La ética o el dinero: ¿Quién dirige los medios en Costa Rica?

Este importante esfuerzo del doctor Aguilar Bulgarelli cumple dos funciones muy importantes que lo hacen un texto de consulta indispensable para quien intenta comprender

Costa Rica: dictadura mediática

O tiranía en democracia

Óscar Aguilar Bulgarelli

Ensayo

Editorial Progreso

2017

Este importante esfuerzo del doctor Aguilar Bulgarelli cumple dos funciones muy importantes que lo hacen un texto de consulta indispensable para quien intenta comprender la realidad nacional contemporánea: una didáctica, pues explica desde la Historia y el Derecho la participación de los medios de comunicación masiva en los últimos 30 años en la sociedad costarricense; la otra es una función de denuncia de un juego macabro que ha lacerado profundamente la democracia y la institucionalidad nacional.

Este alegato de resistencia acuciosamente elaborado a partir de una extensa investigación a lo largo de décadas, desnuda un complejo entramado de intereses que, pese a que ocurre ante los ojos de la vista pública, logra escamotearse, según lo denuncia el autor, mediante un ejercicio de manipulación carente de escrúpulos y de toda normativa ética.

Algunos sonados episodios de la vida nacional los retrata de manera puntual, con nombres y apellidos, con pormenores reveladores.

La judicialización de la política en Latinoamérica con el propósito de generar juicios mediáticos, no tiene excepción en Costa Rica, y sí, como se constata en este libro, uno de sus ejemplos pioneros. El resultado de ese ejercicio, arbitrario muchas veces, es la vulneración de la credibilidad, lo cual es esencial en las figuras políticas en la democracia representativa. En el juicio público, la sospecha o la duda se convierten en condena, sin que el indiciado tenga posibilidad alguna de defenderse.

¿Cómo se fraguaron algunos de los mayores escándalos mediáticos? ¿Quiénes son los propietarios de los medios de comunicación y a qué intereses responden realmente? ¿De qué manera y por qué razones se ocultaron o manipularon hechos para permitir la impunidad de los perpetradores? ¿Cuál es la magnitud del daño hecho a la democracia para imponer una dictadura mediática? Estas interrogantes se intentan despejar en este texto a partir de referencias concretas.

“Los medios, a su vez, han perdido su verdadera independencia,  pues son simples instrumentos de quienes verdaderamente controlan el poder económico del país, y con ello, se convierten, también, en el verdadero poder político”, dice el autor en la introducción.

Con un estilo  sobrio y didáctico en la primera parte, explica la función desbordada que asumieron los medios de comunicación en las últimas décadas. Más adelante, con el relato   y denuncia de hechos el estilo se vuelve vertiginoso al revelar una compleja red de intereses económicos e ideológicos desde los cuales se intenta favorecer a grupos que actúan en diversos ámbitos de la sociedad costarricense para lucrar y salir impunes mediante la manipulación de la opinión pública.

“Es falso que en Costa Rica exista libertad de información para el ciudadano común; él es víctima instrumentalizada de quienes abogan por tener para sí esa libertad, y utilizarla en la manipulación mediática del ciudadano”, sentencia Óscar Aguilar Bugarelli.

En sus más de 800 páginas, este libro es una lectura necesaria para intentar comprender los manejos del poder en la sociedad costarricense actual y es una llamada de atención ante lo que sucede y, principalmente, ante lo que está por suceder en este país.

 

 

0 comments