Documental Minutes to die

Instituto Clodomiro Picado: sueros antiofídicos para el mundo 

El ICP distribuye aproximadamente 100.000 frascos de suero antiofídico al año y trabaja en cooperación con más de 115 entidades en 31 países.

En 1970 se fundó el Instituto Clodomiro Picado (ICP), pero la búsqueda de soluciones a las mordeduras de serpiente la empezó “Clorito” Picado desde décadas antes en los Laboratorios del Hospital San Juan de Dios en San José.

Hoy, los primeros antivenenos que se materializaron en el país en 1967 se reflejan en miles de frascos que son enviados a varios países del mundo por el ICP para combatir las mordeduras de serpiente.

Recientemente, fue publicado el Documental Minutes to die, una producción cinematográfica que muestra la lucha contra las mortales mordeduras de serpiente que viven miles de personas en diversos países del mundo, sobre todo, en aquellos con altos índices de pobreza.

UNIVERSIDAD conversó con José María Gutiérrez, catedrático investigador del Instituto Clodomiro Picado (ICP), sobre la labor del ICP y su perspectiva de la crisis mundial de mordeduras de serpiente a la luz de este reciente documental.

¿Cómo aporta el ICP a la lucha de las mordeduras de serpiente en Costa Rica?

–El ICP ha desarrollado una estrategia integral que combina un programa de investigación científico-tecnológico para comprender la biología de las serpientes, la composición de los venenos, el mecanismo de acción de los venenos y la respuesta inmune a estos, así como para mejorar la tecnología para producir antivenenos. Se producen y distribuyen los antivenenos a la CCSS, se desarrolla un activo programa de acción social dirigido a comunidades en alto riesgo de mordeduras y se capacita a personal del sector salud en el tema del tratamiento de los pacientes mordidos por serpientes.

¿Cómo evalúa el ICP la labor del Estado, de los entes de salud y de las políticas públicas contra la lucha de las mordeduras de serpiente en el país? 

–El éxito que ha tenido Costa Rica en el manejo del problema de las mordeduras de serpiente se debe a una combinación de factores. La existencia y el trabajo del ICP es un factor fundamental, pero también lo es el gran desarrollo que ha tenido la salud pública en el país. El hecho de que se cuente con hospitales, clínicas y Ebais en todo el territorio nacional, y con profesionales de salud altamente competentes y comprometidos, que han sido capacitados en el manejo de estas mordeduras, permite que las personas mordidas sean atendidas rápidamente y de manera eficiente, lo cual reduce el riesgo de muerte y complicaciones.

En contraste con Minutes to die, ¿cuál es el problema de fondo al que nos enfrentamos realmente, además del claro riesgo de miles de personas de morir en segundos? 

–El gran problema es que la mordedura de serpiente afecta principalmente a sectores sociales vulnerables, en condiciones de pobreza, en zonas rurales (agricultores, pastores, poblaciones indígenas, etc.). Como son sectores que tienen poca voz política, este problema ha pasado muy desapercibido (con notables excepciones como Costa Rica y Brasil) por las autoridades de salud, las agendas de investigación y las grandes empresas farmacéuticas. Como los sueros antiofídicos son medicamentos que tienen poca rentabilidad económica, las empresas farmacéuticas no se han interesado por la producción de sueros. Esto ha hecho que exista una crisis de desabastecimiento de sueros en muchos lugares del mundo, especialmente en África sub-Sahariana y partes de Asia.

¿Cuántas mordeduras hay en Costa Rica al año y cuántas víctimas? 

–Entre 500 y 600 casos por año. De ellos, mueren entre cero y tres personas cada año, y hay un número no bien determinado de personas que sobrevive, pero quedan con alguna secuela física o psicológica.

¿Cuántos sueros ha producido el ICP hasta el momento? ¿Cuántos salen del país?

–Los sueros del ICP llegan a 15 países. El ICP produce: suero polivalente (es empleado en Centroamérica y algunos países de Sudamérica), suero anticoral (es empleado en Centroamérica), suero polivalente para uso veterinario (empleado en Costa Rica) y suero EchiTAB-plus-ICP (se distribuye a varios países de África).

¿Cuál es un indicador de población beneficiaria de los antivenenos del ICP?

–El ICP distribuye aproximadamente 100.000 frascos de suero antiofídico al año. Cada tratamiento emplea entre cinco y diezfrascos, dependiendo de la severidad de los casos. O sea, cada año se benefician de estos sueros entre 10.000 y 20.000 personas.

¿Cómo, desde el ICP, se analiza el reto de dar acceso a las poblaciones más excluidas a una atención de salud de calidad ante una mordedura de serpiente?

–La filosofía del ICP, que es la filosofía de la UCR, es la combinación de la excelencia en el plano académico y la procura del bien común en el ámbito social. La atención de las personas mordidas por serpientes requiere la generación de nuevo conocimiento para comprender mejor los envenenamientos y para mejorar constantemente los sueros antiofídicos; además, implica que las instituciones de salud cuenten con recurso humano, medicamentos y puntos de prestación de servicio adecuados. El acceso al suero y a un tratamiento eficaz es un derecho humano, de manera que esta atención no debe verse desde una perspectiva mercantilista, sino más bien desde la óptica de la racionalidad social y de los derechos humanos.

¿Cuánto vale sanarse de una mordedura de serpiente, si esta no termina en la desagradable noticia de una vida perdida?

–Este es un dato difícil de dar porque hay grandes variaciones. Por ejemplo, en los Estados Unidos de América, el tratamiento de suero antiofídico le puede costar a una persona cerca de $40.000, ya que el producto es extremadamente caro. En otros países, el sistema de salud pública provee los tratamientos sin costo a los pacientes, como es el caso de Costa Rica. En muchas localidades pobres de Asia y África, los pacientes y sus familias deben pagar por el suero, lo cual los sumerge en un círculo vicioso de pobreza, ya que deben vender animales o adquirir préstamos para poder pagar el tratamiento. Al costo del suero hay que agregar el posible costo de tratamientos de recuperación de las secuelas.

0 comments