienda “con el propósito de facilitar el pago de impuestos, reducir la evasión fiscal, mejorar la eficiencia del gasto y facilitar la gestión de la deuda”; solicitar el apoyo de la Asamblea Legislativa para emitir $4.500 millones de Eurobonos para reducir el pago de intereses en ¢36 mil millones (0,10% del PIB) promedio, por año; y gestionar préstamos con organismos internacionales multilaterales por $1.430 millones, para reducir el pago de intereses de la deuda pública en alrededor de ¢44 mil millones (0,12% del PIB).

El funcionario resaltó la importancia que tiene para el país “reemplazar deuda cara con deuda barata” y consideró que la Asamblea Legislativa “comprenderá todo lo que podría hacerse si se ahorraran esos $80 mil millones de dólares que ya no se irían en pagar intereses”.

Chaves también reiteró el compromiso del Ministerio de Hacienda con el “estricto cumplimiento de la regla fiscal y del conjunto de la reforma fiscal.

“El país ha hecho un esfuerzo un poco crispador del contrato social. Las agencias calificadoras de riesgo miran con lupa las cifras y un choque de confianza del sector privado es fundamental que se traduzca en el aumento de inversiones”, dijo.

Además, resaltó que, si la consistencia del esfuerzo que viene realizando el país para mejorar sus finanzas públicas hiciera que las agencias calificadoras de riesgo mejoraran la actual perspectiva negativa que existe para Costa Rica “en solo un peldaño”, esto equivaldría a una mejora financiera de 0.8% del PIB.

Aumenta recaudación

Otras cifras dadas a conocer por el Ministerio de Hacienda indican que la recaudación por el recién creado Impuesto al Valor Agregado (IVA) creció un 23,01% con respecto al impuesto de ventas en 2018, pues alcanzó ¢960 mil millones (2,64% del PIB).

La recaudación por el impuesto a la renta de las personas jurídicas aumentó un 15,60% con respecto a 2018 y representó ¢1,06 billones (2,92% del PIB), mientras la recaudación por el impuesto a la renta de las personas físicas creció 11,85% con respecto al año anterior, alcanzó ¢541 mil millones (1,49% del PIB).

El crecimiento de los sueldos y salarios del gobierno central se desaceleró, según lo indicado, debido a que el Gobierno emitió un decreto para limitar el aumento salarial a ¢3.750 semestral por persona.

También, mediante la aplicación del Título III de la Ley 9635 se evitó el aumento acelerado de los incentivos salariales como anualidades, prohibición y dedicación exclusiva.

En términos de inversión en obra pública, el Gobierno dotó de recursos a instituciones como Conavi y Comisión Nacional de Emergencias para el mantenimiento y construcción de vías nacionales y la atención de desastres naturales, respectivamente.

También se realizó la compra de acciones de la CAF (Banco de Desarrollo de América Latina), para acceder a préstamos que permitirán cambiar deuda cara por deuda en condiciones más favorables para el país. Estos no son gastos recurrentes, sino inversiones que se realizaron por una única vez, detalló.

La reducción lograda en el déficit primario se explica por un incremento en las transferencias al Conavi por más de ¢71 mil millones, para financiar carreteras nuevas y mantenimiento de la red vial nacional; la transferencia de ¢22 mil millones a Japdeva para contribuir a su reestructuración y evitar presiones fiscales en el futuro; un incremento en ¢12 mil millones en la transferencia a las Juntas de Educación; la inversión de capital en acciones de la CAF por ¢63 mil millones para tener acceso a un préstamo de $500 millones para sustituir deuda a un menor costo y mejor plazo y otras inversiones financiadas por organismos internacionales por ¢103 mil millones; y la capitalización del Banco de Costa Rica por ¢30 mil millones como resultado del cierre
técnico de Bancrédito.

En cuanto al déficit financiero, el Gobierno destinó un 28,33% de los ingresos a la atención de los intereses de la deuda. Como consecuencia el déficit financiero pasó de ¢2,04 billones (5,83% del PIB) en el 2018 a ¢2,52 billones en el 2019, lo que representa un 6,96% del PIB.

Esto, a pesar de que la reforma fiscal permitió acceder a recursos por $350 millones del BID y a la colocación de títulos de deuda en los mercados internacionales por $1.500 millones (Eurobonos).

Estos recursos ampliaron los plazos de la deuda y disminuyeron su costo. “Por ejemplo, el costo de la deuda pública en el mercado interno cayó en más de 400 puntos base, lo que benefició tanto a la Hacienda Pública, como a los costarricenses que tienen créditos”, explicó.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments