País

Salud eleva a 300 personas el aforo máximo en templos a partir de este domingo

El Ministerio aseguró también que los cánticos continúan prohibidos en las iglesias y que solo se habilita la utilización de instrumentos de percusión y cuerdas.

El Ministerio de Salud informó este viernes por la tarde que a partir de este domingo 1 de noviembre se permitirá un aforo de 300 personas en los templos -dependiendo de su tamaño-, siempre y cuando se respete el distanciamiento físico de 1.8 metros entre burbujas sociales y se dé la utilización obligatoria de la mascarilla entre los asistentes, para contener posibles contagios de COVID-19.

Salud aclaró también que se mantiene la prohibición de cantar tanto a feligreses como a quienes ofician el servicio religioso, y que por el momento solo está permitida la utilización de instrumentos de percusión y cuerdas, y no los de viento.

Además, la persona que oficia el servicio religioso está habilitada para no hacer uso de la mascarilla por un espacio máximo de 45 minutos, con la debida utilización del sistema de sonido que le permitirá no elevar la voz, y siempre y cuando exista al menos 5 metros de distancia entre dicha persona y los feligreses.

De acuerdo con el Ministerio, para cualquier intervención de algún miembro de la comunidad religiosa, se exige el uso de mascarilla.

“Como lo indicamos en nuestro comunicado del día 7 de setiembre, sabemos que el más sagrado derecho de todos es la vida, don de Dios, el cual estamos llamados a cuidar, proteger y promover. En este sentido, como sociedad, tenemos que hacer un esfuerzo cada vez mayor, si queremos retomar las actividades que realizábamos antes de la pandemia. Imploramos al Dios de la vida, que nos proteja, que nos ayude a superar esta crisis sanitaria y que nos haga solidarios en el cuidado de unos con otros”, señaló en un comunicado de prensa el presidente de la Conferencia Episcopal, Monseñor José Manuel Garita.

Desde el mes de marzo, la Conferencia Episcopal ordenó el cierre de todas sus iglesias luego de que aparecieran los primeros casos de COVID-19 en el país. Conforme se activó el proceso de reapertura, se habilitó también abrir los templos, y aumentar la cantidad de aforo, la cual en el mes de setiembre era de 125 personas.

Ir al contenido