País

35 diputados aprueban trazabilidad de licores pero sin monitoreo fiscal para cervezas

Aprobaron una moción de Erick Rodríguez para excluir cervezas y algunos licores, oficialista Luis Ramón Carranza argumentó que una empresa les “dobló el brazo”

La última versión de la Ley contra la adulteración, falsificación, imitación y contrabando de bebidas de contenido alcohólico (20.961) excluye a cervezas y bebidas con menos del 9% de alcohol del control que realizará el Ministerio de Hacienda.

Como explicó UNIVERSIDAD antes, la exclusión ingresó al proyecto por una moción del independiente Erick Rodríguez. Finalmente, este cambio recibió el apoyo mayoritario de 27 diputados y los votos en contra de 12.

Los opositores fueron una mayoría oficialista conformada por Luis Ramón Carranza (quien habló sobre la presión del “lobby” de una empresa, pero después del primer debate); Víctor Morales; Enrique Sánchez; Welmer Ramos; Catalina Montero; Carolina Hidalgo; Paola Vega y Nielsen Pérez. En representación única de sus fracciones votaron José María Villalta (Frente Amplio); Shirley Díaz (Unidad Social Cristiana); Wálter Muñoz (Integración Nacional) y el proponente del propio proyecto Daniel Ulate (Liberación Nacional).

El plan de excluir la cerveza fue defendido por Erick Rodríguez aunque, después, ese mismo diputado votó en contra del primer debate del proyecto.

Rodríguez repitió los mismos argumentos que concedió a este semanario, en tanto dijo que darle trazabilidad a las cervezas tendría “costos muy altos” porque se produce mucha cerveza en el país.

“Hay estudios técnicos que demuestran que el 95% de contrabando son destilados”, dijo también, sin dar fuente de estas afirmaciones.

Con explicaciones tan escuetas, el frenteamplista José María Villalta argumentó que la redacción permite un “trato desigual injustificado” y que puede usarse para impugnar la constitucionalidad de toda la ley porque favorece a cierto sector del negocio.

“Podría ser una tesis para discutir pero decir que no puede haber contrabando de cervezas, me parece que no tiene sustento en ninguna parte del mundo. Con la moción también se estaría excluyendo la cerveza importada, ¿cómo vamos a hacer una exclusión si no tenemos aquí los estudios técnicos para determinar si el sistema de trazabilidad es viable o no? Para eso son los estudios costo-beneficio que estamos incluyendo. Podríamos estar incurriendo en una inconstitucionalidad”, afirmó Villalta.

El primer debate fue votado por 40 diputados, de los cuales solamente cinco votaron en contra del avance del plan: los independientes Rodríguez, Jonathan Prendas, Carmen Chan, Nidia Céspedes y el diputado de Restauración Nacional, Melvin Núñez. El proyecto avanzará a su segundo debate con esos apoyos asegurados de 35 legisladores, no sin enfrentar controversias por la exclusión de la cerveza.

Discuten sobre si hubo o no lobby cervecero

Pese a que los diputados omitieron debatir por el fondo del proyecto, tras la aprobación en primer debate, se enfrascaron en una discusión sobre la posible intermediación del lobby cervecero.

El oficialista Luis Ramón Carranza llamó al proyecto de trazabilidad “un cascarón vacío, una pose”.

“Siento aquí que una empresa haya hecho lo suficiente como para sacar la cerveza (del proyecto). Daniel (Ulate) tus propios compañeros te han traicionado. Hay que decirle al país que hay empresas que tienen la fuerza suficiente para doblarle el brazo a las y los diputados”, aseguró Carranza.

Estas afirmaciones inflamaron a diputados liberacionistas que defendieron la integridad de sus apoyos. La diputada María José Corrales le dijo que diputados del PAC también votaron por sacar la cerveza del proyecto (la diputada Laura Guido apoyó la moción).

“Cada ladrón juzga por su opinión. Nosotros y yo puedo ver a los ojos a cualquier persona, a cualquier ciudadano, con la frente en alto, porque a mí nadie me compra. Hay algo que se llama convicción y transparencia en las acciones”, dijo Corrales.

“Vaya y ponga la denuncia. ¿Tiene los pantalones y las pruebas para hacerlo?”, increpó Paola Valladares.

El diputado David Gourzong dijo que no votó en primer debate porque se ausentó para tomarse la presión sanguínea pero le respondió a Carranza que él “no se presta para que nadie influya en sus decisiones, en ningún proyecto”.

Rodríguez, que finalmente terminó quitándole el apoyo al proyecto, más bien prefirió “retar” a Carranza a que ambos se quitaran la inmunidad de sus cargos para exponerse a demandas.

“Lo reto a que demuestre que me doblaron el brazo”, le dijo a Carranza. “No venga aquí a azuzar la vaina vacía, a acusar de traidores a sus compañeros”.

Ir al contenido