El enigma Shakespeare, Shakspere o Shake-Speare

Durante siglos se ha especulado sobre el verdadero origen e identidad del célebre dramaturgo y poeta inglés William Shakespeare

Durante siglos se ha especulado sobre el verdadero origen e identidad del célebre dramaturgo y poeta inglés William Shakespeare, considerado un genio y el padre de la moderna literatura anglófona. La polémica ha consumido la vida de múltiples investigadores, así como la conformación de varios bandos o escuelas que otorgan la identidad al menos a cuatro autores diferentes. Todo arranca con la duda sobre el registro de nacimiento de Stratford, en Stratford-upon-Avon, condado de Warwicshire, Inglaterra, en cuya partida, fechada el 26 de abril de 1564, aparece registrado un tal William de apellido Shakspere. La duda se agranda más adelante con la primera edición de sus obras en 1623, puesto que el apellido aparece con otra variante: Skake-spear, que se pronuncia de modo diferente a Shakespeare.

A pesar de ser uno de los artistas más investigados de la historia occidental, Shakespeare se nos presenta como uno de los más elusivos. Así nos lo hace saber el investigador venezolano Gustavo Artiles en su intenso y fascinante informe titulado Un enigma llamado Shakespeare (2004, Fondo de Cultura Económica, México), con prólogo de Fernando del Paso. La verdadera identidad del poeta y dramaturgo sigue siendo tema de ardua discusión en diversos círculos académicos donde se atribuyen las obras dramáticas y poéticas al comerciante de Stratford-upon-Avon Shakspere, al actor de Londres Shake-speare, a sir Francis Bacon, al Conde de Oxford Edward de Vere, al dramaturgo isabelino Christopher Marlowe e, incluso, a un colectivo anónimo de escritores con la primera firma comercial de explotación librera.

Este intenso e inmenso juego de sombras, en el escenario de la aguda “guerra fría” de la época, la fanática contienda entre La Reforma y La Contrarreforma, se organiza en el ensayo citado, producto de arduos años de labor investigativa por archivos y bibliotecas (el autor reside en Inglaterra desde 1975),  así como de largas conversas con especialistas y estudiosos. El texto es una exploración de pesquisas y signos omitidos, o al menos esquivos, que nos inquietan y nos abruman por el misterio, casi sagrado, de un autor venerado y empinado en lo más alto del canon occidental. La controversia es ardua y prolongada, contiene numerosos pespuntes que, a medida que se extienden, amplían aún más el enigma y la misma discusión. Es una polémica no resuelta en los bordes de la literatura inglesa, bordes que, sin embargo, asumen riesgos que se intersectan con el corazón de la misma dado que se trata de uno de sus principales protagonistas, mejor dicho del padre ausente o de un monarca hasta ahora inasible, por tanto, invisible. Como el padre de Hamlet, un fantasma.

A medida que el autor recorre innúmeros documentos, autores, filias, grupos y tramontes, en fin, vestigios del complejo mundo isabelino y de épocas ulteriores, las sombras se ensanchan sobre el escurridizo actor, dramaturgo y poeta. ¿Quién era realmente ese prolífico bardo dotado de una inteligencia suprema, un talento estelar, un olfato poético harto refinado, una erudición inaudita y, sin embargo, de un dilatado manto de opacidad y misterio? ¿Hasta dónde se puede dudar o poseer la certeza acerca de su existencia o de su doble personalidad? ¿Era acaso un heterónimo, o varios; un insólito proyecto de divulgación cultural de la corona o de un grupo selecto y secreto, cierta logia sociopolítica que, a través del teatro, pretendía iluminar e ilustrar a sus contemporáneos? Las dudas y preguntas se multiplican a medida que avanzamos en la lectura y en la historia sin fin de un poeta/dramaturgo cuyos antecedentes biográficos se pierden y se ocultan con obstinación en la bruma del tiempo.

Las escisiones entre biografías “reales” y míticas y entre variadas escuelas de pensamiento son diversas y hasta contrapuestas. Los argumentos se confrontan y se distienden por el entresijo de publicaciones, querellas, embrollos y leyendas. Hay múltiples variantes hipotéticas y sonadas propuestas de acercamiento a la gran interrogante, algunas detectivescas y francamente novelescas, sin que ninguna sea definitiva. El espectro del poderoso creador, al igual que sus complejos, heterodoxos y dramáticos personajes, rehúye toda aseveración concluyente dado que sus huellas se pierden por un bosque de diferentes senderos aparentemente sin salida, pero con abundantes suposiciones y – he allí el verdadero drama, el meollo del conflicto y, por ende, la singular trama de espejos – siempre con datos insuficientes.

Para los amantes de la obra dramática y poética del grande isabelino conocido como William Shakespeare, este texto es ineludible. En el mismo encontrarán suficiente material histórico y literario para profundizar más ante la fascinación y el misterio de una figura señera, pero a todas luces desconocida, según se argumenta en sus dieciocho apartados, en sus tres apéndices y en su generosa bibliografía. La discusión continuará en tanto no se encuentren los documentos necesarios para despejar y dilucidar la gran incógnita. Mientras tanto, sigamos disfrutando de su obra, ya en el gozoso silencio de la lectura, ya en el claroscuro dramático de las salas de teatro o en el celuloide y sus mezclas posmodernas. “El resto es silencio”.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/suplementos/loslibros/el-enigma-shakespeare-shakspere-o-shake-speare/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments