Caja estudia tres planes de fortalecimiento para «darle aire» al IVM

Comisión pone énfasis en opción que aumenta la edad de la pensión anticipada, pues la considera «menos agresiva». Directivo de la Caja recomienda que se lleve a cabo diálogo nacional antes de que se tome la decisión.

La junta directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) estudia actualmente tres planes de fortalecimiento que permitirían “darle aire” al régimen de pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), el cual, según la última valuación actuarial (2018), agotaría su reserva en el 2037. Así lo señaló a UNIVERSIDAD, el directivo y representante de los Trabajadores, Mario Devandas. 

Los planes fueron presentados por una Comisión Interna Especializada de la Caja, la cual -teniendo como base el último estudio actuarial- elaboró un informe en el que recomendó a los directivos aprobar alguna de las tres opciones, con el objetivo de extender el Tercer Momento Crítico al menos por 12 años y mejorar la Razón de Solvencia del IVM a un mínimo de 60%.

De acuerdo con la valuación actuarial dada a conocer el año anterior, el régimen tendrá su primer momento crítico a partir del año 2021, cuando empiece a utilizar los intereses de las inversiones para hacer frente al pago de beneficios. Seguido de esto, a partir del 2030 se experimentará el segundo momento crítico, cuando  los ingresos corrientes (aportes más intereses) resulten insuficientes para hacer frente a los ingresos; mientras que para el 2037 sucedería el tercer momento crítico, el cual corresponde al agotamiento de la reserva. 

Lea también: Nuevo estudio actuarial sugiere aumentar edad de retiro a los 65 años

Actualmente, la edad normal de retiro corresponde a 65 años con 300 cuotas aportadas; mientras que la jubilación anticipada para los hombres se da a partir de los 61 años y 11 meses con 462 cuotas aportadas, y en las mujeres a partir de los 59 años de edad y 11 meses con 450 cuotas aportadas. 

Planes de fortalecimiento

El primero de los planes de fortalecimiento que se encuentra en en el informe elaborado por la Comisión consiste en eliminar la posibilidad del retiro anticipado. Además, se mantiene la edad normal de retiro para ambos sexos de 65 años con 300 cotizaciones. 

Este plan permitiría que el primer momento crítico se genere en el 2036, el segundo momento crítico en el 2045, y el tercer momento crítico en el 2052; es decir, 15 años después que en el escenario actual.

El segundo plan, por su parte, pretende aumentar en dos años la posibilidad de anticipar la edad de retiro; sin embargo, mantiene la edad normal de retiro en 65 años. Con lo anterior, los hombres podrían pensionarse a partir de los 64 años y 363 cuotas, y las mujeres a partir de los 62 años, con 444 cuotas.

Esta opción también modifica la fórmula de cálculo del beneficio al establecer un único salario promedio de referencia tanto para el cálculo del monto de la pensión como el de ubicación en el rango de selección del reemplazo básico, y será calculado con la vida laboral completa actualizando los valores con la inflación.

De aprobarse esta opción, el primer momento crítico se daría en el 2034, el segundo en el 2043 y el tercero en el 2050. El agotamiento de la reserva se extendería en al menos 13 años.

Finalmente, el tercer plan consiste en aumentar tres años la posibilidad de anticipar la edad de retiro; no obstante, deja la Edad Normal de Retiro en 65 años. 

En el caso de los hombres se eliminaría la posibilidad de anticipar la pensión por vejez; mientras que para las mujeres podrían anticipar el retiro por vejez a partir de los 63 años, con 405 cuotas.

La opción también plantea una modificación en  la fórmula de cálculo del beneficio al establecer un único salario promedio de referencia tanto para el cálculo del monto de la pensión como el de ubicación en el rango de selección del reemplazo básico, el cual será calculado con la vida laboral completa actualizando los valores con la inflación.

Este plan permitiría extender el tercer momento crítico en al menos 16 años; es decir, al 2053. El primer momento crítico se daría en el 2040; mientras que el segundo en el 2046. 

Elaboración: CCSS

Las tres opciones entrarían a regir luego de transcurridos 18 meses indicados por la Sala Constitucional. Se considera un periodo de implementación de seis meses adicionales, para un total de dos años para su efectiva puesta en práctica. 

Devandas señaló que pese a que se analizan las tres opciones; la comisión ha puesto más énfasis en el segundo plan, el cual visualizan como “menos agresivo”.

Diálogo nacional

En cuanto a la decisión, el directivo hizo hincapié en que esta se debería tomar luego de que se realice un diálogo nacional en el que participen diversos sectores de la sociedad.

“El tema de pensiones es integral. Este exige un diálogo nacional. El objetivo debe ser mejorar la calidad de vida de la gente. Aprobar esto sin diálogo sería reafirmar en la gente la idea de que se aprovecha la pandemia para reducir los derechos de las personas”, acotó.

El informe elaborado por la comisión recomendó también desarrollar una estrategia que permita una discusión país de cómo financiar el costo asociado al envejecimiento en el mediano y largo plazo, fortaleciendo el IVM dentro del contexto del Sistema Nacional de Pensiones, de manera que se diversifique las fuentes de financiamiento para la protección social y se impacte significativamente la cobertura contributiva, la suficiencia de las prestaciones, y la solvencia actuarial del Sistema Nacional de Pensiones.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments