Una significativa fracción de Guatemala

Rafael Cuevas Molina en su novela, Una mínima fracción del viento, logra construir un fresco histórico

Una mínima fracción del viento

Rafael Cuevas Molina

Novela

EUNA-FG editores

2016

Rafael Cuevas Molina en su novela, Una mínima fracción del viento, logra construir un fresco histórico/contemporáneo sobre su país de origen: Guatemala. Desde un narrador omnisciente, nos presenta una fábula que, en principio, parecería trivial y absurda: un peluquero, estilista según el lenguaje posmoderno, “lee”, en los pies de una señora de alta sociedad, un evento del pasado romántico de ella, como lo único auténticamente amoroso en su vida.

A partir de allí se yuxtaponen tiempos, acciones, acontecimientos y conflictos, con sus respectivos personajes, de una manera vertiginosa pero verosímil, para sugerir y desplegar  ciertas claves del profundo conflicto económico y sociocultural proveniente desde la colonia y que todavía está lejos de resolverse, si observamos con detalle la violencia estructural que asola a ese bello, plural y multilingüe país.

Una pareja de excompañeros de un colegio privado de Antigua, se separan luego de un breve noviazgo adolescente, para seguir vidas totalmente opuestas, como aguda metáfora de las razones que tienen divididos a los guatemaltecos. Habrán de “encontrarse” por otras vías ya maduros, luego de que él (Gabriel) transitara un período de militancia en una organización político-militar, más tarde el exilio y luego el regreso clandestino a una Guatemala  totalmente transformada; ella (Fabiola) sobrevive a un segundo  matrimonio con un empresario todopoderoso de origen escocés, luego de haber estado casada con otro empresario periodístico, con quien  tiene una hija (Mariela, joven universitaria), la cual vive con ella.

Con esa trama aparentemente sencilla, el narrador nos va mostrando, cual subtexto, el mundo subrepticio, abigarrado y violento de la guerra que sostuvieron varias organizaciones político-militares contra el estado guatemalteco, producto de una milenaria exclusión y avasallamiento de las grandes mayorías, sobre todo indígenas. Sobresale la enjundiosa y contradictoria vida del militante de izquierda quien, debido a sus inclinaciones intelectuales y literarias, es visto como un bicho raro por sus propios compañeros. Tanto que es finalmente expulsado de la orga por sospechoso, flojo y pequeñoburgués. Por demás, se evidencia el racismo velado que subyacía en la ideología de muchos militantes de izquierda ladinos o criollos, debido a una falsa lectura de la realidad nacional, así como las rencillas ideológicas y organizativas entre las diferentes estructuras políticas.

Ese militante, Gabriel, ya en el exilio conoce y mantiene una extraña relación de codependencia con Noemí, una estadounidense estrafalaria y media hippie que, paradójicamente, colabora con la guerrilla como informante y correo clandestino desde México. Es un personaje femenino intenso e interesante que, de alguna manera, simboliza la participación internacionalista en los conflictos centroamericanos de los años 70 y 80 del siglo pasado. Por otra parte, se muestra a quienes dirigieron la guerra sucia y la estrategia de tierra arrasada, como asesores o dirigentes, devenidos en exitosos empresarios pero subsumidos en un mundo alucinante de alcohol y drogas para sobrellevar su carga y su escabroso pasado.

La trama va confluyendo hacia un final inesperado y trágico que, según mi criterio, re simboliza la tragedia guatemalteca, así como la prolongación de un conflicto que hoy se expresa de otras maneras y con otros protagonistas, muchos de ellos descendientes de quienes lucharon o fueron víctimas, ya de la represión del estado y sus grupos militares y paramilitares, ya de la guerrilla con sus excesos y errores. Todo ello en un marco de la opulencia y la posmodernidad off shore de la ciudad de Guatemala como ejemplo de la recolonización neoliberal de nuestras repúblicas.

La narración está formalmente confeccionada con una yuxtaposición de tiempos acelerada y continua donde los personajes recorren su pasado por medio de recuerdos o del fluir de sus conciencias, mientras viven su aquí y ahora desde diferentes posiciones, conflictos y perspectivas. Hay un notable oficio de narrador sostenido por el buen uso del lenguaje y una apuntalada verosimilitud, merced al estupendo conocimiento de la historia reciente y de la realidad guatemalteca, así como su escenografía urbana, geográfica y toponímica, entre otros recursos literarios. Hay, además, un apreciable uso de la edición novelística, la cual se despliega con agilidad y perspicacia.

La novela, para concluir, semeja un ajuste de cuentas con una realidad que no termina de aclararse y que, por ello mismo, posee variados claroscuros y fantasmas, debido a los años de represión estatal, guerra sucia, lucha armada y resistencia indígena; así como la paranoia y el vacío existencial de casi todos sus protagonistas. Es una novela que aporta insumos para la comprensión de un proceso revolucionario consumado en derrota en una Guatemala oscura y brutal; misma que atraviesa una transición en sus formas de convivencia, aunque todavía no se tenga claridad acerca de hacia dónde se dirige, puesto que, todavía, no evalúa con profundidad y valentía lo sucedido.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/suplementos/una-significativa-fraccion-guatemala/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments

Otros Artículos

En esta serie de artículos dedicados al tema de la crisis de los regímenes jubilatorios, me propongo aportar información básica aclaratoria que resulte útil

La gobernanza del Estado costarricense sobre la comunicación social en el país ha sido permisiva, desbalanceada, endeble y hasta inexistente

La Universidad de Costa Rica se salva con un empate a 1 en Liberia y la pérdida de Belén en Cartago

Yo no quiero vivir en el país más feliz del mundo